Fomento hace una “enmienda a la totalidad” a los mapas de la CHS porque “no representan la realidad y tendrán graves consecuencias”

Fomento hace una “enmienda a la totalidad” a los mapas de la CHS porque “no representan la realidad y tendrán graves consecuencias”

Fomento hace una “enmienda a la totalidad” a los mapas de la CHS porque “no representan la realidad y tendrán graves consecuencias”

El consejero Díez de Revenga explica que se realizan con métodos “equivocados” y con “escasa fiabilidad porque contienen graves errores de naturaleza técnica y jurídica”

Insta al Gobierno central a gestionar los riesgos de inundaciones en origen “sobre el terreno, no sobre cartografía”, a través de actuaciones y obras de defensa de avenidas

 

La Consejería de Fomento e Infraestructuras ha presentado alegaciones al procedimiento de elaboración de los mapas de flujos preferentes publicados por la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), que hacen una “enmienda a la totalidad porque no representan la realidad y tienen escasa fiabilidad”, informó el consejero José Ramón Díez de Revenga, quien advirtió “de las graves consecuencias económicas y sociales que conlleva la aplicación de los mismos”.

El responsable regional explicó hoy las alegaciones presentadas por su departamento a estos mapas que “tienen una escasa fiabilidad porque contienen graves errores de planteamiento de naturaleza técnica y jurídica, y representan unas zonas de riesgo de inundación completamente alejados de la realidad”.

“Están viciados de nulidad por los graves errores de planteamiento con lo que previsiblemente acabarán siendo anulados por la justicia”, indicó el consejero que advirtió que “provocarán una gran litigiosidad por parte de los particulares que generarán unas responsabilidades patrimoniales de enorme magnitud pero para entonces, el daño estará hecho”.

Díez de Revenga instó a la CHS a la interrupción inmediata de cualquier procedimiento administrativo relacionado con estos mapas, la retirada de todas las resoluciones emitidas al respecto y el replanteamiento integral de este proceso cartográfico “para que sus resultados se ajusten a la realidad, y para que las limitaciones que impone sean proporcionadas al potencial daño que pueda ocasionar la inundación”.

Puso de manifiesto que “no estamos en contra de que se elaboren mapas de riesgos de inundación, pero sí exigimos a la administración competente que los acometa de forma seria y rigurosa, midiendo con cuidado las consecuencias de sus actos”.

Indicó que para una elaboración correcta de estos instrumentos se debería tener en cuenta que los resultados que reflejen dichos mapas “recojan exclusivamente los riesgos verificados y comprobados, y que dichos riesgos estén cuantificados en términos probabilísticos, bien calibrados”.

Además explicó que las limitaciones que se imponen por esos riesgos “sean proporcionadas a la gravedad de los daños que se puedan producir y que se contrasten las probabilidades de riesgo con los perjuicios que ocasionan las restricciones que se imponen”. También añadió que las metodologías que se empleen “deberían ser acordes a las particularidades climáticas de la zona donde se aplican”.

Actuaciones en cauces

El consejero destacó que la elaboración de unos mapas de riesgo “en ningún caso puede sustituir las actuaciones en los cauces que es lo que realmente protege a la población, y que tienen que estar bien deslindados, mantenidos y conservados”.

Instó al Gobierno central a gestionar los riesgos de inundaciones en origen, “sobre el terreno, no sobre cartografía”, a través de actuaciones y obras de defensa de avenidas para tratar de laminar y minimizar los posibles riesgos de los caudales que circulen cuando hay episodios de precipitación de carácter intenso, “que tan buenos resultados llevan dando a lo largo de los siglos”.

El consejero explicó que si estos mapas se hubieran aplicado en el pasado no se podrían haber hecho equipamientos tan importantes como el edificio del Ayuntamiento de Cartagena, la Estación de Tren del Carmen, o tampoco se podría haber ejecutado el soterramiento de las vías de tren a su paso por la ciudad de Murcia o el Hospital Morales Meseguer, son solo algunos ejemplos”.

Escasa fiabilidad técnica y jurídica

Díez de Revenga argumentó la “escasa fiabilidad” de los mapas publicados por la CHS porque las metodologías que han aplicado para calcularlos “son totalmente inadecuadas a las circunstancias de la Región de Murcia”.

El titular de Fomento explicó que se han utilizado “equivocadamente” modelos analíticos que fueron diseñados para cuencas pequeñas, para regímenes de precipitación sustancialmente menos extremos que el mediterráneo, y que en su propio diseño “ya adolecen de significativas limitaciones, por lo que todo hidrólogo sabe que sus resultados solo pueden considerarse meramente aproximativos”.

Además, “su traslado a la cartografía se ha efectuado sin ningún tipo de calibración empírica o comprobación práctica en campo, y han sido empleados para cuencas muchísimo más grandes de las prescritas, amplificando exponencialmente sus errores. Los resultados arrojados, por tanto, solo completamente alejados de la realidad y cuya desproporción se aprecia a simple vista”, dijo el consejero.

Indicó que, a pesar de haber reiterado en diversas ocasiones la necesidad de poder analizar las condiciones de contorno tenidas en cuenta para la modelización, esta no ha sido proporcionada.

Sobre las deficiencias jurídicas, el consejero manifestó que los mapas “están mutilando el derecho a la propiedad con un procedimiento administrativo incompleto porque solo han publicado los mapas en internet, sin hacer un procedimiento de deslinde de los cauces existentes con todas las garantías legales, de forma que no se permite al usuario alegar sus objeciones ni proteger sus derechos”.