Décimo séptima entrega dominical del Rincón Literario por Paco Marín

0
661

TÍTULO:     La máscara robada

 

AUTOR:      Wilkie Collins

Traducción de Ruth María Rodríguez López

y Gian Luca Luisi

EDITA:       Editorial Funambulista (2014)

 

Encuadernación: Rústica con solapas. Tamaño: 12 x 20 cm. Número de páginas: 166. PVP: 15,00 €. ISBN: 978-84-94302-65-7

 

Es curioso que La máscara robada se publicase en 1851, justo el año en el que Wilkie Collins trabó amistad con Charles Dickens, comenzando una interesante colaboración. Digo esto porque, perfectamente, la historia se podría haber titulado Cuento de Navidad en Tidbury-on-the-Marsh.

 

Una novela donde ya se vislumbran las maneras y el buen hacer de Collins, en la que siembra la semilla de la intriga y el misterio mezclados con los “sobresaltos” que su afición al láudano le provocó. Wilkie Collins, escritor interesante… tanto en su obra como en su vida personal.

 

Reuben Wray, actor retirado de los escenarios, es un fanático del estudio de las obras de Shakespeare que se gana la vida dando lecciones de oratoria. Al llegar a un nuevo hogar con su familia en Tidbury-on-the-Marsh, Reuben atrae la atención de algunos de los habitantes del lugar a causa de una caja de caudales que ven bajo su capa cuando llega a su nueva casa. La gente del pueblo supone que Gras y su familia son ricos, sin embargo, la caja contiene solo la «la máscara robada», una réplica de yeso del busto de Shakespeare que se encuentra en la iglesia de Stratford-upon-Avon y que para Gras vale más que cualquier tesoro.

El secreto de la máscara conducirá al viejo actor y a su familia a un desenlace totalmente inesperado para ellos durante la v´spera de las Navidades.

 

Inspirado por el éxito de obras como Cuento de Navidad, de su amigo Charles Dickens, Collins, con su habitual ironía, decidió publicar La máscara robada, en diciembre de 1851, para regalar a sus lectores su particular y diferente cuento de Navidad lleno de misterio e intriga.

 

Wilkie Collins (Londres, 1824 – 1889) muy joven entró como aprendiz en una empresa de comercio de té, que abandonó pronto para dedicarse a la literatura, campo en el que rápidamente alcanzó el éxito. Considerado uno de los padres de la narrativa policíaca, durante sus sesenta y cinco años de vida escribió veintisiete novelas y más de cincuenta historias cortas. Fue amigo íntimo de Charles Dickens desde que se conocieron en 1851, fecha en que comenzó una fructífera colaboración. Su novela de misterio La dama de blanco (1860) y la policíaca La piedra lunar (1868) están consideradas obras cumbres en sus respectivos géneros.

 

Aquejado de “gota reumatoide”, se aficionó al consumo de láudano.Como resultado de esta adicción, experimentó durante toda su vida alucinaciones paranoides; por ejemplo, declaraba que se encontraba constantemente acompañado de un doble suyo, invisible para todos los demás, que él apodaba el Fantasma Wilkie.

 

Collins nunca se casó, pero vivió, a temporadas, con la viuda Carolina Graves. Además, tuvo tres hijos con otra mujer, Martha Rudd. En 1870, volvió definitivamente con Mrs. Graves y, hasta su muerte, en 1889, complementó ambas relaciones. De Wilkie Collins, en 2006, Editorial Funambulista ha publicado La reina de corazones, y, en 2011, Corazón y ciencia.

image

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here