Opinión Deportes

Éibar-Cartagena: cuando los goles adversos madrugan más que nunca…y la reacción sin fruto del Efesé (2-1), Guillermo Jiménez

EL ÉIBAR, UN EQUIPAZODE ARMAS TOMAR

Corolario: en el minuto 5, el primer balazo; en el minuto 9, el segundo pildorazo.Marc Martínez no lo pudo evitar. Y gracias al porterazo catalán, que sino habría caído en las redes una manita.

Nunca en esta Liga Smart del averno le habían metido  al Cartagena un gol tan tempranero. Hasta la presente fueOlaetxea (Amorebieta) a los 13 minutos el más madrugador, y después Manu Barreiro (Lugo) a los 17, seguido de Sadiq (Almería), a los 19, y no sigo.

Parecía que el Éibar había sacado desde el primer momento la ametralladora de mano para, como buen equipo armero, pasar por las armas al FC Cartagena, que acudía a comerse el mundo en Ipurúa en su mejor momento, tras el 1-0 al entonces líder Sporting (pues, macho, si llega a comparecer en la peor de las situaciones, les meten 10). Los eibarreses se agarraron topiqueramente  al a quien madruga Dios le ayuda y menos mal que, tras el 2-0, se detuvo la cosa, doña Rosa.

Terror me da pensar lo que hubiese podido suceder en el terreno norteño. El equipo eibartarra habría mandado a la chatarra al Efesé con toda facilidad y se habría quedado tan pancho. El Cartagena del primer tiempo, o del primer cuarto de hora en concreto, cerca del fresco río Ego habría visto romper su propio ego.  Para más inri o recochineo Gaizka Garitano prescindió del talentoso jugador talismán del Éibar en versión 2021-22, Juan Diego Molina ‘Stoichkov’, en el banquillo. El de esta noche habría sido su séptimo partido enfrentándose a la escuadra ícue: cuatro veces lo hizo con la Balona Linense,  dos con el Sabadell y la oportunidad de Ipurúa. Pero Gaizka  se permitió el lujo de no contar con el portento del futbolista pichichi, con 7 goles, los mismos con los que cuentan sus colegas de tiro Umar Sadiq y Rubén Castro, también peloteros de otras galaxias.

 

Edu Expósito, uno de los jugadores más costosos del Éibar

Los que mejor conocían el terreno eibarrés eran Luna y Pablo de Blasis quienes han disputado en él decenas de partidos como jugadores locales.  Es un rectángulo que en su cotejo, en dimensiones, con el de Cartagonova pierde por 2 metros más de largo y 3 metros más de ancho. El dato es laxo, pues no sirve para mucho. El 2-1 es inamovible aun cuando el Efesé rozó el empate. El 2-2 quedó muy cerca y de hecho lo marcó Rubén Castro (85′) pero el VAR delató falta previa en ataque de su compañero Ortuño. La polémica estuvo servida y la decepción en un puño.

SE DEJARON LOS COJINES EN EL CAMPO

Pero, vamos, que el muy digno Cartagena de la segunda parte se dejó los cojines en el campo y acosó como debía hacerlo ante la inferioridad numérica azulgrana. Mas el Eibar se parapetó en una defensa de 5 tipos geos, aizcolaris, altos y fortachones y una sub barrera de 3 por delante,  para colocar freno a la plena ofensiva de los albinegros. Hasta Gastón Silva jugó unos minutos postreros como un delantero más.

Desesperadamente. Pero los armeros tampoco renunciaron a los latigazos de las contras. Se daban un respiro. Yo le concedo este viernes mucho mérito al esfuerzo del poderoso equipo con piezas como el vallisoletano Quique González(cobra 800.00 euros por campaña, aunque hace tres años percibía 1,5 millones en Osasuna); el madrileño Javi Muñoz, ex Mirandés, un caballo incansable trotador; el argentino ex Málaga, Blanco Leschuk (800.000 euros de contrato), Edu Expósito, con una retribución de 3,5 millones; José Corpas (1 millón, casi tres veces más que cobraba en el Almería). Y el gaditano Stoichkov (2,5 millones). Es el equipo, como descendido de categoría,  con mayor tope salarial en Segunda: 30 millones; seguido del Valladolid, con 29 y Leganés, 26.

De nuevo Gallar  Falguera, jugador de Primera, se echó el saco de su escuadra a las espEaldas y, arrancando con vértigo desde atrás, llevaba un peligroso oleaje. Pero solo marcó el pequeñito de la clase Pablo de Blasis (60′) que representó la clásica y extendida pantomima de no celebrarlo con aspavientos eufóricos por su pasado armero. Vale, pibe.

Al menos esta vez, al contrario que en Las Palmas, todos los albinegros se dejaron los ‘cojines’ en el campo y esa actitud la afición lo valora y sirve de estímulo para animarse con miras a hincarle  los colmillos el sábado día 30, a las 21:00 hora cantonal,  al famoso botillo del Bierzo (hecho con rico cerdo marrano) con el que se alimenta la fuerte Ponferradina, que da ración doble a Yuri, su estrella.

LA EXPULSION: LA ‘TOÑA’ DE TOÑO A ÁLEX GALLAR

Pero en el minuto 43 se cambió el curso no del río Ego sino el del partido, que comenzó a ser del sorprendido Cartagena. Se autoexpulsó  el madrileño Toño, ex Levante, por agredir sin balón en juego a Álex Gallar (el acta dice que Toño,  en vez de tirarle del moño, como no podía ser de otra manera, le atizó una ‘toña’ en el cuello, y el Efesé pasó a representar el papel de amo. Dueño y señor del campo de juego con la Escritura de propiedad bajo el brazo que no soltó hasta el 90+3 que decretó el notario Rubén Ávalos Barrera, del Ilustre Colegio Catalán.

 

!Qué grande es Gallar!

 

No es que el barcelonés igualadino Rubén Ábalos Barrera sea más ladino árbitro burriciego, el tío, con bastante experiencia en Segunda, pero a priori su nombre chirriaba para la Efesemanía desde que en el balance de los dos enfrentamientos Mallorca-Cartagena, la pasada campaña, pitó 3 penaltis a favor de los de las ensaimadas, dos en el Cartagonova y uno en Son Moix. Puestos en duda los tres castigos, con este antecedente los cartageneros expertos en arbitraje, como Juan Carlos Pelegrín, no daban  dos céntimos de euros por la suerte pitante en esta salida a Éibar.

LOS CAMBIOS TEMPRANEROS DE LUIS CARRIÓN

El innovador Luis Carrión, en la agenda del Barça para relevar a Koeman el 1 de julio de 2022,  sorprendió al decidir que los primeros cambios en su equipo se anotasen en el minuto 38, sin esperar al descanso: Boateng por Cayarga y Okazaki por Dauda. El entrenador buscó el antídoto pero no pasó del intento. Hizo lo posible y lo imposible metiendo aAlfredo Ortuño por Bodiger (un tío más al ataque ) y en el 82′ salió Domingo Neskes por Luna y también David Simón por Delmás.

Comenzaron con un esquemático 1-4-4-2 y acabaron con un 1-10, si nos descuidamos.

LA HISTORIA DEL ANTERIOR ÉIBAR-CARTAGENA 

Érase una vez, no un cuento, sino una realidad: la primera ocasión que el Cartagena acudía al estadio Ipurúa, en Éibar, fue en la década de los 60 para jugar uno de esos partidos fundamentales entre dos equipos vitalizados. Era una fase de ascenso a Segunda División, desde una muy potente Tercera, para solventar una tremenda eliminatoria a doble encuentro que aún no era definitiva. Intentar ascender representaba algo así como tener que sacar de la dársena del puerto, buceando que te ahogas, en el fondo cuatro diminutas alcayatas, lol mismo da que fuesen fabricadas en China o en Mondragón. En aquel primer match con los norteños azulgrana se registró un marcador adverso para los blanquinegros, 2-0, pero en la vuelta el triunfo del Efesé, por 1-0 del delantero andaluz Ramoncito  en El Almarjal, resultó insuficiente.

Me lo refresca mi contemporáneo en el fútbol y gran aficionado Simón Ruiz Ferrer, quien además es socio de número bajísimo. No recuerdo mucho más, salvo que con los cartageneristas jugaba de delantero Luis Vitaller Domenche, un zaragozano de Villanueva de Gállego,  que vino en 1961 de paso a la ciudad, fichado por el recordado don Herminio Campillo Castillo y donde el maño se casó con una guapa cartagenera y siguió en la trimilenaria urbe hasta su fallecimiento en 2015. Fue empleado bancario en el Popular.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba