El Rincón Literario Dominical de Paco Marín :”Patricia Brent, solterona”

0
550

El Rincón Literario Dominical de Paco Marín :”Patricia Brent, solterona”…Una fantástica comedia inglesa de 1918…

 

TÍTULO: Patricia Brent, solterona

AUTOR: Herbert George Jenkins
Traducción de Rosa Sahuquillo y Susana González

EDITA: dÉpoca (2016)
–Edición ilustrada. Originales de Iván Cuervo Berango-

Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta y lazo punto de lectura. Tamaño: 16 x 24 cm. Número de páginas: 293. PVP: 24,90 €. ISBN: 978-84-943634-5-0

Patricia Brent, solterona se publicó en 1918, inédita en castellano hasta ahora. Esta hilarante comedia no ha perdido ni el interés ni la frescura que destila el enredo que en ella se narra, que no es ni más ni menos que las complicaciones derivadas de un acto irreflexivo de su protagonista, Patricia. Escrita con la elegancia británica de principios del siglo XX.

Nos encontramos en Londres durante la Primera Guerra Mundial. La joven Patricia Brent trabaja como secretaria de un político y se aloja en Galván House, una casa de huéspedes en la que reside junto a una diversidad de singulares inquilinos con los que comparte cena cada noche. Un buen día la joven escucha una conversación entre dos chismosas de la pensión, en la que “lamentan” que no tenga pretendientes. Sintiéndose humillada, en un momento de ira la joven anuncia que ha recibido una invitación de su prometido para cenar al día siguiente en un restaurante. Nada extraño, si no fuera porque no existe tal prometido, ni espera tenerlo en un futuro cercano.

Pensando en la puesta en escena de su mentira, Patricia acude sola a la falsa cita en el restaurante. Sin embargo, se da cuenta de que se ha metido en un buen lío al comprobar que varios de los huéspedes la han seguido con el claro objetivo de espiarla.

La supuesta cita se debía de producir en el restaurante Quadrant; y en todo este disparate, “la solución” vendrá de la mano de un comensal que disfruta de una cena en dicho centro…Peter Bowen. Patricia lo aborda y al explicarle el problema suscitará en el joven un vivo interés, y no podrá resistirse a unirse al enredo. Las mentiras cada vez van aumentando de tamaño y…

Muy bien escrita y muy tierna. Apta para un público heterogéneo. Costumbrista, ritmo rápido, con una galería de personajes tremendamente variopintos y un humor sencillamente elegante. Buena lectura, sin complicaciones, para pasar unas horas muy divertidas.

Es de agradecer la magnífica traducción realizada por Rosa y Susana, trufada con una gran cantidad de notas a pié de página donde se explican expresiones intraducibles y acercándolas al texto original.

Aunque está ambientada en la Primera Guerra Mundial, nada se habla de la situación de la ciudad. Todo queda centrado en el pequeño mundo de Patricia y los personajes que la rodean, regodeándose en las más pequeñas y puntuales descripciones sobre la vida de los habitantes de la pensión. Cada uno de ellos se muestra como una caricatura de las diferentes personalidades de la sociedad inglesa del momento.

El autor nos presenta la opinión de la sociedad de la época en cuanto al tema de las jóvenes solteras, que no quieren o no pueden conseguir un novio, a través de un elenco de personajes extravagantes. La pensión Galvin, lugar central de la obra, pese a que pretende ser un lugar cálido, se nos presenta como un nido de serpientes entrometidas que no saben qué hacer con sus vidas más allá de entrometerse en la de los demás.

La recomiendo fervientemente. No todo va a ser leer novelas muy sesudas o estar inmerso en el mundo negro. Hagan un alto y lean Patricia Brent, solterona… me lo agradecerán.

Herbert George Jenkins (1876-1923) escritor y editor inglés reconocido principalmente por sus novelas humorísticas, entre las que destacan Patricia Brent, solterona (1918) y Bindle: Some Chapters in the Life of Joseph Bindle (1916).

Otro personaje marcó también su trayectoria como autor: Malcolm Sage, un agente de la inteligencia británica durante la Primera Guerra Mundial que, reconvertido en detective, desempeña labores de investigación.

Jenkins demostró buena mano para escribir historias con sentido del humor, pero también para reconocerlas; no en vano fue el editor de P. G. Wodehouse, uno de los maestros de este género que nos ha dejado personajes inolvidables como Bertie Wooster y su particular mayordomo, Jeeves.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here