Sociedad y Cultura

La familia es el reto de Cáritas en la lucha contra la pobreza y la exclusión social

La familia es el reto de Cáritas en la lucha contra la pobreza y la exclusión social

Hay niños y jóvenes en el 69% de los hogares atendidos por Cáritas en la Región de Murcia.
Cáritas comprueba que la pobreza se instala en las familias con cronificación y transmisión intergeneracional.
“No preguntéis quién es el prójimo, ¡abrid los ojos!”, plantea el Obispo de Cartagena ante las desigualdades.
Alerta ante el riesgo de que las situaciones de exclusión social pasen de ser lacras a combatir a hechos que aceptar.
El Papa Francisco: “El grito de los pobres es más fuerte pero menos escuchado, hay demasiado ruido mediático”

Cáritas Diócesis de Cartagena presenta su balance de 2018 del que se desprende la radiografía social que detecta y atiende su red de 151 Cáritas parroquiales y nueve Cáritas territoriales en la Región de Murcia. Del análisis de la realidad, Cáritas ha creado y desarrollado proyectos para proteger la dignidad de la persona y abordar las desigualdades.

Las 2.873 personas voluntarias de Cáritas repartidas por la Diócesis acogieron y acompañaron a 25.926 personas en situación o riesgo de exclusión social de forma directa, llegando el beneficio de la ayuda y la intervención social a 72.441 personas beneficiarias. Unas cifras similares al anterior año que denota para Cáritas como las políticas públicas no están sabiendo adaptarse al nuevo contexto social y laboral. Abocando a las familias a una supervivencia cotidiana centrada en la reducción del gasto en el hogar y la solicitud de ayuda.

En relación al tipo de hogar atendido por Cáritas, el 49’38% son familias con hijos, el 19’69% corresponden a familias monoparentales, el 23’91% de las personas acompañadas por Cáritas vivían solas y el 7’02% referencia a parejas sin hijos. El alto índice de familias atendidas con menores a cargo, 69’07%, refleja la tendencia de crecimiento en España y en Europa de la Pobreza y la exclusión social en hogares con menores a cargo.

Este impacto de la pobreza en los menores determina sus oportunidades de promoción social El fenómeno de la Transmisión Intergeneracional de la Pobreza evidencia que 8 de cada 10 personas que vivieron graves dificultades económicas en su infancia y adolescencia, las están reviviendo en la actualidad como adultos.

En la Región de Murcia, Cáritas aspira a romper la cadena hereditaria de la pobreza generando espacios y acompañamientos psicosocioeducativos que garanticen una igualdad de oportunidades real de los niños y jóvenes. El área de Educación de Cáritas se centra en las relaciones familiares y sociales, el refuerzo y seguimiento educativo, actividades de tiempo libre saludable, ludotecas infantiles, escuelas y campamentos de verano, y escuelas infantiles de 0 a 3 años.

Cáritas apuesta por la formación con recursos propios en todas las vicarías de la Diócesis y el empleo protegido a través de la empresa de inserción eh! laboras. Las empresas de inserción se revelan como la herramienta de inclusión social y laboral de mayor impacto con su fórmula de contratación, que incluye formación continua y acompañamiento sociolaboral hasta 36 meses para preparar a las personas para su inserción al mercado laboral ordinario con garantías.

La entidad de la Iglesia pide a las administraciones públicas locales y regional un plan de impulso de las Empresas de Inserción, y la aplicación de contratos reservados para las empresas de inserción con el objetivo de fomentar su creación y continuidad. En 2018, la empresa de inserción de Cáritas, eh! laboras, amplió su cartera de servicios y ofrece respuestas profesionales en hostelería, textil, limpieza y reformas para clientes particulares, empresas y administraciones. Con una facturación de 495.445 €, permitió 34 contratos laborales y generó unos beneficios netos de 14.606 euros en 2018.
Detrás de cada número de Cáritas hay personas con anhelos y esperanzas intentando desarrollar su proyecto vital. 676 personas mejoraron su formación con acciones en distintos sectores productivos con demanda en nuestra comunidad autónoma como tapicería, textil, mueble, agricultura, limpieza y hostelería. La orientación e intermediación laboral de los equipos mixtos de Cáritas formados por personas voluntarias y personas técnicas contratadas permitió 695 inserciones laborales el pasado año, un aumento del 33% con respecto al ejercicio anterior.

La Escuela de Hostelería de Cáritas, eh!, incrementa su número de empresas colaboradoras un 37% y, con la firma de 64 inserciones laborales de alumnos, mejora en un 58% la salida con contrato de trabajo de los participantes que se forman en cocina, restaurante y bar.

Las empresas y asociaciones que firmaron un acuerdo de colaboración con Cáritas para el apoyo económico y material de su acción social en la Región mejoró un 15% con respecto al año anterior, lo que refleja que, dentro de los planes de Responsabilidad Social Corporativa, un mayor número de entidades solidarias confían en Cáritas por su implantación geográfica, transversalidad, transparencia y buena gestión de los recursos.

La consolidación de los proyectos de la escuela de hostelería eh!, la empresa de inserción eh! laboras y la red diocesana para el empleo Empleo en territorio en 2018, permite a Cáritas afrontar el proyecto de rehabilitación del campamento diocesano de Los Urrutias para, a través de él, mejorar las alternativas de ocio saludable y la educación en valores en el tiempo libre de niños y jóvenes de la Región de Murcia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar