Sociedad y Cultura

Carta que se ha leído en el IES Mediterráneo para contribuir a la erradicación de la violencia de género

CARTA DE NOVIEMBRE
Hoy no vamos a hablar de literatura, matemáticas o inglés, hoy vamos a
hablar de derechos, en concreto del derecho a vivir, el mismo derecho que le
ha sido arrebatado a más de mil mujeres desde el año 2003, fecha en la que se
empezaron a contabilizar las muertes por crímenes de género. Un derecho
que, en lo que va de año, han dejado de tener 51 mujeres, que han muerto a
manos de sus parejas o exparejas, por el mero hecho de ser mujeres.
Hay quienes se niegan a asumir la dimensión de esas cifras, de esos
actos, hay quienes defienden que en las aulas debemos enseñar y no educar,
pues bien, enseñemos conceptos, enseñemos el valor de la libertad, la libertad
de una mujer a la hora de amar o dejar de amar a alguien, de trabajar o
estudiar lo que cada cual desee, el valor del respeto y la igualdad, el valor de
poder mantener la identidad propia sin que nadie nos amenace o nos maltrate.
Enseñar a respetar los derechos también forma parte de lo didáctico, también
es educativo, aunque les pese a muchos intolerantes.
Los derechos son la base de la convivencia humana, la base de
cualquier democracia libre, y todos tenemos la obligación de defenderlos
porque nadie tiene la potestad de ponerlos en duda o limitarlos. Por eso hoy es
más necesario que nunca que no miremos hacia otro lado, que no guardemos
silencio, que no permitamos una agresión más, es necesario asumir que cada
vez que una mujer es agredida o muere, muere también un pedazo de
nosotros, un pedazo de nuestra conciencia y nuestra libertad.
Muchas personas han dado su vida luchando por defender esos
derechos, y muchas mujeres se dejan la piel cada día para que la igualdad sea
una realidad y no una quimera. El silencio o el encogimiento de hombros no
hace más que construir un refugio para los que menosprecian, para los que
agreden, para los que matan. Erradicar la violencia de género, levantar la voz
para acabar con ella, es cosa de todos, pero sobre todo de quienes tenéis el
futuro en las manos.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar