UPA RECLAMA PRESUPUESTO REGIONAL PARA AYUDAR AL SECTOR AGRARIO

UPA RECLAMA PRESUPUESTO REGIONAL PARA AYUDAR AL SECTOR AGRARIO

Ante el incremento desmedido de los costes de producción

UPA RECLAMA PRESUPUESTO REGIONAL

PARA AYUDAR AL SECTOR AGRARIO

La organización recuerda que las ayudas no solucionarán por sí solas el problema y exige a industrias, operadores comerciales y distribución agroalimentaria el cumplimiento efectivo de la Ley de la Cadena Alimentaria.

UPA condena rotundamente, especialmente en estos momentos de crisis internacional, los comportamientos especulativos de unos pocos, que anteponiendo sus propios beneficios perjudican a productores y consumidores.

Murcia, 1 de abril de 2022. La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de la Región de Murcia (UPA-Murcia) ha reclamado hoy al Gobierno Regional que siga los pasos del nacional y habilite presupuesto para conceder ayudas directas a los sectores y explotaciones que peor lo están pasando como consecuencia del desmedido incremento de los costes de producción.

Las ayudas nacionales, un paquete importante que necesita ser complementado

“Valoramos el compromiso del Gobierno de España, que ha decidido asumir toda la cofinanciación permitida del fondo de crisis de la PAC, triplicando su importe hasta los 193’5 Millones de Euros y aportando otros 169 Millones de fondos propios para apoyar al sector lácteo, pero la dimensión del incremento de costes hace necesaria la colaboración de las Comunidades Autónomas para apoyar con ayudas directas a agricultores y ganaderos”, ha declarado el Secretario General de UPA en Murcia, Marcos Alarcón.

En opinión de UPA es imprescindible complementar desde las Comunidades Autónomas, con ayudas directas, el marco de apoyo elaborado por el Gobierno de España. “El Gobierno Regional no puede ser espectador ante la gravedad de la situación. En esta ocasión tiene que comprometerse presupuestariamente para que el conjunto de apoyos públicos alcancen la mayor eficacia, configurando un verdadero Plan Nacional de apoyo al sector agrario que alcance también a producciones y cultivos que carecen de ayudas de la PAC”.

Las movilizaciones unitarias del sector agrario que se celebraron el 16 de febrero en Murcia y el 20 de marzo en Madrid han obtenido hasta ahora respuesta del Gobierno de España y UPA espera que el Gobierno Regional convoque de urgencia a las Organizaciones Profesionales Agrarias para debatir y concretar las medidas que tienen que atender las peculiaridades regionales.

Exigencia del cumplimiento de la Ley de la Cadena Alimentaria

UPA recuerda que asegurar el abastecimiento a la población no pasa por las tiendas de distribución de alimentación, sino por garantizar a los agricultores y ganaderos la capacidad de seguir produciendo y, sin embargo, a día de hoy la viabilidad de los productores, especialmente las explotaciones familiares y los pequeños y medianos agricultores y ganaderos, corre un verdadero peligro de subsistencia.

Las ayudas son un instrumento importante de apoyo en un momento coyunturalmente muy difícil, ya que mejoran puntual y parcialmente la liquidez, pero la sostenibilidad de los productores pasa por asegurar unos ingresos por la venta de sus productos y producciones que cubran los costes de producción, recuerdan desde UPA.

En este sentido, UPA hace un llamamiento a la responsabilidad de industrias, operadores comerciales y distribución alimentaria, recordándoles la obligación de cumplir efectivamente lo dispuesto en la Ley de la Cadena Alimentaria. A este respecto, Marcos Alarcón ha avanzado que “UPA se va a empeñar en identificar ante la Agencia de Información y Control Alimentarios a aquellos operadores sobre los que existan indicios de no respetar la Ley, a fin de que sean expedientados y, en su caso, sancionados y dados a conocer su identidad y marca a todos los consumidores”.

Rotunda condena a los especuladores

La organización agraria recuerda por último que los ciudadanos europeos están padeciendo las consecuencias económicas de la invasión de Ucrania por Rusia, consecuencias que siempre son más graves para los más débiles y en este contexto, resultan especialmente condenables los comportamientos especulativos de unos pocos que, desde su posición en los mercados y la cadena alimentaria perjudican por igual a productores y consumidores con el único fin de su enriquecimiento particular.