Municipios y pedanías

La restauración del Crucificado de la iglesia de San Francisco Javier concluirá antes de Semana Santa

La restauración del Crucificado de la iglesia de San Francisco Javier concluirá antes de Semana Santa

 

La escultura en madera policromada presenta sus brazos articulados, lo que lo convierte en el único crucificado antiguo que aún conserva íntegro este mecanismo

La consejera de Educación y Cultural y el alcalde de San Javier visitan el Centro de Restauración para conocer los trabajos que se realizan sobre esta pieza que se considera una joya de la Región

El Centro de Restauración de la Región de Murcia concluirá el proceso de recuperación del Cristo Crucificado de la Iglesia de San Francisco Javier, de la localidad de San Javier, para la próxima Semana Santa. Actualmente, la obra se encuentra en la fase de limpieza físico-química que ha permitido eliminar más de un 90 por ciento de suciedad y elementos espurios depositados en la superficie de la imagen.

 

La consejera de Educación y Cultura, Esperanza Moreno, acompañada por el alcalde de San Javier, José Miguel Luengo, y el párroco de la iglesia, Juan Prieto, visitó hoy las instalaciones donde se realizan estos trabajos, que a partir de ahora continuarán con la reposición de faltantes (le falta un dedo de la mano izquierda), el sellado de grietas, la reconstrucción de la capa de preparación y la reintegración cromática diferenciada y barnizado final de protección.

 

El Cristo Crucificado de la iglesia de San Francisco Javier puede considerarse como una joya de la escultura en madera policromada de la Región de Murcia, pues a su antigüedad –data del Siglo XVII- y estado de conservación de su policromía, hay de sumarle la peculiaridad de que presenta articulados sus brazos, lo que lo convierte en el único crucificado antiguo que aún conserva íntegro este mecanismo.

 

Este artilugio servía para llevar a cabo el denominado ‘Auto del Desenclavamiento’, muy habitual en el siglo XVII y XVIII, que es un auto teatralizado que se realizaba el Viernes Santo al mediodía en la propia iglesia y que rememoraba las últimas horas de Jesucristo en la Cruz. Y donde literalmente se procedía al desenclavado de la escultura, bajándola del madero, recogiendo sus brazos hacia dentro, colocándolos en posición horizontal, convirtiendo el Crucificado en un Cristo Yacente, evocando de este modo la Muerte, Descendimiento y Entierro de Cristo.

 

La escultura fue salvada de la destrucción casi absoluta que sufrió el templo de San Francisco Javier en julio de 1936, y es una de las pocas anteriores a la Guerra Civil que aún se conservan en esta iglesia.

 

Sorprende el perfecto estado de conservación de la policromía original de la imagen, de ahí que se tomase la decisión de recuperarla íntegramente, retirando las aportaciones no originales. Algo insólito confirmado por las contadas obras intervenidas en el Centro de Restauración de cronología tan antigua (siglos XV-XVII), en las cuales se detectara una excepcional conservación de la película pictórica original.

 

Proceso iniciado en septiembre

 

La intervención, que se está llevando a cabo desde mediados de septiembre en el Centro de Restauración de la Región de Murcia, dispone de un presupuesto de 18.000 euros.

 

El proceso comenzó con el correspondiente estudio previo, a fin de constatar cada una de sus patologías, realizándose posteriormente distintas catas de limpieza para determinar cuántos estratos no originales se encontraban cubriendo la policromía original. Se han hallado hasta cuatro estratos bien diferenciados: una gruesa capa de suciedad generalizada en el estrato más superficial; barniz oxidado derivado de una anterior restauración; repintes puntuales igualmente derivados de esta intervención anterior; y repintes derivados de otra restauración más antigua, intervención realizada mucho más atrás en el tiempo.

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar