Villa Calamari vuelve a la Lista Roja de Hispania Nostra y pone en el punto de mira la gestión de la CARM

0
251

VILLA CALAMARI PONE EN EL PUNTO DE MIRA LA GESTIÓN DEL PATRIMONIO DE LA CARM.-

A partir de hoy vuelven a ser veinte los Bienes de Interés Cultural del término municipal de Cartagena incluidos en la Lista Roja de Hispania Nostra.  Villa Calamari ha regresado al lugar de dónde, tristemente, nunca debió salir.

En el seno de la asociación Daphne aún nos preguntamos qué pretendió transmitir a la sociedad el gobierno del Partido Popular, a través de  Noelia Arroyo y María Comas,  con la nota remitida a la prensa el día 6 de noviembre de 2015 anunciando la retirada de Calamari de la lista de denuncia de la asociación nacional.

Nada había cambiado con respecto a ese inmueble catalogado. Nada,   salvo un ridículo plan de mantenimiento aceptado por la Dirección General de Bienes Culturales el día 14 de julio de 2015 que contemplaba la revisión semestral, anual o bianual de puntales, cubiertas, limpieza o el tratamiento de la madera. Plan de mantenimiento que llegaba 16 años tarde. Tiempo suficiente para que  la falta de vigilancia, conservación y protección, tanto del propietario particular como de la administración de la CARM, desposeyeran  al inmueble de la mayoría de elementos ornamentales que lo hicieron digno de una protección especial.

Como socia de Hispania Nostra,  remití a la Secretaría de dicha Asociación el expediente que trabajamos desde la asociación Daphne en un procedimiento admitido previamente en el  Defensor del Pueblo denunciando el  expolio  continuado de dos villas modernistas:  Calamari y la Casa del Tío Lobo.

Un informe incorporado a dicho expediente  remitido por la Dirección General de Bienes Culturales aclara y cito textualmente:

“En el caso que nos ocupa, la Asociación DAPHNE menciona dos bienes de interés cultural concretos que permanecen cerrados al público: Villa Calamari, en Cartagena y La Casa del Tío Lobo, en La Unión, circunstancialmente pertenecientes al mismo titular”.   Tuvimos que aclarar que esta circunstancia  sobre la titularidad se da también en las ermitas del monte Miral y que, “circunstancialmente” los tres Bienes de interés cultural han sido expoliados.

Y continúa el informe , “El límite de exigencia en la conservación de los edificios protegidos deberá adecuarse a la decisión razonada del organismo competente, así como a las circunstancias espaciales, temporales y concretas en estos momentos de los recursos disponibles, la viabilidad de ayudas, unos presupuestos limitados en períodos de crisis económica, etc.” . Tuvimos que aclarar que en épocas de bonanza económica todos los Bienes de Interés Cultural expoliados del término municipal de Cartagena ya subsistían bajo las mismas condiciones de abandono, por lo que la crisis económica no podía servir de  “excusa” al órgano competente.

“En conclusión, el escrito de la Asociación DAPHNE, viene a plantear una relación directa entre la no apertura pública de los bienes protegidos y el “expolio” de los mismos, cosa posiblemente probable, pero que supone una presunción sobre la que jurídicamente no es posible actuar”. En ningún caso esa relación  la planteaba la Asociación de la que soy vocal, si no que la interpretación  la daba el Tribunal Constitucional en su sentencia 122/2014 atribuyendo las competencias en caso de expolio, bajo estas circunstancias,  al estado español.

Prosigue  el organismo de cultura diciendo que “El Estado debe instar, cuando por denuncia o información conozca sobre este tipo de actos (expolio), a las Administraciones Autonómicas para que actúen de acuerdo a su propia legislación , reconociendo que el Estado no actuará en el caso que las Comunidades Autónomas cumplan con las obligaciones previstas en su propia normativa”. Pues bien,  el artículo 11 de la Ley 16/1985 de 25 de junio de Patrimonio Histórico Español dice que la incoación del procedimiento de declaración de un bien de interés cultural determinará, en relación al bien afectado, la aplicación provisional del mismo régimen de protección previsto para los bienes declarados de interés cultural, cuestión que recoge literalmente el artículo 13.4 de la Ley 4/2007 de 16 de marzo. Por consiguiente, en el caso de Villa Calamari el plan de mantenimiento aprobado el día 14 de julio de 2015 debió ser impuesto a la propiedad y vigilado por la CARM desde el día 2 de noviembre de 1999 protegiendo de este modo todos los elementos  ornamentales y constructivos actualmente desaparecidos e irrecuperables. Interpreta esta asociación que, dado que la legislación española, Articulo 39.2 de la Ley 16/1985 y artículo 40.3 c) de la Ley 4/2007 de 16 de marzo evita los intentos de reconstrucción total o parcial del bien, los elementos expoliados en los inmuebles protegidos no podrán reproducirse jamás,  pero debieron haber sido conservados, protegidos y custodiados en el estado en que se hallaban en el momento de su incoación.

¿No debería pues haber denunciado la propia Comunidad Autónoma al Estado Español,  administración competente en esta materia,  la situación de expolio continuado que sufre el patrimonio y que se ve incapaz de resolver? Si bien el autor material del expolio suele ser desconocido, la omisión en el cumplimiento de obligaciones con respecto a nuestro patrimonio histórico han de ser sancionadas y perseguidas. No es de recibo hablar de interpretación de la ley por parte de Daphne. Los espacios vacíos  que dejaron la escalera modernista, la vidriera, el mirador y otros elementos en el interior de Calamari son testigos mudos del incumplimiento de la ley.

Hispania Nostra ha entendido la reiteración en ese expolio y por ello ha devuelto Villa Calamari al lugar de dónde, desgraciadamente, nunca debió salir. El Defensor del Pueblo dictaminará sobre ello en un futuro próximo. La postura de la CARM a tenor de su informe está clara, saquen Ustedes sus propias conclusiones. Desde la Asociación Daphne no descartamos acudir al Ministerio de Cultura para denunciar estos hechos si el recurso de alzada, que actualmente se tramita en la Consejería de Cultura y deberán resolver sus nuevos cargos políticos, no diera una solución definitiva al problema de estas dos Villas Modernistas.

 

http://listarojapatrimonio.org/ficha/villa-calamari/http://www.laverdad.es/murcia/cartagena/201511/06/villa-calamari-sale-lista-20151106003521-v.htmlhttp://www.laopiniondemurcia.es/cartagena/2015/11/06/hispania-nostra-retira-villa-calamari/690023.htmlhttps://youtu.be/J03gSofdStc

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here