Sociedad y Cultura

Playa y piscina: Los consejos para evitar riesgos este verano

Playa y piscina: Los consejos para evitar riesgos este verano

Los dermatólogos de Doctoralia explican las medidas idóneas para no quemarse y protegerse del sol.
Debido a los meses de confinamiento, necesitaremoscuidar más nuestra piel mientras se adapta a la exposición solar.

1 de julio de 2020.- Protegerse del sol tanto con crema como con ropa e hidratarse la piel son algunos de los consejos de la Dra. Gloria Abad y del Dr. Guillermo Ramírez, dermatólogos y miembros de Doctoralia, para cuidarse frente al sol en playas y piscinas. Este verano, al no contar con el período de adaptación a la radiación ultravioleta (UCB) a causa del confinamiento, es necesario tener un mayor cuidado de la piel. En este contexto, los especialistas han hecho una serie de sugerencias.

Protección ante el sol

Una medida de seguridad a tener en cuenta cuando vamos a la playa o la piscina es asegurarnos de que nos protegemos de los rayos solares, que pueden quemar la piel, e incluso, provocar golpes de calor. Según Dr. Ramírez, «lo ideal es usar fotoprotector, lycra de surf, gafas y gorra. Protegernos también con ropa siempre que sea posible. Asimismo, es recomendable estar en la sombra, por ello, es muy aconsejable llevar sombrilla».

El proceso de protección solar más recomendado consiste en la aplicación del producto media hora antes de la exposición y cada tres horas. Además es importante reponer la dosis al salir del agua. La Dra. Abad indica que «los protectores solares se han ido desarrollando para ser resistentes al agua, pero debido al frotamiento de la toalla y la arena, sería conveniente volverlo a aplicar después de cada inmersión. En el mar, el reflejo de la arena y su roce con la piel provocan una mayor exposición solar, con lo que la frecuencia de la aplicación de protección debe ser más elevada».

En cuanto a los niños, debemos procurar que estén bien protegidos a cada instante. Aunque entren y salgan del agua, debemos vigilar su piel. Según la dermatóloga de Doctoralia, «para ser estrictos, hasta cumplir el año se debería proteger al bebé con ropa, sombrero y gafas. Sin embargo, en la práctica, la exposición solar en bebés y niños es muy habitual en países como el nuestro, por lo que se recomiendan protectores solares exclusivamente minerales, sin filtros químicos».

Los productos más efectivos

El experto, Guillermo Ramírez, afirma que el mejor formato es el que sea más cómodo de aplicar para el usuario, sin importar el hecho de que sea bálsamo, spray o crema. Por ello, a la hora de comprar un producto de protección solar, el experto recomienda darle prioridad a aquellos que sean de fácil aplicación, para poder renovar la protección con más frecuencia.

Según Gloria Abad, «no es lo mismo un Factor de Protección Solar (FPS) 15 que FPS 30, pero entre FPS 30 y FPS 50 no hay una gran diferencia si ambos se aplican cada tres horas. El FPS ideal para cada persona debe indicarlo un especialista, y se calcula por el eritema (rojez) que producen los rayos ultravioletas (UVB) a los 15 minutos en una piel sin protección». Además, la experta recuerda que «la mayoría de los productos caducan al año de apertura del bote, y no deben utilizarse una vez pasada esta fecha. Para saber cuándo caduca un producto, hay que fijarse en el logotipo de una tarrina abierta en el envase, con la inscripción 12M (1 año) o 9M (9 meses) de caducidad».

Hidratación después del sol

Es importante utilizar un producto calmante hidratantedespués de la exposición al sol intensa y prolongada. Guillermo Ramírez afirma que «el Aftersun puede ayudar a recuperar mejor y antes la piel, a la vez que favorece el bronceado».

Tratamiento frente a quemaduras

La exposición prolongada de los rayos ultravioletas puede producir quemaduras y aumentar el riesgo de padecer cáncer de piel en el futuro, por ello debemos tomar las medidas de protección adecuadas. Gloria Abad nos indica cómo proceder en el caso de producirse una quemadura solar: «lo primero, es aplicar gel puro de aloe vera,puesto que reducirá el dolor de la inflamación. En casos graves en los que se ha producido un gran eritema de la piel, y sobretodo en aquellos que presenten fiebre o malestar tras la exposición al sol, es muy importante ir a urgencias para valorar la extensión y la gravedad de la quemadura, y establecer si hay edemas u otras lesiones. El dermatólogo recetará cremas para la quemadura y algún analgésico antihistamínico».

La piel se encuentra más sensible y sin la protección adecuada tras los meses de confinamiento en los que no hemos podido exponernos al sol, por tanto, lo más adecuado es extremar las precauciones, ya que la piel necesitará de algunas semanas de adaptación.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar