Detenido un miembro de una organización criminal especializada en la introducción de ciudadanos extranjeros en España de manera clandestina

Detenido un miembro de una organización criminal especializada en la introducción de ciudadanos extranjeros en España de manera clandestina

Una operación policial en el marco de lucha contra el favorecimiento a la inmigración irregular

Detenido un miembro de una organización criminal especializada en la introducción de ciudadanos extranjeros en España de manera clandestina

El arrestado se trataba del conductor y patrón de una embarcación tipo patera que fue interceptada y asistida el 29 de octubre con 5 personas en su interior cuando intentaban acceder al país de manera irregular

El detenido llegaba incluso a repostar la embarcación en marcha con el peligro que conlleva para el resto de los tripulantes. Su principal objetivo era llegar a España

Ya había sido detenido hace aproximadamente un año cuando lideraba otra travesía clandestina que acabó en un naufragio y en la que un menor de 11 años perdió la vida

Murcia 06 de noviembre de 2020. La Policía Nacional ha detenido en Murcia a un importante miembro de una organización criminal  que se dedica a la introducción de ciudadanos extranjeros de manera clandestina en España haciendo uso de embarcaciones tipo patera.

El detenido se trataba de un paterista ya conocido por la policía. Hace poco más de un año ya fue detenido por la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de la Jefatura Superior de Murcia cuando, durante una travesía en la que intentaba introducir de manera clandestina en el país más ciudadanos extranjeros, naufragó. Naufragio que provocó la muerte de un menor de tan solo 11 años de edad y motivo por el que fue investigado por la Policía Nacional y cuya investigación culminó en su expulsión del país por orden la autoridad judicial.

Los investigadores han podido concretar que la organización a la que pertenecía el detenido organizaba viajes clandestinos a los inmigrantes cobrando por ellos la cantidad aproximada de 1.000 euros. Se trataban de travesías que duraban alrededor de 10 horas en una embarcación tipo patera y que no contaban con ninguna medida de seguridad que permitiera garantizar la integridad física de sus ocupantes.

En este último viaje, tripulantes y detenidos viajaban en una embarcación con 25 bidones de gasolina, de los cuales hacía uso para repostar la patera incluso con el motor encendido con el peligro que conllevaba tanto para él como para los tripulantes.

El paterista fue detenido por un delito contra el derecho de los ciudadanos extranjeros -favorecimiento a la inmigración irregular- y puesto a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia.