Desde la repla: “VALENTÍA ESPAÑOLA”

0
187

VALENTÍA ESPAÑOLA

“¡Español soy, sin duda! Y lo soy, lo he sido y lo seré mientras que viva, y aun después de ser muerto ochenta siglos.” Miguel de Cervantes en La Gran Sultana

Vivimos tiempos compulsos donde la indigencia política nos arroja  a precipicios morales impensables para una nación con tradición, clase y elegancia, cualidades hoy solo establecidas en el uniforme de las FAS y Cuerpos y Seguridad del Estado, lo demás, mendigos ocupando espacios negados, okupas de fortuna, unos con desgraciados pactos de taberna como la de la alcaldesa de Barcelona, una pordiosera intelectual aupada al puesto de alcaldesa gracias a la miseria de la pobreza política en una ciudad emblemática del territorio español y condado de excelencia, decrépita gracias a la humillación que sus conciudadanos que se llaman independentistas ninguneando la historia y reinventado una farsa teatral, y el otro, Sánchez, aupado por lo peor de la representación política española, delincuentes sediciosos y asesinos traidores con escandallo comunista que forman el fango de nuestro lupanar institucional, un gobierno basado en la mentira, el cinismo y en el oportunismo de fortuna, en el amiguismo y el nepotismo, una herrumbre para este país y además, derrocando noblezas y honores, una traidora ministra de defensa que reniega de su responsabilidad a voces, puede rectificar pero el daño está hecho y su oprobio moral también,  con gritos de humillación y degeneración moral, apartando a las Fuerzas Armadas, única entidad de honor y sabiduría de este país de imbéciles que puede dar un poco de dignidad a una trivial juerga educativa prostituida por la política de la okupa municipal catalana.

Podía enlazar textos de frustración crítica sobre la tragicomedia del estúpido Partido Popular, tan necesario hoy como ausente, una vez más con los payasos de fortuna actuando en la pista segunda confabulando con la separación de poderes y su deshonrosa manipulación, cuna de la democracia española y del cada día más extinto régimen del 78, el intento de ninguneo del Poder Judicial a manos del Legislativo y Ejecutivo en un aquelarre de despropósitos intermedios.

Podía haber hecho mención a la llamada de las urnas andaluzas, un sortilegio socialista sin pies ni cabeza. Que una comunidad que a la sazón es la más extensa de España, sobreviva 40 años en la indigencia más absoluta, que la educación sea una suerte taurina, que la corrupción sea notoria y un centenar de altos cargos con un importe de 1000 millones de euros robados a parados y trabajadores estén en el banquillo con dos presidentes autónomos y que la propia institución este profundamente prostituida por el nepotismo y el clientelismo y todavía hagan soberbia de sus méritos, no puede ser más que un encantamiento de magia negra o un hechizo digno de película de terror.

Podía haber hecho sangre fácil del acaudillamiento autócrata y déspota de los podemitas o nuevos jacobinos por el ex JEMAD Julio Rodriguez el torpe en Madrid y de este consejo de opresores o el leninista comunismo de consejos, pero no.

Podía sin duda recrear la desvergüenza de un Congreso lleno de macarras de discoteca fumaos como representan los independentistas de ERC con él Rufián al frente, un apellido de dudosa etimología absorbido y adoptado con el tiempo posiblemente del apodo pueblerino familiar y una horda de impresentables a los que encima les pagamos nosotros haciendo de fortuitos proxenetas políticos, que ya jode.

Podía incluso, en plena campaña electoral andaluza, ingrávidamente citar el síndrome de Estocolmo, un pueblo secuestrado por el PER y la bajeza del gobierno socialista, inmersa en juicos millonarios por estupro o abuso al pueblo por parte de sus gestores en los ERES y Formación además del, propio clientelismo de la Junta y no pasa nada, o el juicio millonario anónimo de Aragón por corrupción donde 25 socialistas pasan por capilla en el llamado caso Plaza.

Para completar el propio deshonor intencionado a nuestras FAS y su orgullo, por estas feriantes de la palabra y del mercadeo podía detenerme en la continua humillación de nuestros gobiernos por Europa y los hijos de …la gran bretaña, rememorando otra vez con desprecio el tratado atemporal de Utrech, ninguneo europeo y británico permanente al  orgullo español…, y por si jode, estos progres del canuto y la litrona en contraposición con Las Malvinas que si reclaman la soberanía argentina, no defienden la española sobre Gibraltar quizás porque aquí si hay un sentimiento de patriotismo y el patriotismo con la izquierda no maridan en España.

Huelga decir lo que daría para ríos de tinta explicando los fracasos económicos, embustes, groseros y desvergonzadas negociaciones presupuestarias carcelarias sobre presupuestos e indultos de esta cruel horda sociata que nos gobierna, independientemente de los viajes por todo lo largo y ancho de este mundo del capitán Tan, líder de este grupo de Chiripitifláuticos donde la conjurada con Villarejo de Justicia se ha cargado pro interés independentista al único letrado díscolo con la chabacanería conspiratoria de este gobierno. Un rosario de impertinencias y desaciertos que nos dan estos ministros y ministras estrellas y su jefe, que ¡asústense! están haciendo bueno a Zapatero, increíble pero cierto.

Me quedo en Barcelona y en la siempre malquerida participación militar de las FAS en el Salón de la Enseñanza y causalmente el más visitado en las últimas ediciones, las mismas que ha desempeñado esta indigente el cargo de regidora. No es casual que la Colau y sus hordas de astrosos seguidores tengan alergia a las Fuerzas Armadas, ya que representan las antípodas, antónimos o lo más opuesto a sus postulados tardo anarquista, honor, elegancia, educación, cultura, conocimiento, honestidad, valentía, limpieza, trabajo y sacrificio, un sinfín de cualidades que son el decálogo de una institución a la que todavía no ha alcanzado la onda expansiva de la mediocridad actual y la trivialidad corrupta de este país de arlequines de la política.

Lo único cierto es que son las Fuerzas Armadas, Guardia Civil y Policía quienes se la juegan dentro y fuera de este país por solventar las inclemencias naturales y las provocadas, no las huestes cobardes de lo absurdo, okupas, cdrs y demás tribus a los que, si le gustaría esta princesa de la alpargata poner stands de enseñanza y adoctrinamiento, ahí si vería bien su participación, no la del Ejercito.

 La palabra gallardía tiene en el diccionario varias acepciones y todas desconocidas por este gobierno de trashumantes de la mentira, sin duda, es una determinante la que es el objeto de este pequeño tributo, tributo nacido del pesar y de la frustración enojada ante la desgraciada actuación de una ministra de pacotilla que en puro contubernio con independentistas y mendigos políticos que desprecian a las Fuerzas Armadas, a las que representa como máxima autoridad, eso sí, por decreto, negando la asistencia a la formación y a la apertura de fronteras a una juventud esquilmada, engañada y adulterada, la catalana, manipulada y falseada por mentes desestructuradas y frívolas, haciéndose cómplice denigrante del complot.

Otros, hacemos un humilde tributo con esta acepción a todos aquellos que dan su vida por su Nación, dentro y fuera de la misma, y que no es otra acepción que la que, se refiere como la fuerza de voluntad que puede poseer una persona para llevar adelante una acción a pesar de los impedimentos, creo que es la identificación más acertada para definir a nuestros compatriotas de uniforme, personas que lejos de cualquier postura política y a pesar de los indigentes que la dirijan desde el ministerio, han decidido entregar su esfuerzo y como tristemente comprobamos, hasta su vida, en pro del servicio solidario a los ajenos, ya sea dentro o fuera del propio territorio español, ya sea con un fusil, con una manguera, un salvavidas, con un fonendoscopio o con un simple rosario. No podemos negar la evidencia ni ser necios tratando de eludir lo ineludible, la situación general internacional ha girado sobre si misma, no ya los vulgarmente referidos 180 grados, sino hasta los propios 360 grados. En países como el nuestro, hemos conseguido alcanzar un estado de conveniencia lógica, hoy amenizada por los afluentes migratorios descontroladas, peligras y opresivas pero donde no entran disputas guerreras, donde éstas, civilizada y socialmente y, además con un alto sentido del respeto, a veces, se dilapidan en las urnas y en las salas de justicia, solo el mazazo de los intolerantes nos hacen reventar ese sentido de paz institucional en el que nos hemos sumergido, atentados o rebeliones golpistas y máximo con gobiernos de trúhanes que a la venezolana tensan las cuerdas de la dignidad patriótica.

Este es el marco, el teatro de operaciones en el que se mueve el mundo, no la farsa de estos gobiernos de pacotilla, canuto y litrona,  la falta de estabilidad emocional, los fanatismos irracionales, el subdesarrollo que hemos abandonado hace décadas, es hoy el argumento de una película ficticiamente real en la cruda realidad del siglo XXI, enfermedades erradicadas que se reinstauran en países desarrollados, hasta hoy…, como España, son innumerables las situaciones de incontinencia racional que deambulan en este planeta, no cabe duda que apoyar una situación bélica real está lejos de los destinos de nuestros pensamientos, a pesar de que ya en la propia ONU hay alertas guerreras pero la solidaridad nos implica a todos. Aquí intervienen con gallardía nuestras Fuerzas Armadas, hoy negadas por su ministra, personas con vida propia, con familia que, han decidido en una etapa de su vida dedicarse a cubrir con orgullo una necesidad indivisible de nuestra patria, dentro y fuera, hoy no son batallas interiores, es la bandera blanca de la solidaridad y la generosidad la que cubre nuestras divisas, divisa que con orgullo e historia defienden nuestros soldados, es la misión más humana y decorosa con la que se puede encontrar un soldado, o cualquier persona; salvaguardar la vida humana, en todas sus vertientes; la construcción de hospitales, el velar por la seguridad ciudadana, una misión táctica de reconocimiento, son muchas penurias que solo el corazón del soldado sabe agradecer al término de su jornada, de hecho, son contingencias que no siempre se aceptan mentalmente y marcan el resto de la vida del propio individuo, lo cierto es que, es una labor sin precio, con el único estúpido agradecimiento que un tiro a traición o una emboscada sangrienta o cualquier otro fútil percance, como perecer en un rescate crítico, pueden facilitar, no cabe la menor duda, que la integridad y la solidaridad de estas personas son su bandera, esa que algún imbécil moquea, la propia condición humana le lleva a emprender estas tareas sin ningún tipo de titubeo, conscientes que están poniendo su grano de arena en la construcción pacifica de una pacífica civilización y lejos de pensar en su propia existencia; salvando vidas, evitando ingratos incidentes, colaborando en la educación cuando no los discriminan. Bajo ningún concepto podemos politizar estas nobles acciones, acciones que se verán recompensadas únicamente con el respeto, el agradecimiento y el cariño que se han ganado, lejos de foros de demagogia política y de estercoleros anarquistas que intenten desbancar a grupos o personas con la excusa de estos sentimientos, hay circunstancias que obligan a colaborar con el engrandecimiento de la paz, tarea ardua difícil de conseguir, pero que quebrar la vista no es la solución acertada, es la fácil.

Los debates se realizan en foros políticos, y la memoria de los caídos en pro de la paz, está por encima de esos foros, aquí quiero recordar una máxima, una premisa; el soldado no se forma para la guerra, sino para defender la paz y gracias a esa paz, engreídos y engreídas meretrices de la política pueden adulterar las instituciones, es la democracia que salvaguardan las FAS y su estado de bienestar y libertad. Nuestros caídos tienen que estar por encima de todo y de todos y honrar su memoria con respeto, admiración y agradecimiento es la única misión que nos corresponde como leales compatriotas, y en algún rincón de nuestro corazón rendirle nuestro recuerdo y agradecimiento recordando que la muerte no es el final para un héroe.

A pesar de las injerencias demenciales e indigentes de una institución municipal como la barcelonesa y el asqueroso contubernio de la ministra de defensa en perfecto complot recesivo con la presencia en foros de participación educativa y de formación de las FAS, a pesar de la rectificación inducida por el de exteriores, quisiera en este pequeño testimonio, y a pesar de que como decía Robert Anthony en que lo contrario de la valentía no es la cobardía, sino la conformidad, una conformidad que nos anega y embauca cual droga etérea, expresar mi más sincero reconocimiento a todos aquellos que día tras día, callada y anónimamente hacen que España sea un poco más grande a pesar de las miserias de sus instituciones, y que todos nosotros, seamos cada día un poco más grandes harcas a su entrega y sacrificio. Quizás, hay que pasar por ciertas situaciones para poder expresar este tipo de sentimiento. Sí estoy seguro que, en un despacho, en un supermercado, en la vida cotidiana no se dan, y precisamente para poder asegurar esa vida cotidiana, dan, dentro y fuera del Territorio Nacional su vida, valientes y orgullosos soldados, desde el cielo merecidamente ganado, del deber cumplido a pesar de que su responsable por decreto y casualidad no sienta ese orgullo. “Dios es español y está de parte de la nación estos días”. Conde duque de Olivares

-Andrés Hernández Martínez-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here