Economia

Valoración de UGT con la subida del IPC en diciembre del 0,7%

LA TASA INTERANUAL DEL IPC ASCIENDE HASTA EL 0,7% EN LA REGIÓN DE MURCIA

El IPC de diciembre es un indicador relevante, que se utiliza como referencia habitual para la actualización de los salarios en la negociación colectiva. El 0,7% que ha alcanzado en la Región muestra un escenario de inflación moderada que deja mucho margen de mejora para que las pensiones y los salarios recuperen el poder adquisitivo perdido en años anteriores y participen de los beneficios del crecimiento económico

DICIEMBRE 2019

Base 2016

Índice de Precios de Consumo ( IPC )

Región de

 Murcia

España

% variación

S/ mes anterior

En un año

S/ mes anterior

En un año

1. Alimentos y bebidas no alcohólicas

-0,3

1,8

-0,2

1,7

2. Bebidas alcohólicas y tabaco

-0,2

0,4

-0,3

0,4

3. Vestido y calzado

-3,4

0,9

-2,1

0,9

4. Vivienda

-1,1

-5,5

-1,1

-5,0

5. Menaje

-0,2

-0,2

-0,1

0,6

6. Medicina

0,1

0,9

0,0

0,5

7. Transporte

0,3

3,5

0,7

4,0

8. Comunicaciones

-0,3

0,6

-0,2

0,7

9. Ocio y cultura

1,8

0,0

2,0

0,1

10. Enseñanza

0,0

1,5

0,0

0,9

11. Hoteles, cafés y restaurantes

0,2

2,0

-0,1

2,0

12. Otros

-0,1

0,9

0,2

1,4

ÍNDICE GENERAL

-0,3

0,7

-0,1

0,8

Según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el IPC, en tasa interanual en la Región de Murcia asciendehasta el 0,7%, cifra tres décimas superior a la registrada el mes pasado y apenas una décima inferior a la estatal.

Descienden, en términos interanuales, solo los grupos relativos a Vivienda (-5,5%) y Menaje (-0,2%). Crecen en el resto, pero especialmente y por encima del 1% en: Transporte (3,5%), Hoteles, cafés y restaurantes (2,0%), Alimentos y bebidas no alcohólicas (1,8%) y Enseñanza (1,5%).

En términos intermensuales, se produce una bajada de los precios del 0,3%, influenciada esencialmente por la bajada del grupo relativo a Vivienda (-1,1%) y, dentro de éste, de los precios de la electricidad y del grupo Vestido y Calzado (-3,4%), como consecuencia del inicio de las rebajas de invierno. Con repercusión positiva, destacan, en cambio, Ocio y Cultura (1,8%) y Transporte (0,3%), por el aumento que registran carburantes y lubricantes.

En cuanto al comportamiento de la inflación subyacente en la Región, que no tiene en cuenta productos muy volátiles en cuanto a su cotización como los energéticos o los alimentos no elaborados, cabe señalar que disminuye su tasa interanual, hasta el 0,8%, mientras que la estatal se mantiene en el 1%.

El IPC de diciembre es un indicador relevante, que se utiliza como referencia para la actualización salarial de numerosas rentas, pero particularmente para la actualización de los salarios en la negociación colectiva. El 0,7% que ha alcanzado en la Región muestra un escenario de inflación moderada que debe aprovecharse para que las retribuciones de las personas trabajadoras sigan recuperando el poder adquisitivo perdido en años anteriores y participar de los beneficios del crecimiento económico.

Por otro lado, y en promedio anual, la tasa interanual del IPC en la Región ha sido del 0,4%, lo que, puesto en relación con la subida media de los convenios (1,66%), permite cifrar el incremento salarial real en el 1,26%, en 2019. Un incremento, que aunque aún deba mejorarse y tenga que matizarse por el hecho de que el encarecimiento del precio de alquileres e hipotecas no se contempla en el IPC, da muestra de la importancia que tiene extender la cobertura y protección de la negociación colectiva y superar los bloqueos existentes para lograr un reparto más equitativo y justo de la riqueza que estamos generando.

Desde UGT, y dado que camina con ese mismo horizonte, valoramos positivamente que la primera medida del nuevo Gobierno de la Nación haya sido la revalorización de las pensiones conforme al IPC previsto (0,9%) y que incluya una cláusula de revisión para corregir posibles desvíos al alza respecto al IPC real, que se abonaría, en todo caso, antes de abril de 2021. No obstante, consideramos que la reforma de 2013 continúa estando vigente y que su derogación es necesaria para volver al consenso y arbitrar medidas de gestión, financieras e impositivas, si es preciso, que aseguren y permitan mejorar las pensiones en nuestro país, especialmente las mínimas.

La misma senda han de seguir los salarios, especialmente los más bajos, a través de un incremento del SMI, que sitúe este indicador en el umbral fijado por la Carta Social europea: el 60% del salario medio (actualmente unos 1.140 euros). Hay que consolidar, asimismo, en este 2020, la subida salarial comprometida, tanto en el Diálogo Social como en la negociación colectiva, hasta alcanzar el suelo de los 1.000 euros mensuales. Y es que, con carácter general, las rentas del trabajo tienen que entrar en una dinámica netamente expansiva, que lespermita ganar poder de compra, contribuir a la lucha contra la desigualdad y la pobreza y por supuesto, también jugar un papel destacado en la dinamización del consumo, la actividad y la creación de empleo.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar