El Plan Director de la Consejera y el Obispo sobre la Catedral de Cartagena

1
834

EL PLAN DIRECTOR DE LA CONSEJERA Y EL OBISPO

Esa facilidad que tienen los políticos de pasarse los problemas de unos a otros, de una administración a otra, como si éso no fuera con ellos es un mal endémico que hay que erradicar. La implicación de los cargos públicos con la ciudadanía debe ser total, independientemente de a quién corresponda la competencia del asunto; porque hay que sumar y remar en la misma dirección.

Hace unos días la cartagenera, consejera de cultura y Madrina de Honor de la Cofradía del Cristo del Socorro (Cofradía íntimamente ligada a la Catedral de Cartagena) realizó, entre otras, estas declaraciones: “la Catedral de Cartagena no es un problema económico porque el 73% del 1% cultural se queda en Cartagena. La cuestión es que el Obispado, que es el propietario, y el Ayuntamiento se pongan de acuerdo en el plan director.”

Ese comunicado tiene mucha trascendencia y dice mucho de la actitud pasiva y poco participativa de la consejera, no solo hacia la Catedral sino también hacia el pueblo de Cartagena que por medio de su Ayuntamiento ha mostrado sus demandas en sus distintas mociones plenarias. En primer lugar, porque comenta que hay y gestiona dinero suficiente como para poder reconstruir la Catedral (como ya dijera la consejera a esta Plataforma en una reunión mantenida con ella el pasado 21 de marzo –“… el dinero no es problema, dinero hay…”-). Y segundo, que aún teniendo dinero para redactar el plan director para la restauración de la Catedral al culto, se quita el problema de encima pasándolo a otros Organismos e Instituciones. Algo muy genérico en política: “ésto no va conmigo, ésto no es asunto mío”.

Echamos pues en falta, en la consejera de cultura Noelia Arroyo, una actitud valiente que lidere y coordine la realización de un plan director integral para la reconstrucción al culto de la Catedral de Cartagena, Santa María la Mayor. Basándonos en:

  • Primero, por simple sentido común, orgullo y liderazgo. En una actitud competente y valiente, y dada la predisposición de las partes, la consejera Noelia Arroyo ya habría creado una mesa de trabajo y/o una comisión de seguimiento para la restauración de la Catedral. El primer paso de esa comisión sería redactar un plan director como ha ocurrido y ocurre en toda España con la colaboración de todos.
  • Segundo, porque se entiende que si hay dinero para reconstruir la Catedral, debe haber dinero para redactar el plan director de la misma.  El importe económico para elaborar ese plan director es mínimo.
  • Tercero, porque la consejería de cultura ha resuelto con subvenciones directas. Como por ejemplo, un proyecto de musealización por importe de 596.240,00 €. Conociendo la demanda ciudadana y la importancia ya habría actuado.

     

  • Cuarto, porque la Ley 4/2007 de Patrimonio Cultural expresa en su artículo 6 los “deberes de cooperación y colaboración”.

Por todos estos motivos y más, Dª Noelia Arroyo Hernández, consejera de cultura al servicio de la ciudadanía, y recordando el artículo 1.2 de la Constitución Española: “La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado“; no debe hacer oídos sordos a una realidad social que ha trascendido lo meramente religioso pues es de justicia que actúe ante esta demanda patrimonial, cultural e histórica.

Por otro lado, queremos recalcar nuestra extrañeza y perplejidad ante la postura, conducta y predisposición del Sr. Obispo de Cartagena, D. José Manuel Lorca Planes a la hora de presidir una mesa de trabajo para supervisar, planificar y ver los resultados de un plan director. Para ello ponemos dos ejemplos: la redacción de un plan director y constitución de una comisión para la reconstrucción de la Catedral y, de otro, la comisión de seguimiento del Plan Director de Restauración del Patrimonio Histórico de Lorca:

¿Alguien puede entender esas dos caras de la misma moneda o esa interpretación bipolar de la realidad?. No dudamos de la buena fe de nuestro Sr. Obispo pues que mayor orgullo debe sentir que defender, anteponer y abanderar la Fe Católica mediante la reconstrucción de la Catedral que da nombre al Obispado y su Diócesis: Derecho Canónico, Capítulo II – De los Obispos – Artículo 1: De los Obispos en general:

375 § 1.    Los Obispos, que por institución divina son los sucesores de los Apóstoles, en virtud del Espíritu Santo que se les ha dado, son constituidos como Pastores en la Iglesia para que también ellos sean maestros de la doctrina, sacerdotes del culto sagrado y ministros para el gobierno.

378 § 1.    Para la idoneidad de los candidatos al Episcopado se requiere que el interesado sea: linsigne por la firmeza de su fe, buenas costumbres, piedad, celo por las almas, sabiduría, prudencia y virtudes humanas, y dotado de las demás cualidades que le hacen apto para ejercer el oficio de que se trata; – 2 de buena fama.

Como conclusión decir que la mesa de trabajo a tres, Consejería de Cultura – DGBC, Obispado de Cartagena y Ayuntamiento de Cartagena (y por qué no, también el Ministerio de Cultura) para la reconstrucción al culto de la Catedral Santa María la Mayor es un hecho que debe realizarse ya.  Así pues Sra. Arroyo, levante el teléfono y convoque en reunión urgente a los otros componentes.

El plan director es la puerta de entrada a la reconstrucción de la Catedral de Cartagena y nos haría optar a las partidas presupuestarias que se destinan, por ejemplo, desde el Plan Nacional de Catedrales o desde el 1,5% cultural del Ministerio de Fomento; hagámoslo entre todos. 60.000, 70.000, 80.000 euros o lo que valga elaborarlo, ése no debería ser el problema. Sería una vergüenza fracasar en ésto por la ineptitud en la implicación real de algunas Administraciones y el Obispado. Cosas peores como hemos visto se han superado con voluntad y fe, y nos alegramos por ello.

1 Comentario

  1. Bastante claro todo. Enhorabuena por el trabajo que hacéis en sacar a la luz las vergüenzas de quienes no hacen su trabajo y actúan de mala fe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here