Actualidad

Somos Cartagena – Somos Región se reúne con la Plataforma de Afectados por los Metales Pesados

Somos Cartagena – Somos Región se reúne con la Plataforma de Afectados por los Metales Pesados.

 

Se hizo un recorrido a pie por la zona del Llano del Beal, en las proximidades del casco urbano, viendo el estado del lugar y constatando la desidia y el olvido que los vecinos sufren por parte de todas las administraciones.

—¡Mamá, mamá, ya están aquí las aguas rojas! —

 

Es lo que todavía siguen diciendo los niños en el Llano del Beal cuando llueve torrencialmente y riadas de líquido contaminado de metales pesados, restos de un pasado de explotación minera, recorren las calles como una invasión de contaminación y veneno.

Cuando uno se pasea por allí, a pocos metros del núcleo urbano, advierte un paisaje tan desolador como insalubre: y es que balsas de residuos mineros, metales pesados como arsénico, plomo, zinc, cadmio y cobre, flanquean el pueblo del que tanto la Administración, como la empresa Portman Golf, parecen haberse olvidado.

Durante nuestro encuentro con Juan y Antonio, miembros de la “Plataforma de Afectados por los Metales Pesados” vemos a nuestro lado una rambla que baja hasta la gran laguna salada y nos horroriza lo que nos dice uno de ellos: «La rambla está colmatada, y las lluvias torrenciales hacen que los metales pesados acaben en el Mar Menor», confirmando de esa manera tan impactante el estudio de la Politécnica de Cartagena al respecto.

Les preguntamos por el depósito de agua potable que abastece a la ciudadanía, a lo que nos responden que la concesionaria de aguas los ha tranquilizado diciendo que se toman análisis con frecuencia y que los resultados están en la página web.

Sin embargo, sabemos que las rejillas de aireación de cualquier depósito han de permitir que haya ventilación, y podemos imaginar que el polvo con metales pesados puede entrar en dosis bajas, pero de larga exposición.

No en vano, los representantes de la plataforma nos aseguran  que el índice de casos de cáncer está por encima de valores medios.

Nos despedimos de ellos en «La Cabaña», ahora local social, otrora símbolo de la resistencia y lucha de un pueblo, sintiéndonos desbordados por un enorme problema que afecta no sólo a varios núcleos de población de la zona, sino también a nuestro maltrecho Mar Menor.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar