Actualidad

ANSE adquiere la concesión de parte del dominio público y terrenos en las salinas de Marchamalo para promover la recuperación de la actividad salinera

Después de diversas denuncias y acciones de protesta desarrolladas desde principios de siglo, y tras el incumplimiento por parte de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia de acuerdos de la Asamblea Regional y declaraciones de responsables de la Consejería de Medio Ambiente, la Asociación de Naturalistas del Sureste ha adquirido, a través de la Fundación ANSE, 8 has de concesión del dominio público marítimo terrestre del sector Este de las salinas, y una finca de 7.000 m2 con una nave en ruinas, con el objetivo de promover la colaboración de las administraciones y entidades varias en la recuperación de la actividad salinera y mejora de la gestión de la biodiversidad del espacio natural protegido.

Las Salinas de Marchamalo son un enclave de elevadísimo valor ambiental y cultural, que cuenta con numerosas figuras de protección: Espacio Natural Protegido, LIC (Lugar de Importancia Comunitaria), ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves), ZEPIM  (Zona Especialmente Protegida de Interés para el Mediterráneo) y Humedal de Importancia Internacional Ramsar. Destacan las poblaciones del fartet, un pez endémico del Sureste de la Península Ibérica.

La Asociación de Naturalistas del Sureste, a través de su Fundación, ha adquirido la concesión del dominio público de las salinas de Marchamalo a la empresa Invertrés Diversos, en una superficie de algo más de 8 has (81.783,28 m2). La empresa había obtenido dicha concesión administrativa en el año 2010, y no había podido ejercerla hasta el momento por no haberse aprobado el proyecto de explotación de sal, a pesar de haber obtenido recientemente resolución judicial favorable. Por otra parte, la Fundación  ANSE ha adquirido a Merzea Renta, S.L. un terreno de algo mas de 7.000 m2 en el que se encuentran sendas naves en ruinas, con licencia del Ayuntamiento de Cartagena para construcción de almacén de sal.

El coste de los derechos de explotación del dominio público y los terrenos con nave en ruinas se elevan a algo menos de

70.000 €, que la Fundación ANSE pretende obtener con recursos propios y mediante donaciones de particulares y entidades diversas, para lo que emprenderá próximamente una campaña de donaciones a través de su web, similar a la que actualmente desarrolla para financiar la Zona de Especial Protección de la cueva de Las Yeseras (Santomera. Región de Murcia).

Nave en ruinas Salinas Marchamalo

Nave en ruinas adquirida para su restauración. ©P.García/ANSE

El Consejero de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca y Medio Ambiente ha remitido recientemente un escrito a la Ministra para la Transición Ecológica, en la que le traslada la petición planteada en la última reunión del denominado “Grupo de Ecología Lagunar”, dependiente del Comité Científico del Mar Menor, que han abandonado muchos de sus miembros, para que recupere las salinas de Marchamalo.

Para ANSE, la Comunidad Autónoma incumple así el acuerdo de La Comisión de Política Territorial, Medio Ambiente, Agricultura y Agua de la Asamblea Regional, que instó a finales de noviembre de 2016 al Gobierno autonómico a elaborar y ejecutar un Plan Integral de Protección y Recuperación de las salinas, tras una iniciativa del diputado de Ciudadanos Luis Fernández, que pidió un conjunto de medidas destinadas a «evitar la muerte de esta joya natural, que actualmente está en estado de abandono».

Consciente de la necesidad de iniciar con urgencia actuaciones encaminadas a la recuperación del proceso salinero como la mejor manera de conservar y recuperar la biodiversidad de las salinas, ANSE ha adquirido la propiedad y concesión indicada para demostrar a las administraciones que es posible recuperar la actividad salinera y gestionar el espacio con criterios de sostenibilidad mediante la venta de las cosechas de sal y otras actividades complementarias.

Salinas de Marchamalo

©P.García/ANSE

Por otra parte, la asociación considera imprescindible la colaboración de las administraciones regional y estatal en la recuperación de la actividad salinera, al igual que la de la empresa propietaria del resto de las salinas situadas fuera de dominio público, y que ya ha manifestado en diferentes trámites administrativos que considera esta actividad como carente de rentabilidad. En último extremo, y si esta colaboración no llegase, ambas administraciones deberían de plantearse la compra o expropiación del resto de las salinas, propiedad de Salinas de La Manga, S.L.

En el año 2009 ANSE presentó solicitud de concesión de las 16 hectáreas de dominio público de la zona Oeste de las salinas de Marchamalo a la Demarcación de Costas en Murcia, con el objetivo de intentar impulsar un proyecto de recuperación de la actividad salinera, pero contó con el rechazo de los propietarios del resto de las salinas (Hacienda La Tercia, S.L) y el trámite administrativo no continuó. ANSE pretende ahora reiniciar dicha tramitación para actuar de manera progresiva sobre la totalidad del dominio público.

Las Salinas de Marchamalo eran, junto con las Salinas de San Pedro, las únicas en la Región de Murcia que presentaban una lámina de agua permanente acogiendo un importante contingente de aves acuáticas reproductoras e invernantes, así como una interesantísima población de fartet (Aphanius iberus), un pececillo endémico amenazado. El resto de salinas del litoral se encuentra abandonadas (por ejemplo, las Salinas de Lo Poyo), o están siendo urbanizadas o lo serán en breve (caso de Mazarrón y Los Narejos).

Aunque la Comunidad Autónoma bombea agua a parte de los estanques salineros, el abandono de la actividad salinera está conduciendo a la desecación de parte los estanques y a una acumulación progresiva de sales y sedimentos, ya que éstos no se retiran. Ya entonces se advirtió que futuras inundaciones de los estanques, sin retirada previa de la sal ni de sedimentos arrastrados por las lluvias, produciría a medio plazo una degradación del humedal.

Resulta paradójico que esta degradación se esté produciendo precisamente después de que la Dirección General del Medio Natural de la Comunidad Autónoma invirtiese cuantiosos fondos comunitarios dentro de un proyecto LIFE para la conservación del fartet. Aunque la administración entregó ayudas a los propietarios para el mantenimiento de la actividad salinera, esta no se llegó a recuperar nunca.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar