Podemos vota a favor de la Ordenanza de Ruidos

Podemos vota a favor de la Ordenanza de Ruidos

PODEMOS VOTA A FAVOR DE LA ORDENANZA DE RUIDOS

En la Comisión de Urbanismo, el grupo municipal respalda la labor de los técnicos del Ayuntamiento y considera que la propuesta de ordenanza resulta del máximo consenso posible, respeta la legalidad, favorece la convivencia y defiende el interés general

En la Comisión de Urbanismo de hoy el grupo municipal de PODEMOS ha votado favorablemente a la propuesta de Ordenanza de Ruidos presentada por el Gobierno Municipal. La postura de la formación morada destaca la labor de los técnicos municipales encargados de elaborarla, cuyo profesionalismo e integridad están sobradamente probados.

Primeramente, a juicio de PODEMOS, la ordenanza propuesta resulta del máximo consenso posible, ya que se han asumido en el proceso más de la mitad de las propuestas presentadas por hasta 13 colectivos distintos.

Esta incorporación, que incluye propuestas de HOSTECAR, de los vecinos y de la Asociación de ambientólogos, denota pluralismo y flexibilidad en relación a la propuesta inicial.

En segundo lugar PODEMOS considera que la ordenanza propuesta es de sentido común y busca poner por delante el interés general, en un tema que no es fácil y en el que existen intereses diferentes,  algunos de ellos totalmente opuestos. Para CTSSP-PODEMOS el resultado ha sido una ordenanza que persigue un equilibrio entre esos distintos intereses: convivencia, ocio y cultura, respeto al descanso, y un respeto obligado a la legislación medioambiental.

Por último, la formación morada ha puesto de manifiesto que el debate de la ordenanza de ruido no puede quedarse ahí, y que en realidad debe servir como disparador para que el conjunto de la ciudadanía debata y planifica la Cartagena del mañana, y que las decisiones que se tomen tengan en cuenta los más diversos aspectos del urbanismo, entre los que deben figurar obligadamente: la vitalidad del casco urbano, el pequeño comercio, las fiestas tradicionales y el derecho de los vecinos al descanso, el ocio y la oferta cultural de Cartagena, ruido y afección en la salud de las personas, las recomendaciones médicas y científicas, el impacto de las maquinarias de limpieza, la protección especial en los espacios naturales y los núcleos poblaciones cercanos, las consecuencias las actividades industriales y las posibles formas de mitigarlos, etc.

Desde la formación morada demandan que todas estas cuestiones  sean abordadas de manera integral, y que tengan su correlato en el nuevo Plan General, ya que se trata de cuestiones que determinarán el urbanismo cartagenero de las próximas décadas.