El Gobierno regional incrementa casi un 15 por ciento el presupuesto y el personal destinado a atención a la diversidad

El Gobierno regional incrementa casi un 15 por ciento el presupuesto y el personal destinado a atención a la diversidad

El Gobierno regional incrementa casi un 15 por ciento el presupuesto y el personal destinado a atención a la diversidad

El presidente López Miras visita el Colegio San Antonio de Molina de Segura y participa en el ‘paseo solidario’ en torno al centro que han ideado dos alumnas con enfermedades raras

18.03.2024 El Gobierno regional ha incrementado este año un 14,5 por ciento el presupuesto de atención a la diversidad para llegar a una dotación total de 253 millones de euros, según indicó hoy el presidente del Ejecutivo, Fernando López Miras, durante su visita al Centro de Educación Infantil y Primaria San Antonio de Molina de Segura.

El presidente afirmó que “estamos redoblando esfuerzos” en la atención a la diversidad y recordó que “el apoyo al alumnado se presta en todas las etapas y permite ofrecer atención personalizada a los 17.545 alumnos de la Región con necesidades educativas especiales”. Estos alumnos están escolarizados en centros ordinarios con apoyo, aulas abiertas en centros ordinarios y en centros de educación especial.

López Miras informó de que este curso se han activado 13 nuevas aulas abiertas y la Región cuenta ya con un total de 157. De ellas, 102 se encuentran en centros educativos de Infantil y Primaria, 54 en Secundaria y una forma parte del proyecto de Vida Inclusiva, destinado a alumnos con 16 años que hayan cursado la enseñanza básica en centros de educación especial.

Asimismo, este curso escolar se ha llevado a cabo un incremento de la plantilla de orientadores, con 77 nuevos profesionales y un total de 500 en centros educativos. Además, hay más de 600 auxiliares técnicos educativos, con un aumento en los últimos cursos de 60 profesionales; 15 nuevos profesores técnicos de servicios a la comunidad; un incremento de 30 especialistas en pedagogía terapéutica y 45 más en audición y lenguaje.

Durante su visita, López Miras participó en el ‘paseo solidario’ en torno al Colegio San Antonio que han ideado dos niñas con enfermedades raras: Alba, de cuatro años, que padece el Síndrome de Leight, y Adriana, de ocho años, que sufre el Síndrome de Rett. Ambas son alumnas del centro que estudian en el aula de acogida. El objetivo del paseo no sólo es recaudar fondos destinados a tratamientos médicos, sino también sensibilizar sobre la importancia de la solidaridad en estos casos.

“Las enfermedades raras tienen un doble problema: el diagnóstico y la búsqueda del tratamiento”, recordó López Miras, quien agregó que la investigación de dichas patologías “debe ser un compromiso de toda la sociedad y de las administraciones”, de cara a proporcionar “los recursos suficientes tanto para la detección precoz como para aplicar el tratamiento”.

Las aulas abiertas son una medida educativa de carácter extraordinario que permite ofrecer apoyos individualizados a la escolarización del alumnado en centros ordinarios, con una atención personalizada y adaptación del currículo, en un entorno escolar normalizado.

El Gobierno regional continúa trabajando en el Plan de Inclusión Educativa con el fortalecimiento de la red de centros de atención educativa preferente, el impulso de la figura del coordinador de bienestar y protección, la mejora de la salud mental, la intensificación de las pruebas de diagnóstico precoz y el refuerzo de la Atención Temprana. También se están desarrollando programas de refuerzo educativo y de reducción del absentismo escolar, con el fin de ofrecer una atención individualizada a los alumnos y adaptar la enseñanza a sus necesidades.

Nueva cubierta para el colegio San Antonio

El Colegio San Antonio cuenta con cubiertas nuevas y placas solares que han permitido mejorar el aislamiento y la eficiencia energética de sus instalaciones, reducir el consumo eléctrico del centro y rebajar en verano hasta en ocho grados la temperatura interior. La inversión en estas obras ha sido de 172.000 euros.

Las obras, que comenzaron el verano pasado y ya están finalizadas, han consistido en la sustitución de todas las cubiertas, con una superficie total de 850 metros cuadrados y la instalación de 39 módulos fotovoltaicos, que propiciarán un ahorro energético y de emisiones de dióxido de carbono a la atmosfera de entre el 50 y el 75 por ciento.