Región

La Guardia Civil denuncia 17 conductores por positivo en drogas

Durante el pasado fin de semana

La Guardia Civil denuncia 17 conductores por positivo en drogas

Se ha realizado una treintena de pruebas a conductores

Los conductores han sido denunciados por infracción ante la Jefatura Provincial de Tráfico de Murcia

También se ha realizado cerca de un millar de pruebas de alcoholemia

Murcia, 22 de octubre de 2020. La Guardia Civil de la Región de Murcia ha desplegado un amplio dispositivo de verificación de alcoholemia y drogas en distintas  carreteras de la Región de Murcia, durante el pasado fin de semana, establecido con la finalidad de concienciar a los conductores de los peligros que suponen conducir bajo los efectos del alcohol y de las drogas, que se ha saldado además con la detección de una veintena de personas conduciendo bajo los efectos de las drogas.

Las actuaciones se encuentran dentro del Plan Operativo de Respuesta Policial al Tráfico y Consumo de Drogas en Zonas de Ocio y Diversión’ y de la Estrategia de Seguridad Vial 2010-2020 de la Dirección General de Tráfico (DGT), así como conforme a la planificación establecida coordinadamente con la Jefatura Provincial de Tráfico de Murcia.

En los dispositivos efectuados en distintas carreteras de la Región, los guardias civiles del Sector de Tráfico de Murcia controlaron a 27 de conductores, de los cuales 17 arrojaron resultado (62,96%), quienes han sido denunciados ante la Jefatura Provincial de Tráfico de Murcia, por circular habiendo ingerido drogas o sustancias estupefacientes prohibidas e incompatibles con la conducción de vehículos.

De los 17 conductores denunciados 13 (76,47 %) dieron resultado positivo en THC (cannabis), dos (11,76 %) en cocaína, mientras que a otros dos (11,76 %) se les detectó la presencia de ambas sustancias conjuntamente (cocaína y cannabis).

Con estas actuaciones, para continuar en la línea positiva de reducción de la siniestralidad, la Agrupación de Tráfico persiste en concienciar a la población de la incompatibilidad del consumo de bebidas alcohólicas y drogas  con la conducción de vehículos y así evitar que se produzcan accidentes  de circulación, garantizando la seguridad vial en nuestras carreteras.

La conducción de un vehículo habiendo ingerido drogas u otras sustancias prohibidas, puede determinar la comisión de un delito contra la seguridad vial, castigado con penas de prisión de 3 a 6 meses, multa de 6 a 12 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días, y en cualquier caso la privación del permiso por un tiempo de uno a cuatro años, o en su caso una denuncia administrativa ante la Jefatura Provincial de Tráfico, que lleva aparejada una sanción económica de hasta mil euros y la pérdida de hasta seis puntos del permiso de conducir.

El procedimiento operativo establecido legalmente para la detección de drogas en los conductores consiste en la realización con carácter indiciario de una prueba de saliva que se analiza en dispositivos autorizados que, en caso de resultar positiva, obliga a los afectados a facilitar una segunda muestra de fluido oral para su remisión a un laboratorio acreditado para contrastar el resultado provisional.

Dada la situación actual de pandemia ocasionada por la COVID-19, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil ha establecido un procedimiento operativo de actuación en distintas situaciones del servicio, que contempla unas medidas de seguridad y recursos materiales de protección, con la finalidad de evitar la propagación y contagio de la enfermedad tanto a los agentes como a los conductores obligados a someterse a las pruebas de alcohol y drogas.

En todos los casos, los vehículos afectados son inmovilizados por la Guardia Civil hasta que sus conductores se encuentren en condiciones de proseguir viaje, una vez que tras la repetición de la prueba haya desaparecido la presencia de las drogas, o bien, se hagan cargo de los vehículos otros conductores que se encuentren habilitados y previas las pruebas oportunas.

La Guardia Civil reitera su mensaje a aquellos conductores que de forma imprudente y temeraria, a pesar de las campañas y advertencias de la Dirección General de Tráfico,  conducen después de haber bebido o tomado drogas, recordando que se seguirá intensificando la realización de los controles a cualquier hora del día o de la noche, para evitar pérdidas personales y las lamentables consecuencias que acarrean los accidentes de tráfico, en especial durante los fines de semana, apelando al empleo de medios de transporte colectivos o fórmulas alternativas para estos desplazamientos que no sean ponerse al volante en estas condiciones, en especial por parte de los conductores más jóvenes.

Cerca de 1.000 conductores controlados durante el fin de semana

Asimismo, durante el pasado fin de semana efectivos del Sector de Tráfico de la Guardia Civil han realizado un total de 888 pruebas de alcoholemia. De los 30 conductores que arrojaron resultado positivo (3,38%) se investigó y puso a disposición judicial dos de ellos, mientras que los 28 restantes han sido denunciados ante la Jefatura Provincial de Tráfico de Murcia.

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar