Sociedad y Cultura

El Baluarte nº 9 de la Muralla recupera parte de su esplendor

Muralla de Carlos III

El Baluarte nº 9 de la Muralla recupera parte de su esplendor

28.12.20.- Nueve meses después del derrumbe provocado por las fuertes lluvias caídas en Cartagenaen marzo, un fragmento del Baluarte número 9 de la Muralla de Carlos III vuelve a alzarse majestuoso, ante la mirada curiosa de las personas que circulan en bicicleta, hacen deporte o, simplemente, pasean por sus proximidades, gracias a las obras de rehabilitación efectuadas por una empresa especializada en la reconstrucción de monumentos que son Bienes de Interés Cultural (BIC) y que fue contratada por el Arsenal de Cartagena.

Para la Armada, esta obra ha supuesto un gran esfuerzo económico, ya que el coste total de la rehabilitación ha alcanzado los 327 mil € (un 7,5 % del presupuesto ejecutado por el Arsenal de Cartagena para el mantenimiento de las infraestructuras), y técnico, por ser el Baluarte un monumento histórico catalogado como BIC que precisa de la aprobación de un proyecto de actuación por parte del Ministerio de Cultura y Deporte, en cumplimiento de la Ley 16/1985, de 25 de junio, de Patrimonio Histórico Español, y de un seguimiento arqueológico continuo durante todo el proceso de rehabilitación. Paralelamente, el conjunto de actuaciones ha permitido adquirir un mayor conocimiento, desde un punto de vista arqueológico, de la tipología constructiva de los baluartes de la Muralla de Carlos III. En este sentido, durante la ejecución de la obra, se encontraron elementos de los que no se tenía conocimiento de su existencia: arcos de descarga, arcos de arriostramiento interno, atarjeas y restos de otro parapeto.

Por otro lado, y como parte de las actuaciones previstaspara la conservación y mantenimiento del Patrimonio Histórico Español asignado a Defensa y, en particular, a la Armada, se ha procedido a la limpieza y cepillado de la parte de la muralla de Carlos IIl que rodea al Arsenal, aunque esa actuación se ha visto mancillada por el comportamiento incívico, una vez más, de uno o varios gamberros que han dañado algunas partes de su lienzo con varios grafitis. Cartagena, y los cartageneros, no se merecen tales actitudes.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba