Diseñan redes de comunicación para nanodispositivos médicos que transmitan desde el interior del cuerpo humano

Diseñan redes de comunicación para nanodispositivos médicos que transmitan desde el interior del cuerpo humano

La tesis de Sebastián Cánovas desarrolla nuevos modelos de gestión de

la energía mediante inteligencia artificial para sensores del tamaño

de un glóbulo rojo

8.dic.2020.- En la frontera del conocimiento, una de las últimas tesis

defendidas en la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) realiza

aportaciones para un nuevo tipo de redes de comunicación para

nanodispositivos de tamaño micrométrico que pueden suponer una

auténtica revolución en muchos campos, pero especialmente en Medicina.

La investigación doctoral de Sebastián Cánovas Carrasco, dirigida por

los profesores de la Escuela de Telecomunicación Joan García Haro y

Antonio Javier García Sánchez, diseña nuevas arquitecturas y técnicas

de comunicación para nano-redes orientadas a aplicaciones médicas como

la monitorización de un biomarcador y el envío de alertas tempranas en

tiempo real y desde el interior del paciente, mejorando

significativamente la eficacia a la hora de diagnosticar y tratar

enfermedades.

“Estos nanodispositivos son capaces de realizar tareas sencillas en

escenarios en los que equipos de mayor tamaño serían excesivamente

invasivos”, resalta el nuevo doctor por la UPCT.

Una de las aplicaciones con mayor potencial consiste en una nano-red

compuesta por dispositivos de tamaño micrométrico circulando por el

sistema cardiovascular para detectar diferentes patologías, como un

nivel elevado de bacterias en sangre o la detección de una cardiopatía

isquémica, pudiendo realizar lecturas muy precisas en tiempo real y

enviarlas inmediatamente a personal médico a través de Internet, como

se detalla en el último trabajo publicado en la revista científica

internacional IEEE Access.

Los investigadores también han desarrollado durante la tesis nuevos

modelos de gestión de energía para nanodispositivos o el uso de

políticas de transmisión inteligente usando algoritmos de inteligencia

artificial para optimizar el uso de los limitados recursos de un

nanodispositivo, todos ellos avalados por publicaciones en revistas

internacionales de alto impacto.

El tamaño de estos nanodispositivos puede llegar a ser de unos pocos

micrómetros cúbicos, no más grandes que un glóbulo rojo, por lo que

presentan diferentes limitaciones técnicas en términos de memoria,

capacidad de cómputo, cobertura y almacenamiento de energía. Estas

nanocomunicaciones transmiten en la banda de frecuencias de THz

(radiación de terahercios), situada entre las microondas y el

infrarrojo.