Región

Cuatro fincas de la Región adaptan la agricultura de secano al cambio climático

Cuatro fincas de la Región adaptan la agricultura de secano al cambio climático

 

A través del proyecto Life AMDRYC4, que se desarrolla en Murcia, Lorca y Caravaca de la Cruz desde 2017 y que está a punto de concluir

 

La Comunidad es socio de la experiencia que cuenta con una inversión de 1,8 millones de euros

 

 

La promoción y fomento de la adaptación al cambio climático por parte de la agricultura de secano en áreas mediterráneas para fortalecer su función mitigadora como sumideros de carbono e incrementar el carbono orgánico del suelo es el principal objetivo del proyecto Life AMDRYC4, que se desarrolla desde septiembre de 2017 con un presupuesto de más de 1,8 millones de euros, cofinanciado con fondos europeos, y que concluirá a final de año.  

 

El director general del Medio Natural, Fulgencio Perona, que visitó hoy la finca experimental de Corvera (Murcia), una de las cuatro de la Región donde se llevan a cabo los trabajos, explicó que la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente es socio de este proyecto, que coordina la Universidad de Murcia y en el que también participan la consultora Ingeniería del Entorno Natural, la organización profesional agraria COAG-IR y la entidad Nueva Cultura por el Clima.

 

Las parcelas sobre las que se desarrolla el proyecto se emplazan, además de en Corvera, en Xiquena y Nogalte (Lorca)  y el Moralejo (Caravaca de la Cruz), con una superficie próxima a las 20 hectáreas, y en función de las líneas básicas estimadas en proyectos anteriores en zonas similares, e indicadores específicos se espera conseguir una disminución de entre 9-6 toneladas al año de pérdida de suelo, un 10 por ciento; un aumento de 0,5-1 toneladas de carbono orgánico en el suelo, con un 0,4 por ciento de ganancia; mientras que se espera un aumento de fertilidad y biodiversidad de hasta un 2 por ciento; todo lo cual repercute en una disminución de la desertificación.

 

En cuanto a los objetivos específicos de este proyecto Life, Perona destacó la implementación de soluciones tendentes a la adaptación al cambio climático basada en ecosistemas; el desarrollo de metodologías e indicadores para cuantificar y evaluar impactos producidos en el aumento de carbono y lucha contra la desertificación de suelos agrícolas de secano mediterráneos; o la contribución a mejorar el conocimiento práctico de estos sistemas agrícolas, mediante la modelización de la contabilidad de carbono orgánico para valorar la adaptación al cambio mediante la integración del análisis del coste/beneficio.

 

Además, se trata de incentivar la transferibilidad y replicabilidad de acciones del proyecto mediante la participación de los agentes interesados, con promoción de acuerdos voluntarios de los agricultores y creación de la Entidad de Custodia del Territorio; y el fomento del desarrollo sostenible, inteligente e integrado, mediante la mejora de suelos agrícolas de secano, con el fin de favorecer la fijación de población al territorio, la economía verde y circular y la generación de empleo rural.

 

Finalmente, el proyecto persigue contribuir a la gobernanza analizando instrumentos financieros existentes y formular nuevas propuestas para la sostenibilidad del proyecto una vez finalizado; e informar, sensibilizar e incentivar a los actores involucrados en la sostenibilidad de sistemas agrícolas de secano para que se produzca un cambio en la actitud y cultura empresarial, que permita avanzar en una economía baja en carbono.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba