Desde la Barrera

Cayetano, Ureña y López Simón, ”Puerta Grande de Ley” en Cieza

 

 

Fuente www.torosnoticiasmurcia.com

La terna se reparte seis  merecidas orejas, pudieron ser más de mayor acierto con los aceros.

Disposición, verdad y seria competencia en la terna, no exenta de elegante compañerismo.    

CIEZA (Murcia). Sabado, 24 de agosto de 2019. Crónica: PEPE CASTILLO ABREU – Fotos: TNM. Lo único que decepcionó por inesperado fue la pobre entrada, inexplicable, pírrica media plaza se cubrió, con un cartelazo que presagió, erroneamente, un resurgir del otrora mejor ambiente de la ”todavía”, llamada ”La Deseada”, quizá habrá que pensar en cambiarle el nombre…’’igual  trae mejor suerte en taquilla’’ el rebautizar este cuidado centenario coso; así, la cita, terna de triunfadores en grandes ferias –CAYETANO, UREÑA Y LÓPEZ SIMÓN– y con el revulsivo impactante del incontestable triunfo del lorquino en la Semana Grande de Bilbao el día anterior ante el menor de los Rivera Ordóñez, ambos llevan una extraordinaria triunfal temporada, y volvían a coincidir a tan sólo 24 horas dos torerosque no se dejan fácilmente ganar la partida, con un tercero en discordia no menos ambicioso, el madrileño Alberto López Simón, que ha cambiado su semblante taciturno de otros momentos por una agradable sonrisa. Con todo, y, además, se había contado con el natural gran apoyo de difusión en los distintos medios de comunicación especializados, sumando las colaboraciones en actividades del Club Taurino de Cieza, que preside Carmen Camacho. Con todo, siendo fundamental quien hizo posible este festejo, apostó y arriesgó por Cieza, el prestigio de la empresa Toros Sureste, capitaneada por Angel Bernal. Presenció el festejo desde un burladero Alberto Castillo -flamante Presidente de la Asamblea Regional. Una barrera ocupó Juan Antonio de Heras -Decano del Colegio Oficial de Periodistas de la Región de Murcia-.

Gesto de admiración, respeto y cariño que se le tributó a Paco Ureña en su reaparición en la Región, quien saludó ceremonial desde el tercio y compartió deferencia con sus compañeros de terna. Empate a trofeos, dos orejas por coleta, pudo haber más trofeos de mayor acierto con la espada, en una tarde agradable en todo, de temperatura y ligera brisita que no molestó, entretenida e interesante por la disposición de la terna que no escatimó esfuerzos y riesgos, y, afortunadamente, carente de efectismos y fáciles recursos a la galería; hubo elegante seria competencia no exenta de sincero compañerismo. Aunque con los del castoreño fue otra historia, las cuadrillas brillaron las tres, tanto en banderillas como en la brega, y resaltar el gesto de Curro Vivas al auxiliar a Paco Ureña al resultar cogido en un quite en su primero, el gran banderillero almeriense fue arrollado con violencia jugándose literalmente la vida para salvar al lorquino que había quedado a merced del toro. También, como siempre, dejó patente su genialidad y gran profesionalidad Jesús Arruga, quien, además, resolvió apuros en un momento muy comprometido con un prodigioso recorte a cuerpo limpio.

CAYETANO, está realmente en un momento de dulce joven madurez en su carrera, se le vio muy capaz y dominó con firmeza y depurada evolucionada técnica. En su primer toro tuvo que tirar de oficio y recursos para tapar la flojera y falta de clase de su oponente. Los primeros tercios pasaron desapercibidos, y en la muleta el público reaccionó cuando Cayetano, arriesgando mucho, fue zancadilleado sin consecuencias. Esfuerzo y honradez ante un toro parado y sin clase. No quedó otra que el arrimón y arrancarle muletazos de uno en uno. Tras pinchar en la suerte contraria entera algo trasera. Silencio y pitos en el arrastre.

En el cuarto, Cayetano sacó toda la artillería, la tarde no se le podía ir, con buengusto y pinturería el recibo fue original con garbosos lances, embarullado resultó el adorno final, pero se mereció la ovación. La faena de muleta toda una declaración de ir a por todas. Inicio el trasteo cerrado en tablas con repetidos pases por alto sin enmendar. Faena que mantuvo el alto voltaje con buenas tandas por ambos pitones y culminó con dos series vibrantes rodilla en tierra, el desplante de rodillas entre los pitones puso la plaza en pie. En el centro del pequeño ruedo la estocada recibiendo habría sido de máximos trofeos, el toro tardeo en doblar; Cayetano, con recurrente pose estática en la distancia, eludiendo el riesgo de fallar con el descabello y perder trofeo, escuchó un aviso al prolongar innecesaria la desagradable agonía del toro herido de muerte. Paseo dos orejas que se pidieron con mucha fuerza, hubo acierto en el palco en no conceder el rabo que un sector del público pidió y otro se pronunció en sentido contrario. Sinceramente, las dos orejas fueron  premio suficiente. Censurable y de muy mal gusto que Cayetano prolongara el lamentable desagradable espectáculo de una agonía del animal que se eternizó y debió abreviar.

PACO UREÑA, se le esperaba con expectación, los que estuvimos, claro, con todo el cariño y admiración que se ha ganado con su ejemplo de superación ante la más dura adversidad y por su condición de torero excepcional. Y ‘’Ureña estuvo en UREÑA’’, en su línea de siempre en todas las plazas. Estremeció la tarde de delicadas sensaciones en el ramillete de lances al recibir a su primero en los que paró los relojes, dibujó personalísimas ajustadas y cadenciosas verónicas que alternó con tres delantales ‘’goyescos’’ por el empaque en la ejecución (llegué a imaginar acompasando el mágico momento el vals de Johann Strauss ‘’El Danubio Azul’’, a partir del minuto y 30 segundos), la rúbrica con el adorno se premió con un natural clamor. Accidentado resultó el quite por gaoneras, el toro lo vio y se le fue al pecho derribándolo y buscándolo en la arena, afortunadamente sin consecuencias; su subalterno Curro Vivas acudió a auxiliarle con la velocidad de un rayo en un quite desesperado jugándose la vida, el toro lo arrolló pasándole por encima como una locomotora, salió visiblemente lastimado el almeriense que tuvo que ser asistido en la enfermería, pudo continuar la lidia, antes Ureña se había recompuesto y calado de nuevo la montera para terminar su quite. La faena fue una auténtica clase magistral de tauromaquia en estado puro, por ambos pitones se sucedieron las tandas pisando terrenos donde cogen los toros, pero se impuso el mando y la firmeza de Ureña de principio a fin. Tras pinchar entera en los medios, era faena de dos orejas que se pidieron, pero quedó en una, el puntillero levantó al toro que tardó en volver a doblar no siendo posible usar el descabello.

El segundo de Ureña fue ‘’un quinto malo’’, sin opciones, se percató Ureña de las nulas condiciones de ‘’Campanito’’ con el que no pudo lucirse en el recibo. Se cuidó en el caballo pero el puyazo cayó en el mal sitio y fue un inconveniente añadido, en banderillas se cambio el tercio con dos pares. Tuvo mucha voluntad y se esforzó Ureña por hacer lo imposible, por eso tuvieron mucho mérito los muletazos sueltos de uno en uno que pudo arrancar a un oponente imposible. Despenó de entera y un descabello, y la oreja pedida con fuerza fue un premio más que merecido.

LÓPEZ SIMÓN, se encontró con el peor lote, muy complicado salió su primero en el primer tercio, en banderillas se puso aún peor, era de serio peligro e imprevisible, medía, pensaba y se orientaba ‘’Galiano’’ de nombre, los violentos arreones haciendo hilo fueron momentos difíciles para los subalternos. La faena de muleta exigía determinación, y así comenzó Alberto sin dejar pensar a su enemigo, llevándolo embebido en la muleta tapándole la cara hasta desengañarlo y someterlo con mando. Hubo emoción por los vibrantes momentos y se vieron buenos momentos de toreo ligado por el pitón derecho. Se permitió el madrileño unos adornos con alarde final antes de la estocada entera tendida tras pinchazo. Oreja. En el que cerró plaza tampoco tuvo López Simón buen colaborador, a como dijera el Maestro Luis Francisco Esplá, próximo pregonero de lujo de la inminente Feria Taurina del Arroz de Calaspara, ‘’No había material propicio para  modelar y crear’’. La faena se basó en la entrega e intentar sacar donde no había. El esfuerzo y la entrega fue notorio y reconocido. Entera tendida y la oreja concedida tras fuerte petición fue un merecido premio.

 

FICHA: Seis toros de Núñez de Tarifa, aceptables de presentación, nobles, de juego desigual y justos de fuerza, destacó el segundo aplaudido en el arrastre, primero y quinto muy parados fueron pitados en el arrastre, complicados el tercero y sexto.

CAYETANO, ovación y dos orejas (aviso). PACO UREÑA, oreja y fuerte petición de la segunda (aviso) y oreja. LÓPEZ SIMÓN, oreja y oreja. Entrada: Algo más de media plaza.

 

CUADRILLAS: Sensacional la actuación de todos los subalternos, Curro Vivas pasó a la enfermería al ser arrollado con violencia al auxiliar a Paco Ureña que habia sido derribado sin consecuencias en el quite a su primero, volvió al ruedo y pudo continuar.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar