Opinion_Actualidad

¡¡¡LOS NIETOS!!! NUESTRA PLAYA-NUESTRO PUEBLO CARTAGENA-ESPAÑA Lorenzo Vergara Pagán

¡¡¡LOS NIETOS!!!

NUESTRA PLAYA-NUESTRO PUEBLO

CARTAGENA-ESPAÑA

Lorenzo Vergara Pagán (Cartagenero-España)

 

Si señores, así como suena ¡Los Nietos ¡ ¡nuestra playa!, ¡nuestro pueblo! el pueblo Cartagenero por antonomasia, por ancestros, y porque pertenece a Cartagena- España desde los siglos, y…por los siglos. Ese es el pueblo que hemos de defender todos juntos, ese es el pueblo que no podemos dejar morir de miseria, de abandono y de desidia. Hoy, todos estos días, hemos leído en la prensa y en las redes sociales noticias atroces, noticias que, a los que amamos las cosas de nuestra ciudad nos deja sin palabras. Hemos leído que, los puntos de venta de droga se están adueñando del pueblo, que los “okupas” entran en cualquier vivienda con total impunidad, hemos leído que, las casas se están poniendo a la venta y no hay quien venda o alquile ninguna, todo ello motivado por el miedo a todo lo que hemos escrito anteriormente. Ni servidor, ni mi familia entramos en esa rueda de despropósitos. Tengo una casa en ese pueblo, desde hace muchos años, he podido irme y no lo he hecho, porque ante todo se impone la fidelidad a mis principios y a mis raíces. Además (hablando de raíces) alguna de mis hijas sigue mis pasos y no solamente no lo abandonan si no que presumen de haberse comprado una casa en esa playa que, lo mismo que entre todos la hemos “maltratado”, entre todos debemos arreglar lo que todavía tiene arreglo. Ahora permítanme un poco de historia de todo lo ocurrido.

 

Este pueblo “Los Nietos” Cartagena-España, hubo un tiempo, (hace quizás unos sesenta años) que empezó un desarrollo incontrolado, durante el cual se “apoderaron” del pueblo cuatro ricachones de Cartagena, y de otros pueblos que, con total impunidad compraban voluntades, tomando para si todo el terreno que su egoísmo y afán de ostentosidad le permitían, (que era mucho) durante muchos años, Los Nietos era la playa de los Cartageneros pudientes,  que poco a poco iban convirtiendo los barracones de madera que, indiscriminadamente habían ido construyendo a su antojo, en casas de obra, y además registraban en escrituras los metros cuadrados que les daba la gana, y en el sitio escogido por ellos, lo mas cerquica de la playa, para que a su vez no le estorbara nadie, y hacer de la playa su propiedad. Digamos que, los Nietos se habían ido convirtiendo poco menos que en “El Dorado” incluso con su propio “casino” donde muchos ricos de Cartagena se jugaban verdaderas fortunas.

 

Pero he aquí que, pasaron los años, y se instauró la democracia, con lo cual al socializarse España,  los obreros industriales fueron adquiriendo cultura, ampliando al propio tiempo su poder económico, lo que les permitió a muchos de ellos comprar  una segunda vivienda en esa bendita playa de Los Nietos. Y claro, empezó el éxodo de los que antes eran privilegiados, y ahora… seguían siéndolo… pero menos. Además se acometió la construcción de una playa, digamos artificial y se hizo (de eso estoy seguro) con el fin de que todo el mundo disfrutará de los mismos privilegios. Profundizar en este tema, me llevaría a escribir un artículo dedicado solo a el, por lo tanto lo voy a obviar.

 

Poco a poco el pueblo se ha ido desangrando, los que medraron lo fueron abandonando, la falta de limpieza en la playa (sobre todo alrededor de la obra del Club Náutico), ha hecho que esa zona del centro geográfico del pueblo, sea una pocilga, donde la desidia y obstinación de algunas personas con poder de decisión, han contribuido a que, la eutrofización alcance su máxima cota, presentando un aspecto dantesco, con el consiguiente peligro real, ya que la degradación bacteriana de la materia orgánica, en las condiciones anaeróbicas que se han creado, facilitan la consiguiente producción de ácido sulfhídrico, constituyendo por inhalación, un grave peligro para la salud de los vecinos, que de esta absurda manera, han visto como han ido perdiendo su bienestar. De común acuerdo todas las fuerzas vivas, la solución que han encontrado a tamaño desaguisado, ha sido cerrar la playa, para evadir responsabilidades a tan gran despropósito, y así, de esta manera tan sibilina, como se dice en Italiano… tutti contenti, contentos los políticos, no vaya a ser que se “muera” alguien, contentos los ecologistas que protegen el Fartet y los cañizos, contribuyendo a que en su día la eutrofización llegue a la Isla Perdiguera. Y tristes y solos, muy tristes y muy solos los vecinos, que han visto como impunemente el abandono y la desidia se apodera de su pueblo, con un paseo marítimo totalmente deteriorado y abandonado, una playa cada vez más descuidada,  y un pueblo inundado por los vendedores de droga y los okupas, que han encontrado en él “El Maná” para sus negocios, y el pueblo languidece y se muere. Y me resisto, ¡DEBEMOS RESISTIRNOS!. Ese pueblo que es el más Cartagenero de todos no podemos dejarlo morir, porque afortunadamente todavía tiene solución.

 

La solución solo pasa por cortar el “cáncer” de un tajo, y evitar la metástasis que se está produciendo, Tenemos que ponernos todos de acuerdo en salvar a ese pueblo Cartagenero, ese pueblo de nuestra Región, ese pueblo de España. Si no actuamos rápido, y con toda la energía del mundo, de aquí a nada se habrá convertido en un mercado de droga y de abandono, y el cáncer se extenderá por todo el Mar Menor, (no quiero hacer comparaciones con otros barrios y pueblos, por respeto hacia los pobres vecinos que quedan en ellos) La solución que yo propongo firmemente convencido de lo que digo es la siguiente.

 

1º Vigilancia constante y diaria de la Policía Municipal, Policía Nacional, guardia Civil, incluso con un puesto fijo en el pueblo,

2º Expulsión de todos los okupas ilegales, que atemorizan a los habitantes de Los Nietos,

3º Arreglo y embellecimiento del Paseo Marítimo,

4º Limpieza absoluta de todo el cieno, cañizos y cualquier resto eutrofizado de la playa.

 

Todo esto que parece una utopía, es perfectamente realizable, para ello, el Excelentísimo Ayuntamiento de Cartagena debe tomar el tema con toda la gravedad que requiere el caso, y obrar con toda la energía posible, (incluso con dureza) pues hay en juego la conservación de un pueblo entero. La Consejería de Medio Ambiente debe priorizar este tema, dándole toda la importancia que requiere, y pensando que, de no ser así la desaparición total del pueblo será una realidad. Los Ecologistas (con todo el respeto que me merecen) deberán ceder en su oposición total a la limpieza de la playa, pues en caso de no hacerlo, estarán contribuyendo inconscientemente, a la desertización del pueblo por sus habitantes, y en cambio si se sigue dejando abandonado, se apoderaran de él las personas indeseables.  Queramos o no, Los Nietos no es un pueblo cualquiera, Los Nietos es algo nuestro, y somos nosotros los que debemos arreglarlo, yo el primero que me pongo al servicio de todos y para todo lo que me necesiten, en la seguridad de que por mi edad mi egoísmo es nulo, y mi horizonte corto, pero el de nuestros descendientes será todo lo largo que las autoridades decidan

 

Señores, políticos, Señores policías, Señores periodistas, Señores ecologistas, Señores profesores de las Universidades Regionales, Señores civiles. Si leen este articulo háganme caso, ¡vamos a salvar un pueblo de nuestra región!. Muchísimas gracias

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar