Los trabajadores de SAES se manifiestan por segunda vez en la puerta de Navantia por los bajos salarios de la empresa

Los trabajadores de SAES se manifiestan por segunda vez en la puerta de Navantia por los bajos salarios de la empresa

LOS TRABAJADORES DE SAES SE MANIFIESTAN POR SEGUNDA VEZ EN LA PUERTA DE NAVANTIA POR LOS BAJOS SALARIOS EN LA EMPRESA

LA FUGA CONTINUA DE PERSONAL ESTÁ AFECTANDO A PROYECTOS ESTRATÉGICOS NACIONALES, COMO SON EL SUBMARINO S80 Y LA FRAGATA F-110.

LA DIRECCIÓN DE SAES AFIRMA QUE ES IMPRESCINDIBLE MEJORAR LOS SALARIOS PARA ASEGURAR LA VIABILIDAD DE LA EMPRESA

Los trabajadores de SAES se manifiestan el miércoles 1 de junio en el interior de las instalaciones y en la puerta principal de Navantia en horario de 7-8h. Esta manifestaciónentra dentro del calendario de movilizaciones para dar visibilidad a un problema que viene de lejos y que no termina de solucionarse.

SAES es una empresa participada, tecnológica y especialista en acústica submarina,que desarrolla su actividad fundamentalmente en el ámbito de Defensa. Fue considerada empresa privada hasta el 2012, fecha en la cual pasó a ser empresa participada, con un 31,04 % efectivo estatal. Participa en proyectos estratégicos para el país, como son el nuevo submarino S80 y la nueva fragata F-110, ambos para la Armada Española. Estos proyectos se están viendo afectados por la situación que atraviesa la empresa, ya que, debido a los bajos salarios (muy por debajo de los salarios de mercado actuales), SAES está sufriendo una continua fuga de personal que se ha recrudecido en los últimos 4 años, cuando más de 28 personas han dejado la compañía (de un total de 100 personas aproximadamente de plantilla).  

Como empresa participada, SAES se ha visto afectada por las políticas de contención de gasto público, lo que ha imposibilitado durante muchos años pagar a los trabajadores (en su mayoría ingenieros y técnicos muy especializados) un salario acorde con el trabajoespecializado que desempeñan, además de poder implantar en la empresa una carreraprofesional, que actualmente no existe. La pérdida de personal cualificado en una empresa como SAES implica la pérdida de su mayor activo, el conocimiento adquirido por los trabajadores, en su mayoría con más de 13 años de experiencia, es decir, la pérdida de su “know how. Esto está poniendo en peligro la viabilidad de la empresa si el problema salarial no se soluciona a corto plazo, puesto que la fuga de personal cualificado continuará. La incongruencia viene en que esto está pasando en una empresa con solvencia financiera, que da beneficios, a la que no le faltan los proyectos, pero que no es capaz de retener el talento por culpa de los bajos salarios que no pueden actualizarpor ser una empresa participada.

Para solucionar este problema, la dirección actual de SAES ha preparado un plan estratégico que presentó a la Dirección General de Costes de Personal y Pensiones Públicas del Ministerio de Hacienda en diciembre del 2021. Es un documento que constata la viabilidad financiera de la empresa, las expectativas de proyectos y sufuturo prometedor, y que incluye un plan de desarrollo profesional para los trabajadores,con actualización de los salarios, como pilar fundamental del plan. Este plan estratégico está aprobado por Navantia (accionista de SAES) y SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales). Sin embargo, a fecha de hoy (junio de 2022), y tras más de 6 meses de espera, todavía no tenemos la resolución por parte de Hacienda.

Estas reivindicaciones ya se llevaron a cabo en el año 2018, con una huelga que concluyó con la firma de unas tablas salariales que nunca se pudieron aplicar por la ley de presupuestos generales del estado, que no permite el aumento de la masa salarial de las empresas públicas y participadas.

Desde el comité han querido resaltar queSAES es una empresa con beneficios, la cual,aunque ni su presupuesto ni las retribuciones de los trabajadores provienen de las arcas del Estado, está sufriendo medidas restrictivas tanto en su gestión salarial como en sucapacidad de contratación. Todo esto está impidiendo a una empresa como SAES, clasificada como estratégica para los intereses nacionales, ser más competitiva a nivel internacional y poder crecer. Han pasado ya más de 6 meses desde que llegamos a Hacienda y no entendemos por qué no llega la resolución”.