CCOO denuncia la improvisación de Educación y la falta de recursos invertidos para la vuelta a la presencialidad en 2º de bachillerato

CCOO denuncia la improvisación de Educación y la falta de recursos invertidos para la vuelta a la presencialidad en 2º de bachillerato

CCOO denuncia la improvisación de Educación y la falta de recursos invertidos para la vuelta a la presencialidad en 2º de bachillerato

El sindicato denuncia que la Consejería legisla a golpe de titular de prensa y sin invertir los recursos necesarios para aplicar las medidas ocurrentes que propone. CCOO ha realizado un sondeo y ha podido constatar el malestar existente en los centros educativos por la premura, la improvisación y la falta de recursos con la que se ha organizado la vuelta a la presencialidad en 2º de bachillerato.

Murcia, 20 de marzo de 2021

CCOO Enseñanza ha realizado un sondeo para comprobar cómo se va a acometer la vuelta a la presencialidad en esta etapa. Las conclusiones son claras: la ausencia de contrataciones de profesorado extra, el rechazo de los centros al apaño de las “aulas espejo”, la ausencia de dotación por parte de la Consejería de recursos materiales para adaptar los nuevos espacios en los que se impartirá clase en 2º de bachillerato y un malestar generalizado en los equipos directivos y el profesorado por el modo improvisado en el que se ha llevado a cabo la vuelta a la presencialidad.

El sindicato denuncia que, una vez más, la Consejería de Educación legisla a golpe de titular tomando medidas que los centros deben aplicar sin recursos extra para ello. Aunque es indudable que, como CCOO viene defendiendo desde el inicio de curso, el modelo semipresencial es un fracaso desde la perspectiva de la calidad educativa, la equidad y la inclusividad del sistema; forzar una vuelta a la presencialidad a escasas cinco semanas del fin de las clases en 2º de bachillerato no es más que una medida efectista para intentar paliar la mala imagen de la Consejería por su apuesta por el modelo semipresencial desde el inicio de curso.

CCOO ha podido comprobar cómo los centros educativos han tenido que hacer un gran esfuerzo para adaptarse a la vuelta a la presencialidad sin apenas apoyo de la administración. En el ranking de las ocurrencias descabelladas de la Consejería de Educación, lo de las “aulas espejo” (dividir a los grupos en dos aulas para que la mitad del grupo siga las clases en el centro pero de modo telemático) se lleva la palma. Llamar presencialidad a que el alumnado siga con el modelo semipresencial en el centro educativo, una especie de semipresencialidad presencial, representa la cuadratura del círculo y no aporta ningún valor educativo añadido con respecto  a la semipresencialidad que ya había. Afortunadamente, gracias al buen hacer del profesorado y de los equipos directivos, el recurso a las “aulas espejo” ha sido una medida adoptada de modo muy minoritario.

CCOO Enseñanza considera que lo más grave de esta vuelta low cost a la presencialidad es que el anuncio de la administración de que aportaría los recursos humanos y materiales necesarios, se haya quedado finalmente en nada. Los nombramientos de profesorado extra para desdoblar grupos constituyen una bestia mitológica, pues ni uno de los centros consultados ha recibido cupos extra para este fin. La adaptación de nuevos espacios para garantizar las distancias de seguridad (salones de actos, gimnasios, bibliotecas, etc.) se ha hecho a costa de los recursos existentes en los centros o, más grave aún, a costa del presupuesto que tienen asignados los centros para su funcionamiento. En algunos casos, los centros han tenido que invertir más de 6000 euros de su propio presupuesto para adaptar espacios sin esperanza de que la Consejería vaya a reembolsar esa cantidad.

Más sangrante aún es que, según ha podido constatar CCOO, un número pequeño pero significativo de centros no ha tenido que realizar adaptación alguna para volver a la presencialidad pues cumplían desde el inicio de curso con las condiciones para una presencialidad total en 2º de bachillerato. En estos casos, el malestar de la comunidad educativa no puede ser mayor: se ha forzado a estos centros a adoptar innecesariamente el nefasto modelo semipresencial durante todo el curso, para volver a la presencialidad cuando ya no queda tiempo para nada.

CCOO lleva, desde el inicio de curso, denunciando los graves efectos que la semipresencialidad tiene sobre la calidad de la educación, la equidad del sistema y su carácter inclusivo. En este sentido, desde el sindicato siempre hemos defendido la necesidad de que Educación proveyese los recursos materiales y humanos necesarios para garantizar una presencialidad segura en las aulas. El recurso al modelo semipresencial, sustituyendo de manera tramposa el concepto de ratio por el aforo, sólo fue una vía de escape que tuvo la administración para evitar invertir los recursos que se necesitaban para reducir ratios. Ahora, considera el sindicato, es demasiado tarde y esta vuelta low cost a la presencialidad no tendrá apenas efectos positivos sobre las nefastas consecuencias de la semipresencialidad.