Sociedad y Cultura

Equalia muestra el innecesario sufrimiento de los pollos convencionales de crecimiento rápido en granjas españolas, vídeo

Equalia muestra el innecesario sufrimiento de los pollos convencionales de crecimiento rápido en granjas españolas

                                                                           

Madrid, 4 de marzo de 2020

La ONG acerca al consumidor las condiciones de estos animales en las granjas, lanzando una nueva campaña para ayudar al sector avícola a mejorar los estándares de bienestar animal

La ONG Equalia publica un reportaje de investigación con imágenes procedentes de cuatro granjas de pollos entre 2019 y principios de 2020. Las imágenes fueron obtenidas en dos comunidades autónomas, Castilla La Mancha y Murcia. En estas grandes naves, se crían pollos llamados broiler, de las razas Cobb y Ross: se trata de estirpes seleccionadas genéticamente para engordar de manera artificialmente rápida. Este tipo de pollo de crecimiento rápido permanece en las naves durante 41 días, alcanzando un peso aproximado de 2,2 kgs. Según un estudio del propio sector publicado en la revista Poultry Science, si un bebé humano creciera al mismo ritmo que estas aves, pesaría 300 kgs tras sus dos primeros meses de vida.

Según la ONG, es necesario que el consumidor conozca las consecuencias de la cría de pollos de crecimiento rápido, el cual está asociado a graves problemas de bienestar animal, entre ellos afecciones respiratorias, pododermatitis, deformidades, fracturas de las patas y un aumento de la mortalidad debido a problemas cardiovasculares y pulmonares.

Los pollos, al no poder aguantar su peso corporal una vez son adultos, permanecen postrados buena parte del tiempo, lo cual les genera problemas físicos y malformaciones en las patas, así como enfermedades al entrar en contacto permanente con la «cama», impregnada de sus propias deyecciones. Para asegurar que estos animales sobrevivan hasta ser enviados al matadero, el sector recurre al uso generalizado de antibióticos (tanto en animales enfermos como sanos), lo que supone una gran preocupación para el consumidor, ya que los patógenos pueden mostrar resistencia a los fármacos y, al causar infecciones en el ser humano, son más complicadas de tratar, según ha alertado en varias ocasiones la OMS. Tanto es así que ha sido necesaria la creación de un programa específico a nivel estatal para incentivar la reducción del uso indiscriminado de antibióticos en la producción animal, incluido el pollo.

«Este reportaje de investigación pretende dar visibilidad a un problema cada vez más relevante tanto para productores como consumidores», en palabras de María Villaluenga, portavoz de Equalia. «Con nuestra nueva campaña, queremos ayudar al sector a dar un paso decidido hacia un modelo de producción que entienda el bienestar animal como una oportunidad de negocio, no como un obstáculo hacia el mismo», añade.

La producción de pollo de crecimiento rápido representa la abrumadora mayoría de carne de pollo (tanto entero, despiezado como procesado) consumida en España.

En contraposición, las razas de crecimiento lento son un tipo de aves criadas durante al menos 56 días, con menos problemas de bienestar animal y una reducción drástica de antibióticos, al gozar de una mayor salud intestinal y resistencia a enfermedades. Por ende, sus músculos son fuertes y saludables, proporcionando una mejor calidad de la carne.

La portavoz de la ONG enfatizó que «El pollo de crecimiento rápido es el nuevo huevo de código 3: los consumidores y las consumidoras que demandaban el fin de los huevos de código 3 provenientes de gallinas enjauladas ahora quieren un pollo con un crecimiento más natural. Es una evolución lógica en las demandas de bienestar animal a la que el sector del pollo de engorde debe atender».

La Directiva Europea 2007/43/CE establece las condiciones mínimas para la protección de los pollos destinados a la producción de carne. Sin embargo, cuestiones en relación a bienestar animal como el crecimiento rápido, supone un problema que también ha sido detectado y enfatizado por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

Ya en 2016, el informe de la Comisión al Parlamento Europeo y al Consejo, sobre la incidencia de la selección genética en el bienestar animal de los pollos destinados a la producción de carne, concluye que «Los consumidores manifiestan cada vez más interés por los pollos de carne seleccionados por rasgos de bienestar» y «La presencia de información sobre el bienestar animal a diferentes niveles y hecha a la medida de cada tipo de público (escuelas, medios de comunicación, etc.) podría ayudar a aumentar la demanda de productos que respeten el bienestar animal».

Como señala María Villaluenga, «Un producto de mayor calidad no tiene que significar un esfuerzo económico significativamente mayor para las personas consumidoras. El coste de una carne de menor calidad lo pagamos con nuestra salud, la de los animales y la del medio ambiente. Entre todas las partes podemos hacerlo  mejor. La responsabilidad social corporativa existe para incrementar la calidad de una manera asequible para nuestros bolsillos».

Es por esto que la ONG Equalia comienza una campaña de información, instando a productores, empresas privadas del sector hostelero y de la distribución a acogerse progresivamente a los estándares del European Chicken Commitment (ECC), en su política de proveedores de carne de pollo, tal y como han hecho ya grandes empresas de reconocido prestigio como Sodexo, M&S, Unilever, Nestlé, Waitrose, Danone, Papa Johns o KFC.

El ECC es un acuerdo de mínimos requerimientos de bienestar animal, fruto de una negociación entre las mayores organizaciones de protección animal a nivel mundial. Supone una oportunidad para el sector avícola de alinearse con las demandas de un mercado cambiante hacia una mayor sensibilidad en las condiciones de cría de los pollos de engorde. Este cambio ya se está produciendo y es importante que vaya de la mano entre el sector cárnico y las organizaciones que proponen cambios para garantizar mayores estándares de bienestar animal. Las medidas propuestas en el ECC se basan en la reducción de la densidad de pollos por metro cuadrado, mayor enriquecimiento en lo referente a calidad del aire, iluminación, aseladeros y sustratos de paja, cambio de razas de crecimiento rápido a lento, métodos de aturdimiento más humanitarios en mataderos avícolas y cumplimiento de la medidas anteriores a través de auditorías.

Según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en España se sacrificaron en 2018 casi 800 millones de pollos.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar