El Gobierno regional valora el esfuerzo de las empresas en I+D como eje estratégico de sostenibilidad y protección del medio ambiente

El Gobierno regional valora el esfuerzo de las empresas en I+D como eje estratégico de sostenibilidad y protección del medio ambiente

El Gobierno regional valora el esfuerzo de las empresas en I+D como eje estratégico de sostenibilidad y protección del medio ambiente 

 

Juan María Vázquez visita las instalaciones de Repsol en Cartagena, en las que se proyecta construir una planta de hidrógeno renovable en el que la empresa prevé invertir 215 millones 

 

El Gobierno regional valora el “esfuerzo y la inversión de las empresas en I+D como eje estratégico de sostenibilidad y protección del medio ambiente”. Así lo puso de manifiesto el consejero en funciones de Medio Ambiente, Mar Menor, Universidades e Investigación, Juan María Vázquez, durante su visita al complejo industrial de Repsol en Cartagena, donde fue recibido por el director del centro, Antonio Mestre. 

Vázquez visitó las instalaciones de Repsol, que ha proyectado en su complejo industrial de Cartagena la construcción de una planta de hidrógeno renovable (también denominado electrolizador) que tendrá unacapacidad de 100 megavatios (MW). “Nos han transmitido que el proyecto se encuentra en fase de ingeniería, planificación de los trabajos y diseño de la planta y, de forma paralela, se avanza en la tramitación administrativa”, dijo. 

El proyecto, calificado por la Comisión Europea como ‘Estratégico y de Interés Común Europeo’ supondrá una inversión de 215 millones de euros y la generación de unos 1.100 puestos de trabajo en la fase de diseño, construcción, puesta en marcha y producción, prevista para 2026.  

A la visita al complejo industrial se unieron el secretario general adjunto de la Unión por el Mediterráneo, Álvaro Albacete, y el director de Partnership on Research and Innovation in the Mediterranean Area (Fundación PRIMA), Octavi Quintana. 

Repsol pondrá en marcha a finales de este año su proyecto de la planta de biocombustibles avanzados, con una inversión de 200 millones de euros. Este posibilitará la producción de combustibles renovables que se podrán usar en cualquier vehículo sin tener que hacer modificaciones en los motores actuales. Se trata de un proyecto que utiliza la economía circular como palanca de transformación, ya que consigue dar una segunda vida a residuos, como el aceite de cocina usado o restos de la industria agroalimentaria que, de otro modo, acabarían en un vertedero, transformándolos en materias primas. 

Juan María Vázquez destacó que “es de vital importancia que las grandes empresas sean un ejemplo tanto en innovación como a la hora de apostar por la Región con proyectos punteros, como Repsol, que, además de este electrolizador, está construyendo en Cartagena la primera planta de España de biocombustibles avanzados para ofrecer combustibles renovables a la sociedad”. 

La planta de hidrógeno renovable se enmarca en el consorcio formado por Repsol, que lidera la iniciativa, junto a Enagás Renovable y Engie, que permitirá la descarbonización de las industrias del Valle de Escombreras.  

El electrolizador, que se ubicará en el interior del complejo industrial, forma parte del plan de transformación industrial que desarrolla Repsol en sus centros productivos para avanzar en su objetivo de ser una compañía cero emisiones netas en 2050. El electrolizadorevitará la emisión a la atmósfera de más de 167.000 toneladas anuales de CO2, y contribuirá a la disminución del consumo de gas natural que utiliza la industria actualmente y, por tanto, a la consecución del objetivo marcado por la Comisión Europea de disminuir la dependencia energética del exterior. 

El hidrógeno renovable es uno de los principales vectores energéticos para alcanzar la descarbonización de la economía gracias principalmente a su versatilidad. El 90 por ciento del hidrógeno se usa actualmente en el sector industrial como materia prima en el refino, en la producción de amoníaco, en la industria del acero y en la química, principalmente”, explicó el consejero.  

Por ese motivo, la UE visualiza el despliegue del hidrógeno renovable en primer lugar en la industria y en aquellos sectores que no tienen en la electrificación una alternativa a corto y medio plazo para alcanzar la descarbonización. En el caso de Repsol, que es el primer productor y consumidor de hidrógeno en España, lo utiliza como materia prima en procesos industriales para fabricar combustibles y materiales poliméricos, esenciales para la movilidad, la construcción, el sector sanitario y el agrícola, entre otros sectores.