Universidad e innovación

Descubierto un santuario íbero en el yacimiento arqueológico de Santomera, investigado por la UMU

Descubierto un santuario íbero en el yacimiento arqueológico de Santomera, investigado por la UMU

La excavación de Santomera extrae los restos de un poblado ibérico que se originó en el siglo V a. C. y que estuvo habitado hasta su declive en la Segunda Guerra Púnica y la caída de Qart Hadasht en el 209 a.C.

El yacimiento de Balumba, en Santomera, esconde muchas incógnitas. Si hace unos meses, la Universidad de Murcia (UMU) se hacía eco del descubrimiento de una torre ibérica de grandes dimensiones por parte del grupo de investigación del doctor en Historia José Ángel Ocharán, esta vez los arqueólogos, entre los que participan alumnos de la UMU, han hallado un santuario con varios utensilios reseñables.

Restos de un santuario

Por ejemplo, pequeñas figuras fabricadas en metal que se utilizaban como ofrendas para las divinidades, una de ellas se trata de un sello que tiene grabado el símbolo esvástico o también llamado tetraskel levógiro, que representaba al sol. Este elemento constata que el lugar era un espacio de culto, ya que se asocia a santuarios y necrópolis desde la prehistoria.

Este objeto se encontró dentro de un agujero en el suelo, tapado con una piedra de molino a modo de tapadera, y junto con otros elementos como accesorios personales, monedas y reproducciones de armas en miniatura, además de un cuenco de entre 15 y 20 cm con hasta 10 cm de profundidad, aplastado pero en buen estado de conservación. Todo esto indica que se trata de una “favissa” o ofrenda oculta que se llevaban a cabo entre los siglos IV y III antes de Cristo.

También se han encontrado vasos cerámicos con forma de cáliz que serían utilizados para realizar libaciones o lo que es lo mismo, derramar un líquido como ofrenda a una deidad. Con ellos también había cerámica de lujo importada desde Ática, en Grecia y un kylix de imitación ibérica, que consiste en una especie de cáliz más aplanado que se usaba también en las ceremonias rituales.

Este yacimiento de la sierra de Santomera también cumple otra de las características necesarias para ser un espacio de culto y es que tiene orientación oeste, en dirección a la puesta de sol y dispone de un nacimiento de agua.

Cueva a descifrar

En una primera fase de excavación se halló un lingote con una epigrafía que determinaría su propiedad o su peso, éste último estaría relacionado con los sistemas fenicio-púnicos, cuyas medidas se encontraron representadas en la torre hallada con anterioridad en este mismo yacimiento. “Son piezas especiales, porque no hay lingotes ibéricos salvo el que hemos encontrado en Santomera. Es muy posible que estemos ante un patrón en la estandarización de los pesos y medidas, lo que sería muy interesante” comenta José Ángel Ocharán, jefe de la excavación.

El lingote se encuentra en fase de análisis para determinar su utilidad y posible utilización, para ello se está estudiando otro similar que coincide en peso (3450 gramos) y además se compara con las medidas de una moneda cartaginesa, el shekel.

Además aparecieron más productos relacionados con la metalurgia, como un crisol, utilizado para fundir metal con restos de una colada de plomo en su interior, restos de fogatas y grandes contenedores posiblemente utilizados para almacenar agua y enfriar los materiales. También fueron encontradas balas de plomo, llamadas “glands”, que se empleaban para ser lanzadas con hondas.

La cueva, que en un primer momento se catalogó como un taller de metalurgia, dio un giro cuando en las siguientes capas comenzaron a aparecer restos del santuario, lo cual plantea a los expertos el reto de aclarar la vinculación entre el taller y los ritos que también se llevaban a cabo en la cueva. Ya existe un precedente en la Región, en el Santuario Rupestre Ibérico de La Nariz, en Moratalla, donde se vincularon las labores plúmbeas a espacios sagrados.

Yacimiento con potencial

Esta excavación, llevada a cabo por la Asociación Patrimonio y el Ayuntamiento de Santomera en colaboración con la Universidad de Murcia, ha terminado ya tres campañas con grandes avances en sus investigaciones, y no descartan más hallazgos de relevancia en las próximas debido a la “enorme potencia arqueológica del lugar”, comenta José Ángel Ocharán.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba