Desde la repla: “NO ME SIGAN A MÍ, SIGAN AL NIÑO”, Andrés Hernández

0
117

NO ME SIGAN A MÍ, SIGAN AL NIÑO

No hay escuela igual que un hogar decente y no hay maestro igual a un padre virtuoso (Mahatma Gandhi).

Es deprimente el acoso y derribo que está sufriendo la educación en la tardo España del 78, al igual que el feminismo y su lucha por la igualdad malinterpretada y sobredimensionado por la izquierda, para apropiarse de su mensaje, basado en la discriminación y el sometimiento como adalides de la libertad, demagogia y formula muy usada ancestralmente por regímenes comunistas derivados en republicas pseudo-democráticas con un único fin, la implantación del pensamiento único de izquierdas obviando al resto, a los conservadores de centro y de derechas, la vida manipulada de una república solo de izquierdas es la antesala del fracaso social y ahí, el adoctrinamiento en las escuelas y universidades es determinante, una para anular la capacidad de pensamiento y critica racional y otra, para banalmente mover a masas en un sentido siempre autocrático, la dominación del individuo basado en la mentira y la manipulación, ofreciendo deidades terrenales mediocres y etéreas, siempre la contingencia de la igualdad disfrazada en el mínimo esfuerzo, el sacrificio y la superación quedan para la tórrida derecha o más conservadores muy preocupados por la educación y el progreso de su descendencia donde, lo asocian en este estructurado adoctrinamiento o manipulación educativa a la explotación y separación de clases con el lógico desprecio, y de esta artimaña, tenemos desde hace siglos tristes experiencias, olvidados los preceptos marxistas de la primera y segunda república donde la idea era clara, como decía el pensador y presidente del partido comunista italiano Antonio Gransci, muy citado por nuestros comunistas de alcoba barata, al que siguieron estadistas de la izquierda española en sus preceptos, “La única forma que tenemos para hacernos con el poder como comunistas no es lo que hizo Marx. Debemos infiltrarnos en la sociedad, en la iglesia, y en la comunidad educativa. Debemos hacerlo lentamente, y poco a poco atacar y ridiculizar las tradiciones, para destruirlas, y así formar la sociedad que nosotros queremos”, ¿alguien tiene dudas? Pero en todos los regímenes autoritarios implícito.

Y así, poco a poco, llegamos al deterioro vengativo de las instituciones educativas españolas, anteponiéndolo incluso al desarrollo educativo de la juventud española en un ávido empecinamiento de trastocar lo ideal y necesario en permanente mensaje de la izquierda más retrograda como única verdad, si bien, fracasó en sus primeros estadios, bien es cierto que fue minando la familia educativa, pero la Constitución del 78 estableció como dogma la elección libre del sistema de educación y el conocimiento para la familia y eso entra en contraposición con la educación privada y se establece bajo el paraguas socialista la enseñanza pública para vendedores de mercadillo, adulterada esta por ideología progresista en contra de la conservadora y más científica y cultural propiamente dicho, que es la privada y concertada. Y así, tras varios intentos con Zapatero en el poder que no llegaron a perpetuarse, a pesar de favorecer la vaguedad facilitando con asignaturas pendientes en la titulación de la ESO y ahora, en Bachiller, este gobierno sánchista pretende anular la concesión social constitucional a la privada o concertada, curiosamente más demandada por las familias y alejándose de adoctrinamientos de la izquierda, -por eso es más demandada aparte de la calidad de la misma-. “En su obsesión multisecular de fabricar el Hombre Nuevo, la izquierda ha convertido la educación pública en un sistema de adoctrinamiento para crear ciudadanos acríticos, dóciles y obedientes al poder político” que citara Julio Ariza y con el que se comulga de facto.

Y ahora, otra vez, un gobierno que merma la génesis del propio conocimiento negando el desarrollo de la lengua de Cervantes en todo el territorio nacional, la segunda lengua más hablada en el planeta después del chino, donde se hace verdadera catequesis de la misma y orgullosos esfuerzos a través del Instituto Cervantes entre otros, y mientras, este gobierno de alpargata, un gobierno manchado en su totalidad por los fraudes académicos, económicos y jurídicamente transgresores siguen favoreciendo la mentira en la Educación como por ideario progresista, ejemplo en Cataluña y Baleares, denunciado y obviado con premeditación, deteriorando el sacrosanto significado de la Enseñanza en su segregación en 17 taifas, territorios donde la sedición y la rebelión es objetivo primordial como en las provincias catalanas y derivadas o las vascongadas, y así, se prostituye la realidad, la propia historia se desacredita con un gobierno socialista haciendo de proxeneta educativo, atacando a la religión cristiana por ser el soporte de la concertada en otro empecinamiento por destruir los únicos valores honestos heredados en la Constitución del 78, contaminando con alevosía y corrompiendo las instituciones como estratégico decálogo citado más arriba del comunista Antonio Gransci, y ahora, aparecerá el imbécil de turno, anulando los belenes, nuestras tradiciones, para no molestar a los musulmanes en nuestras escuelas o haciendo representaciones laicas públicas celebrando, el lugar del de Jesús,  algún nacimiento laico de algún porreta ilustre, y acotando los espacios y tradiciones culturales y de nuestra identidad en las escuelas, génesis del conocimiento y desarrollo formativo. Este gobierno quiere anular los centros concertados porque que no se adhieren al proxenetismo institucional que ellos practican, los mismos que ya dispusieran los propios socialistas por necesidades tanto sociales como estructurales con Felipe González en los 80, aboliéndolos hoy, extirpando el derecho a la elección de centro y metodología que ampara la legislación española y su jurisprudencia, con el único fin de adoctrinar y empequeñecer el conocimiento de las futuras generaciones, haciendo muñecos de personas, manejables y manipulables y ahora, ellos y ellas, a la antigua usanza bolchevique lo hacen usando, lo que se denominan “comisarios políticos” para atentar contra los derechos fundamentales en un estado de opresión a base de decretazo con 84 diputados, en plena indecencia parlamentaria a los que bien les valdría aprender el concepto de libertad desde la infancia que promulgaba Montessori, indecencia educativa cuando se permite la adulteración de la historia por frustración como el PP o venganza como el PSOE y sus colegas progresistas, vaya panda.

“No me sigan a mí, sigan al niño”. María Montessori, educadora, pedagoga, científica, médica, psiquiatra, filósofa, antropóloga, bióloga, psicóloga, feminista y humanista italiana, casi nada…, como nuestras ministras… Fue la primera mujer italiana que se graduó como doctora en Medicina. Esto no es tardo feminismo, es tributo al genio que fue Montessori.

-Andrés Hernández Martínez-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here