Municipios y pedanías

Cultura destina casi 100.000 euros a restaurar el Acueducto de los Arcos de Alcantarilla

Cultura destina casi 100.000 euros a restaurar el Acueducto de los Arcos de Alcantarilla

El director general de Bienes Culturales también visita la Contraparada, para cuya restauración la Comunidad ha destinado 50.000 euros

 

 

La Consejería de Educación y Cultura destina casi 100.000 euros a restaurar el Acueducto de los Arcos de Alcantarilla. El director general de Bienes Culturales, Rafael Gómez, visitó hoy los trabajos que se llevarán a cabo dentro del proyecto de recuperación integral del entorno de la Noria y el Museo Etnológico de la Huerta de Alcantarilla, en los que se plantea la intervención del acueducto de los Arcos de sus dos fachadas hasta los niveles de cimentación.

 

Para ello, se limpiarán, restaurarán y consolidarán las fábricas de ladrillo y/o mampostería. También se abordará la reparación de la fábrica que constituye el recrecido del canal original de piedra arenisca, eliminando los revestimientos de mortero de cemento gris existentes. Además, se mejorará la conducción de las aguas extraídas por la noria y se realizarán una serie de actuaciones de adecuación del entorno.

 

Esta actuación está financiada por la Dirección General de Bienes Culturales con 99.986 euros, subvención concedida al Ayuntamiento de Alcantarilla dentro de la convocatoria a entidades locales para realizar intervenciones en yacimientos arqueológicos y paleontológicos.

 

Por otra parte, el director general visitó las tareas de restauración que se realizan en el Azud Mayor, conocido como Contraparada de Murcia. La Dirección General de Bienes Culturales aporta 50.000 euros para ello, y su ejecución corre a cargo de la Junta de Hacendados de la Huerta de Murcia. Estos trabajos “responden a una necesidad urgente de reparación de los sillares que la componen, sobre todo por los daños sufridos tras el excepcional episodio de lluvias del mes de septiembre pasado”, destacó Gómez.

 

La importancia y singularidad de esta infraestructura hidráulica,  declarada BIC en 1982, reside en que se trata de una pieza fundamental del regadío tradicional murciano y permite explicar los orígenes del cultivo de la huerta y el poblamiento en la ciudad de Murcia y alrededores. Su construcción se remonta a la época islámica, cuando los musulmanes aportaron sus conocimientos avanzados en ingeniería hidráulica.

 

En definitiva, “estas ayudas, destinadas a rehabilitar el patrimonio hidráulico de la huerta, acreditan una vez más el compromiso de la Consejería de Educación y Cultura por la recuperación de los bienes arqueológicos y arquitectónicos vinculados al aprovechamiento y uso del agua que tan importantes han sido en la Región de Murcia a lo largo de la historia”, concluyó Gómez.

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar