Actualidad

Detenidos en la Región en un operativo más para acabar con la explotación laboral en el sector agrícola

En la operación de la UCRIF ha caído el cabecilla de la organización y sus hombres de confianza

La Policía Nacional ha detenido a trece personas en un operativo más para acabar con la explotación laboral en el sector agrícola en la Región de Murcia

Seis meses de operación contra una red criminal que se aprovechaba de la precaria situación personal y laboral de sus víctimas, ciudadanos extranjeros en situación irregular,explotándolas en el campo

Eran obligados a trabajar en torno a 12 horas al día y su salario dependía de la fruta que recolectaban. Cobraban por cada caja 60 céntimos

Murcia 16 de marzo de 2021. Agentes de la Policía Nacional han detenido en la Región de Murcia a trece personas en el marco de una operación para luchar contra la explotación laboral de ciudadanos extranjeros en el sector agrícola. Cinco de los detenidos eran los encargados de dirigir el entramado, se trataba del líder de la organización y sus cuatro hombres de confianza.

La Unidad Contras las Redes de Inmigración y Falsedad Documental de Murcia (UCRIF) ha investigado a la organización criminal durante 6 meses, comprobando no solo la explotación laboral sistemática a la que eran sometidas sus víctimas, sino también la especialización del entramado, así como su cuidado para no ser descubiertos, instaurando dentro de la banda un sistema de organización jerárquica para la explotación laboral de ciudadanos extranjeros en situación irregular.

Los jefes de cuadrilla, el nivel inferior de la organización

La Policía Nacional acabó en la operación con todos los escalones jerárquicos del entramado, desde el líder de la banda y su lugarteniente, hasta los integrantes de la organización que ocupaban el escalón inferior, los jefes de cuadrilla. Estos se encargaban de controlar y trasladar a los trabajadores en furgonetas por las diferentes explotaciones agrícolas de la Región de Murcia. Eran quienes ejecutaban las órdenes que venían desde arriba y se encargaban del pago del salario, un sueldo que dependían de la cantidad de fruta recolectada. Cada caja se pagaba a 60 céntimos en unas jornadas de trabajo que podían superar las 12 horas diarias.

La investigación ha concretado que podrían estar explotando de manera simultánea a alrededor de 70 trabajadores. La organización se aprovechaba de la difícil situación laboral y personal de sus víctimas, todas ellas en situación irregular en el país, para explotarles laboralmente.

Se ha tratado de una operación policial que culminó el pasado día 10 de marzo con la total desarticulación del entramado. Se detuvieron a 8personas por infracción a la ley de extranjería, y lo más importante, al líder del entramado y a sus hombres de confianza, cinco varones con edades comprendidas entre los 26 y 48 años de edad, marroquíes y nicaragüenses que fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia como presuntos autores de un delito de pertenencia a organización criminal, delito contra el derecho de los trabajadores y favorecimiento a la inmigración irregular.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba