Universidad e innovación

Un libro editado por la UMU muestra cómo fue el Santuario de Isis y Serapis en Carthago Nova

Un libro editado por la UMU muestra cómo fue el Santuario de Isis y Serapis en Carthago Nova

 

La publicación expone la importancia histórica y los trabajos de conservación acometidos en el que constituye uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes de Cartagena de las últimas décadas

 

Mañana, miércoles 15 de enero, será presentado en el nuevo Museo del Molinete de Cartagena, el libro “Santuario de Isis y Serapis (Insula II) Molinete/Cartagena”, publicado por Editum, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Murcia, en cuya edición han participado el Ayuntamiento de Cartagena, Fundación Repsol y el Consorcio Cartagena Puerto de Culturas. Será a las 11’30 en un acto en el que participarán María Belén Castejón, alcaldesa de Cartagena; José Luján, rector de la Universidad de Murcia; José Antonio Lorca, secretario autonómico para la Cultura de la Consejería de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia; Arantza Hernanz, subdirectora de Relaciones Institucionales de Fundación Repsol; Rosana López, directora de Editum, y José Miguel Noguera, en representación de los editores científicos del volumen.

 

El hallazgo del santuario de Isis y Serapis en el Parque Arqueológico del Molinete de Cartagena marca uno de los hitos más relevantes de la historia de la arqueología de la ciudad en el último cuarto de siglo. Según José Miguel Noguera Celdrán, Andrés Cánovas Alcaraz, José Miguel Madrid Balanza e Izaskun Martínez Peris, editores científicos de la obra, “el descubrimiento, acometido entre 2009 y 2017, nos pone ante los restos materiales, ahora ‘muertos’ pero capaces de proporcionar mucha información, de la religión isíaca, sentida por las gentes que habitaron en la ciudad hace casi 2000 años”.

Isis y Serapis, divinidades de origen egipcio, fueron las grandes deidades protectoras del comercio y la navegación marítima mediterránea. Su devoción se fue expandiendo y generalizando desde Alejandría, hasta el punto que, en época imperial, cada 5 de marzo se celebraba en todos los puertos la Gran fiesta de la Navegación, que conmemoraba la apertura oficial de la navegación marítima en el Mare Nostrum tras la pausa del invierno.

Según lo editores de la publicación, el hallazgo constituye “uno de los hitos más relevantes de la historia de la arqueología de la ciudad en el último cuarto de siglo” por su importante contribución al conocimiento de la historia y la topografía sacra de Carthago Nova durante los siglos I al III, ya que hasta la fecha solo se disponía de algunas inscripciones, monedas y algún escueto testimonio arqueológico. Según aseguran estos especialistas, se ha recuperado casi íntegramente el temenos del santuario –terreno consagrado a una divinidad delimitado por un muro–, lo que contribuye a conocer mejor la topografía urbana del área central de la antigua colonia.

 

Muy pocos santuarios conocidos arqueológicamente

Con el hallazgo del santuario isiaco de Carthago Nova se aumenta la nómina de santuarios conocidos arqueológicamente en la península ibérica, hasta ahora solo documentados en Emporiae, Baelo Claudia, Itálica y, tal vez, en Panóais.

Su buen estado de conservación ha permitido acometer, siguiendo los criterios establecidos en la Insula I del Parque Arqueológico del Molinete, trabajos de conservación-restauración y adecuación museográfica para su visita, convirtiéndose además en un potente recurso con que continuar potenciando la vocación cultural y turística de Cartagena.

Los editores aseguran que “concluida la excavación y puesta en valor del santuario en julio de 2017, y después de una primera fase de análisis e investigación, en el presente volumen presentamos a la comunidad científica y al público en general el santuario, sus caracteres históricos y arqueológicos más sobresalientes, así como los trabajos de conservación y rehabilitación acometidos para su socialización”.

Los resultados dados a conocer en este volumen son fruto del trabajo conjunto desarrollado en el Parque Arqueológico del Molinete por un amplio equipo de profesionales y colaboradores. La dirección científica del proyecto recae en la Universidad de Murcia. Sus responsables dedican esta obra a todos los habitantes de Cartagena ‘por su compromiso y corresponsabilidad con el patrimonio histórico y arqueológico de la ciudad’.

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar