La fábrica de Estrella de Levante recibe el certificado ‘Residuo Cero’ de AENOR

La fábrica de Estrella de Levante recibe el certificado ‘Residuo Cero’ de AENOR

La fábrica de Estrella de Levante recibe el certificado Residuo Cero de AENOR

La certificación reconoce el trabajo de Estrella de Levante en la valorización del 98% de los residuos que genera en la producción de sus cervezas

Murcia, 28 de junio.- Estrella de Levante ha obtenido la certificación ‘Residuo Cero’ que otorga AENOR. Este certificado acredita el trabajo de las organizaciones por la valorización del 90% de sus residuos, evitando así, que su destino final sea el vertedero. En el caso de Estrella de Levante ha conseguido una tasa de valoración superior al 98 por ciento de los residuos generados en su actividad productiva.

“Esta certificación reconoce nuestro compromisopor la sostenibilidad y la economía circular. Uno de los pilares de nuestra estrategia por la sostenibilidades el reaprovechamiento los recursos que empleamos en todas nuestras áreas, desde la producción hasta la distribución”, explica Juan Antonio López, director técnico de Estrella de Levante.

De esta manera, la cervecera murciana trabaja por la circularidad desde el inicio de su actividad,llevando a cabo diferentes proyectos y líneas de investigación para el reaprovechamiento de los distintos subproductos, resultantes de la elaboración de cerveza. Ejemplo de ello es la reutilización delbagazo - restos de cascarilla del grano de malta -para su destinación para alimentación animal por su alto valor proteico. Además, Estrella de Levante también reaprovecha el CO2 resultante de los procesos de fermentación para la generación de energía, empleada en otros procesos de producción.

Estrella de Levante, con el objetivo de reducir su impacto medioambiental, instaló en 2019 una planta fotovoltaica en su fábrica de Espinardo, capaz de generar energía equivalente a 1.500 hogares en un año.

Otros de los proyectos de ecoeficiencia llevados a cabo por Estrella de Levante, es el lanzamiento del proyecto ‘Segunda vida’, gracias al cual aquellas terrazas retiradas de locales de hostelería son reacondicionadas para volver a reutilizarlas, reduciendo así el número de materiales y compras realizados por la cervecera murciana.