Región

La Fundación para la Tutela y Defensa Judicial acogió a 67 personas el año pasado

La Fundación para la Tutela y Defensa Judicial acogió a 67 personas el año pasado

 

Supone un 7,3 por ciento más con respecto a 2018 y desde su creación en 2003 ha tutelado a casi 1.000 personas, según recoge la Memoria anual de la institución

 

La enfermedad mental es la principal causa de modificación de la capacidad, bajo la que se acoge a más de la mitad de los tutelados, y es la figura de protección mayoritaria con casi un 75 por ciento de cargos tutelares

 

 

La Fundación Murciana para la Tutela y Defensa Judicial de Adultos, dependiente de la Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias y Política Social, acogió en 2019 a 67 personas bajo su protección, un 7,31 por ciento más con respecto al ejercicio anterior, según recoge la Memoria anual de la institución. Desde su creación en 2003 ha tutelado a 915 personas. 

 

Este organismo tiene como finalidad la tutela y curatela de las personas mayores de edad incapacitadas legalmente y residentes en la Región de Murcia. Su objetivo prioritario es conseguir la plena protección de los derechos de las personas en los términos de la Convención de la ONU para la protección de las personas con discapacidad, respetando la propia personalidad y fomentando la autonomía e integración del tutelado. 

 

Hay que señalar que la enfermedad mental supone la principal causa de modificación de la capacidad, bajo la que se acoge a más de la mitad de los tutelados y es la figura de protección mayoritaria con casi un 75 por ciento de cargos tutelares. 

 

Del total de personas tuteladas durante el año pasado, cerca de un tercio permanecen en un entorno comunitario que favorece su inserción social y evita que sean ingresados en una institución.  

 

En este sentido, la atención a domicilio la llevan a cabo los profesionales de la Fundación desde un punto de vista multidisciplinar, a través del Proyecto de Atención Individualiza (PAI), que se dedica fundamentalmente a la supervisión de personas tuteladas con capacidades para poder llevar una vida en comunidad. Para su desarrollo cuentan con el apoyo de la Obra Social de Caja Murcia 

 

El PAI surgió en 2008 para atender a las personas tuteladas que conservan mayores capacidades y apoyos y pueden continuar por tanto residiendo en su domicilio o entorno comunitario. 

 

Por otra parte, los recursos residenciales se destinan a las personas con mayor grado de vulnerabilidad y patología más grave que no puedan ser atendidas en un medio abierto. 

 

Según recoge la Memoria de 2019, la Fundación Murciana para la Tutela y Defensa Judicial de Adultos llevó a cabo 10.094 atenciones domiciliarias y 940 visitas de coordinación a centros. Asimismo, se realizaron 1.926 salidas de ocio, tanto de grupo como individuales, y 2.672 reuniones, coordinaciones y contactos con otros servicios para cuidar y atender la red social y familiar de los tutelados.  

 

Igualmente, el pasado año efectuó 180 supervisiones de actuaciones de intervención en crisis o emergencias como traslados médicos a servicios de urgencias o desapariciones voluntarias de los centros residenciales de los tutelados o sus familiares. Además, los profesionales de la Fundación realizaron casi 300 atenciones informativas directas a tutelados, familiares o ciudadanía, sobre los procedimientos judiciales de sus familiares o de cómo iniciarlos. 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar