Región

La Guardia Civil desmantela en Alguazas un activo punto de venta al menudeo de múltiples sustancias estupefacientes

En Alguazas

La Guardia Civil desmantela un activo punto de venta al menudeo de múltiples sustancias estupefacientes

Los cinco miembros del grupo criminal han sido detenidos como presuntos autores de delito contra la salud pública, por tráfico de droga
El registro practicado en un domicilio se ha saldado con la incautación de un centenar de dosis de cocaína, 150 gramos de hachís, 15 pastillas de éxtasis, 300 gramosde cogollos de marihuana, una pistola simulada, varias armas blancas, dinero y una báscula de precisión
El supuesto líder de la organización criminal ha ingresado en prisión

Murcia, 23 de marzo de 2020. La Guardia Civil de la Región de Murcia, en el marco delos servicios establecidos para prevenir y perseguir el tráfico de drogas, ha desarrollado en Alguazas la operación ALUATZA, una investigación que se ha saldado con la desarticulación de un experimentado grupo criminal dedicado, presuntamente, al tráfico continuado de múltiples sustancias estupefacientes.

La investigación ha culminado con la detención de cinco personas y con la incautación, en el domicilio de uno de los arrestados, de 101 dosis de cocaína, 150 gramos de hachís, 15 pastillas de éxtasis, 300 gramos de cogollos de marihuana, una pistola simulada, varias armas blancas, dinero y una báscula de precisión.

La operación se inició a principios de mes, cuando la Guardia Civil andaba tras la pista de un supuesto entramado delictivo dedicado a la venta de distintas sustancias estupefacientes en Alguazas. Los agentes sospechaban que en un inmueble de la localidad, experimentados delincuentes relacionados con el tráfico de droga habían establecido un activo punto de venta al menudeo.

Las pesquisas practicadas por los investigadores permitieron localizar un domicilio al que acudían numerosos jóvenes, algunos de ellos menores de edad, de forma frecuente e ininterrumpida durante las 24 horas del día, por lo que se establecieron los oportunos dispositivos de vigilancia.

Una vez obtenidos los indicios necesarios, los agentes solicitaron de la autoridad judicial el correspondiente mandamiento de entrada y registro en la vivienda objeto de la investigación.

Así, en un amplio dispositivo policial formado por unidades especialistas en Policía Judicial, Seguridad Ciudadana y del Servicio Cinológico de la Benemérita se llevó cabo la explotación de la operación.

En el momento de iniciar el registro, varios de los sospechosos intentaron huir a través del balcón de la vivienda y de la parte trasera del inmueble. Uno de ellos fue interceptado en el patio de una casa colindante, mientras otro pudo escapar después de saltar un muro de 10 metros.

El examen del interior del domicilio se saldó con la localización e incautación de 101 dosis de cocaína, 150 gramos de hachís, 15 pastillas de éxtasis, 300 gramos de cogollos de marihuana, una pistola simulada, varias armas blancas, dinero y una báscula de precisión.

Parte de las sustancias y del dinero se encontraban en el interior de una caja fuerte que fue abierta en presencia de la comisión judicial.

Distribuían cuatro tipos de droga las 24 horas del día

Según se desprende de la investigación, el grupo delictivo, formado por cinco individuos, había organizado una estructura criminal dirigida a la venta masiva de droga al menudeo. Para ello había establecido en el domicilio de uno de sus miembros el punto de distribución de diversos tipos de sustancias tóxicas entre ellas cocaína y éxtasis.

Para agilizar sus tareas, favorecer la atención a sus `clientes´ de forma inmediata e ininterrumpida las 24 horas del día y prevenir posibles vigilancias policiales, habían instalado un sistema de detección de presencia. Este detector accionaba una luz en el salón del inmueble cuando cualquier persona que se aproximaba a menos de un metro de la fachada.

Con una estructura jerárquica, los líderes del grupo contaban con un segundo escalón, formado por individuos de origen subsahariano, encargado de las tareas de contacto directo con los consumidores y de la distribución de la droga.

La operación ALUATZA ha culminado con la detención de los cinco miembros del grupo criminal. Se trata de cinco varones, con edades comprendidas entre los 19 y los 36 años, de nacionalidad española (2), senegalesa (1) y guineana (2), a los que se les atribuye la presunta autoría de los delitos contra la salud pública, por tráfico de droga, y de pertenencia a organización criminal.

Los arrestados, la droga aprehendida, los efectos incautados y las diligencias instruidas han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Molina de Segura (Murcia), que ha decretado el ingreso en prisión de uno de los detenidos, propietario de la vivienda y parecer el líder de la organización criminal ahora desarticulada.

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar