UGT exige a Educación que paralice inmediatamente el nuevo calendario de adjudicaciones por vulnerar los derechos laborales del personal docente

UGT exige a Educación que paralice inmediatamente el nuevo calendario de adjudicaciones por vulnerar los derechos laborales del personal docente

UGT exige a Educación que paralice inmediatamente el nuevo calendario de adjudicaciones por vulnerar los derechos laborales del personal docente

UGT Servicios Públicos denuncia que el nuevo calendario de adjudicaciones vulnera los derechos laborales del personal docente y afecta a la calidad de la Enseñanza del alumnado, por lo que este sindicato exige a la Consejería de Educación que paralice de inmediato el nuevo cronograma.

Al respecto, indicar que ayer, 19 de septiembre,  la Dirección General de Recursos Humanos  comunicó cambios en los actos de adjudicación de plazas, pero sin más aclaraciones.  Más tarde, los equipos directivos  de los centros recibieron el nuevo calendario a través de un correo electrónico en el que quedaba patente el maltrato de la Consejería hacia el personal docente interino.

La responsable de Enseñanza Pública de UGT Servicios Públicos, Toñi del Vas, critica las formas    de Educación y recuerda que  “llevamos años pidiendo que se realicen dos actos de adjudicación semanales, pero en lugar de atender a nuestras demandas, la Consejería de educación impone su voluntad y no  negocia absolutamente nada” al tiempo que aclara que “cualquier cambio en las condiciones laborales de los y las docentes se tienen que negociar obligatoriamente”.

Así, Del Vas considera que “lo más lamentable es que el resto de docentes de los centros  se verán afectados, dado que tienen que realizar sustituciones, ya que el nuevo personal no se incorporará hasta el próximo lunes, mientras los equipos directivos, que están muy indignados con la situación y nos han trasladado sus quejas,  se las tienen que ingeniar para cubrir sustituciones y guardias y, lo que es peor, nuestro alumnado y su educación son los más perjudicados”.

Así, considera que se trata de un nuevo recorte “calculado milimétricamente  y que hará que las bajas estén sin cubrir hasta 11 días, si es que la sacan al acto de adjudicación, porque se escudan en que tienen que ser bajas de larga duración”. Además, es muy probable que provoque otro efecto a largo plazo para interinos, ya que “va a ser muy difícil que puedan cobrar los meses de verano y llegar a los 255 días trabajados si continúan con esta táctica: negocio redondo para la Educación, mientras se merman los derechos de toda la comunidad docente”.

Por todo ello, UGT Servicios Públicos exige a la Consejería que paralice el nuevo cronograma de adjudicaciones y se siente a negociar las bases con las organizaciones sindicales de forma inmediata, ateniéndose a la normativa y “que deje de meter la tijera, con tal de ahorrar en algo tan importante como la calidad de la enseñanza de nuestro alumnado”.