Cáritas reafirma su compromiso con la infancia más vulnerable de la ciudad de Murcia

Cáritas reafirma su compromiso con la infancia más vulnerable de la ciudad de Murcia

Cáritas reafirma su compromiso con la infancia más vulnerable de la ciudad de Murcia

Ante la decisión de reubicación de la Escuela Infantil Cayam

Ante las informaciones publicadas en las últimas horas sobre la reubicación de la Escuela Infantil Cayam en Los Rectores, en Murcia, Cáritas Diócesis de Cartagena manifiesta lo siguiente:

1. Reafirmamos nuestra apuesta por impulsar la actividad social de la Escuela Infantil Cayam con un traslado a unas nuevas instalaciones cedidas por la Diócesis de Cartagena, que reúnen mejores condiciones que el actual espacio en el que está ubicado. El edificio está debidamente preparado y equipado para el pleno desarrollo de la actividad de este proyecto, que pasa a estar localizado dentro de un núcleo de población, lo que supone una mejora sustancial con respecto al anterior emplazamiento, más alejado. Este traslado va a permitir ahondar en la dimensión de auténtica integración social que persigue este proyecto.

2. La Escuela Infantil Cayam de Cáritas es un centro de conciliación familiar que dispone de tres aulas para servicios educativos, un aula de psicomotricidad, un aula – siesta, una cocina, un comedor, dos almacenes, un patio de juegos, baños adaptados para los niños y niñas, y servicio de transporte escolar en un horario de 8:00 a 16:30 horas, lo que permite dar respuesta a las necesidades de familias trabajadoras vulnerables del municipio de Murcia.

3. El equipo de técnicos y voluntarios adscritos a este proyecto posee las habilidades, formación y capacidad necesarias para desarrollar su labor, de acuerdo a la normativa autonómica de centros educativos para menores de 0 a 3 años.

4. Las nuevas instalaciones permiten la acogida de un mayor número de niños y niñas, y seguir ofreciendo un servicio en el que no ha dejado de crecer la demanda, con lista de espera continuada. Los niños, como en las antiguas instalaciones, accederán al centro mediante un servicio de transporte escolar habilitado por Cáritas.

5. Este proyecto se incluye dentro de las acciones que desarrolla Cáritas Diócesis de Cartagena para la atención y promoción de la infancia vulnerable en las distintas etapas de su desarrollo. Además, este recurso permite a los progenitores conciliar su proyecto familiar y su desarrollo profesional en la lucha dentro de una estrategia de lucha contra la transmisión intergeneracional de la pobreza.

6. Cáritas Diócesis de Cartagena sigue comprometida con la formación orientada al empleo. Para ello, va a mantener en las instalaciones de Cayam de Cáritas en su actual emplazamiento en El Palmar la actividad de dos programas: uno de ellos dirigido a jóvenes que abandonaron el sistema educativo en su camino a la capacitación para ampliar su formación y favorecer al acceso con garantías al mercado laboral; y otro dirigido a personas adultas con dificultades de empleabilidad.

7. Cáritas Diócesis de Cartagena tiene un compromiso firme con el futuro de la infancia de la Región de Murcia en situación de vulnerabilidad. Esta es la razón por la que destina una cuarta parte de su presupuesto a proyectos sociales centrados en la atención y promoción de la infancia en situación de vulnerabilidad. Invertir en la infancia permite romper con las dificultades que afronta una generación que ha vivido sus primeros años en un hogar en situación de pobreza. El refuerzo educativo, el fortalecimiento de las relaciones familiares y sociales, las escuelas de educación infantil, los centros de conciliación familiar, las ludotecas, las actividades de tiempo libre saludable y las escuelas y campamentos de verano sirven para articular un repertorio de medidas de apoyo y seguimiento de Cáritas a las familias en situación o riesgo de exclusión social en la Región de Murcia.

8. Apelamos a la conciencia social de la ciudadanía murciana, que ha dado sobradas muestras de su generosidad y capacidad de acogida a la hora de apoyar la labor de Cáritas y proteger los derechos de las personas en situación de exclusión, especialmente, de todos los “descartados” de la sociedad a los que se refiere el Papa Francisco.