El Gobierno regional quiere completar la vertebración viaria regional con el impulso de cuatro carreteras de alta capacidad

El Gobierno regional quiere completar la vertebración viaria regional con el impulso de cuatro carreteras de alta capacidad

El Gobierno regional quiere completar la vertebración viaria regional con el impulso de cuatro carreteras de alta capacidad

El consejero de Fomento da cuenta de los avances técnicos en la reunión del Comité Técnico del Pacto Social por las Infraestructuras de la Región de Murcia

El Gobierno regional quiere completar la vertebración viaria regional con el impulso del Corredor Interior del Sureste, la vía de alta capacidad de la Bahía de Mazarrón y las autovías de Lorca-Caravaca de la Cruz y de Beniel. Así lo trasladó hoy el consejero de Fomento e Infraestructuras, José Ramón Díez de Revenga, durante la reunión del Comité Técnico del Pacto Social por las Infraestructuras de la Región de Murcia.

Estos cuatro ejes de comunicación son una prioridad recogida en el “gran acuerdo social” firmado por 41 entidades sociales, que el Ejecutivo regional está relanzando a través de los trabajos técnicos necesarios con el objetivo de “coronar la red de carreteras de la Región de Murcia”.

“El pacto promovido por el presidente López Miras en el Debate sobre el Estado de la Región de 2021, y firmado el pasado mes de junio, no fue un punto final, sino un punto de partida para trazar la hoja de ruta de las infraestructuras que necesita la Región de Murcia para garantizar su futuro de prosperidad”, destacó el titular de Fomento.

Señaló durante la reunión que “este tipo de ejes se convierten en vectores de actividad económica y de desarrollo por los lugares por donde discurren, por eso estamos impulsando las distintas tramitaciones de estas complejas infraestructuras, con el convencimiento de que son necesarios para mejorar nuestra cohesión territorial y aprovechar las oportunidades de crecimiento que posibilitan estas nuevas carreteras”.

La Consejería ha comenzado la tramitación de la vía de alta capacidad de la Bahía de Mazarrón con la aprobación del estudio informativo y el inicio del procedimiento ambiental, que establece el coste de la actuación en cerca de 60 millones de euros. Esta infraestructura pondrá fin a la congestión de la vía convencional de mayor intensidad de tráfico de la Región de Murcia, con seis millones de vehículos al año.

Igualmente, la Comunidad ha contratado la actualización del estudio informativo y del documento inicial de consulta ambiental de la autovía que une Lorca y Caravaca de la Cruz, para dar un nuevo empuje a esta infraestructura tan demandada por los empresarios y ciudadanos de ambas ciudades. Su ejecución supondría crear una conexión directa y ágil que enlace las cabeceras de las comarcas de la vertiente oeste, vertebrando ese territorio.

Además, el Ejecutivo regional quiere concluir lo antes posible la autovía de Beniel (RM-1) “esa vía de gran capacidad que promovió el Estado y que dejó inacabada en un bancal, para lo cual es necesario que el Gobierno central pague los 96 millones de euros que aún debe, según el protocolo firmado por ambas administraciones en 2017”, afirmó Díez de Revenga.

Las primeras transferencias que se otorgaron sirvieron para acometer las expropiaciones y los proyectos, y ya están completamente justificadas “prueba de ello es que se efectuó una última transferencia a finales de 2022 que está sirviendo para terminar de pagar las expropiaciones que se encontraban pendientes, el siguiente paso es que transfieran el resto del importe del protocolo para poder licitar el primer tramo de obras”, indicó el consejero.

Por último, el consejero habló del Corredor Interior del Sureste constituye otro de los proyectos estratégicos del Pacto y una apuesta del Ejecutivo regional “imprescindible para aumentar la vertebración del interior de la Región y la conectividad con las comunidades limítrofes de Andalucía y Comunidad Valenciana”.

La Consejería trabaja en documentos técnicos que avancen en el desarrollo de esta infraestructura “que posibilitaría la conexión de los tres ejes viarios de gran importancia entre el Sur y el Levante y descongestionará el tráfico de la autovía A-7. En concreto, se trata de unir la autovía que discurre entre el Altiplano-Valencia (A-33) con la que une Madrid con Murcia (A-30) y la de Almería y Sevilla (A-92N)”.