El plan ferroviario del Ministerio de Transporte elude apoyar al tren

El plan ferroviario del Ministerio de Transporte elude apoyar al tren

La Unión Europea propone cero emisiones para 2050

El plan ferroviario del Ministerio 

de Transporte elude apoyar al tren

El próximo martes 22 de septiembre es el día mundial sin automóviles, el día de los trenes, la marcha a pie y los desplazamientos en bicicleta. Forma parte de la Semana Europea de la Movilidad que tiene como lema: “Por una movilidad sin emisiones”. El tren de cero emisiones necesita ser eléctrico y que su potencia provenga de fuentes de energía renovable. La semana coincide con las consultas públicas a las que la evaluación ambiental estratégica está sometiendo el plan ferroviario que propone el Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana. 

Con la expresión “sin emisiones”, la Unión Europea pretende alcanzar, el año 2050, la neutralidad de carbono en las emisiones de gases con efecto de invernadero, GEI. Esa neutralidad se refiere a conseguir equilibrar la cantidad de dióxido de carbono emitido a la atmósfera con la cantidad eliminada de la misma por la actividad de la fotosíntesis de las plantas, la disolución en el agua del mar y las otras formas de absorción de carbono que tiene la naturaleza. 

La Agencia Europea del Medio Ambiente confirma un aumento considerable de las emisiones GEI del transporte, estos últimos años, respecto a los niveles de 1990, aunque diversos estudios indican que los desplazamientos en automóvil se han reducido en las grandes aglomeraciones urbanas. En concreto, las emisiones del transporte han aumentado un 28% entre 1990 y 2018, además de que la cuota de energía renovable utilizada por el transporte permaneció en el 8,1% en 2018, ambos datos subrayan la necesidad urgente de tomar medidas. 

Mas aquí, en España, el Ministerio de Transporte elude apoyar al tren. Por eso, la Coordinadora Estatal por el tren Público, Social y Sostenible, denuncia que el plan ferroviario que propone el Ministerio de Transporte no está en línea con las propuestas de cero emisiones para 2050 de la Unión Europea. Pues, si el Reglamento (UE) 1315/2013 señala para la Red Básica Ferroviaria Transeuropea que ha de estar formada por líneas electrificadas y de tráfico mixto para personas y mercancías, el Ministerio, en su propuesta de plan, denominada “Borrador Inicial de la Estrategia Indicativa del Desarrollo, Mantenimiento y Renovación de la Infraestructura Ferroviaria” interpreta el Reglamento, ley de obligado cumplimiento en España y los demás Estados Miembros, diciendo que propone “líneas de mercancías de al menos 100 km/h, 22,5 toneladas por eje y que permitan la circulación de trenes de 740 metros”, tratando de indicar que puede haber líneas para trenes de mercancías y, por tanto, líneas exclusivas para trenes de personas, cuando es nítido para la UE que las líneas de la red básica han de ser de tráfico mixto. 

También elude el Ministerio apoyar al tren, cuando no menciona en su borrador de plan que las líneas de la red básica han de ofrecer servicio ferroviario a las poblaciones de los territorios por donde discurren, y no dedicarse a prestar únicamente servicio a las grandes aglomeraciones urbanas. Es decir que no puede formar parte de la red básica ferroviaria una línea, como la nueva de Madrid a Barcelona, que solamente tiene cinco estaciones intermedias en una longitud semejante a la de la línea japonesa del tren bala, Tokio-Osaka, que tiene 16 estaciones intermedias, una cada 30 km.

Así mismo, deja de resaltar el Ministerio, en sus criterios de planificación, que al dotarse a los líneas de la red básica con la tecnología del sistema europeo de gestión del tráfico ferroviario “Ertms”, es factible la circulación de 443 trenes por día y sentido, permitiendo simultanear trenes de cercanías, trenes regionales, trenes de grandes distancias y trenes de mercancías, pues líneas férreas así dotadas en España están muy lejos de la saturación a corto y medio plazo, dado el número habitual de trenes que hoy circulan por las líneas españolas, a excepción de una línea de la red de trenes de cercanías de la Comunidad de Madrid que tiene trenes cada tres minutos.

En Ministerio resalta que uno de los requisitos de la UE es el ancho de vía “estándar UIC” para las nuevas líneas, sin atender la recomendación de que la red básica ha de basarse en líneas existentes y sólo excepcionalmente, y cuando sea necesario para el mallado de la red, se construirán nuevas líneas. Lo que sí señala el Reglamento expresamente en que las líneas con ancho de vía diferente al normal europeo de 1.435 mm, es decir las líneas que en España tienen ancho ibérico de 1.668 mm, no tienen por qué cambiar de ancho dado que existen tecnologías para el cambio de ancho, tanto destinadas a la infraestructura como destinadas a los trenes, locomotoras, coches y vagones. Luego no es necesario cambiar el ancho de vía de las líneas existentes para formar parte de la red básica. 

Caminar, andar en bicicleta y utilizar el transporte público colectivo siguen siendo las opciones de movilidad más ecológicas, mucho más que los patinetes o los automóviles eléctricos, según el informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente, publicado el pasado 3 de febrero de 2020.