Sociedad y Cultura

El colapso judicial demora los divorcios surgidos en la COVID-19

El colapso judicial demora los divorcios surgidos en la COVID-19

Si deseas obtener el divorcio, es muy probable que no logres la separación legal hasta dentro de un año, o puede que incluso de dos. Y es que la pandemia causada por la COVID-19 ha traído más consecuencias que aquellas puramente sanitarias. La convivencia prolongada, causada por el período de confinamiento, ha disparado la necesidad de contar con un buen abogado de familia para mucha gente; pero la situación general, la falta de personal y la saturación del sistema que ya sufría el país han provocado un colapso preocupante.

Actualmente, los divorcios se han convertido en uno de los procesos legales que más han aumentado en España, pero también en uno de los que más cuesta llevar a cabo.

Un panorama desolador


Antes de que comenzara la pandemia, los juzgados de familia ya estaban sobrepasados. Las citas para medidas urgentes y cautelares, denuncian algunas voces, podían ser a cuatro o cinco meses vista. Esta situación, no obstante, se vio agravada cuando se tuvo que paralizar toda la actividad del país a causa de la irrupción del coronavirus. En ese momento ya se podía intuir que retomar todos los asuntos suspendidos iba a resultar problemático.
Uno de los principales problemas para aligerar la carga de procesos pendientes llegó, sin embargo, de la mano de un inesperado aumento de las demandas de divorcio. La convivencia forzada y prolongada durante los peores meses de pandemia hicieron aflorar numerosas desavenencias familiares y matrimoniales, desavenencias que, a día de hoy, todavía se traducen en un aumento significativo de los divorcios que se producen en España. Y esta, por supuesto, es una consecuencia que no ha hecho sino agravar la situación de unos juzgados que ya estaban bastante ahogados de por sí.
En total, pues, se calcula que los divorcios producidos en España habrían llegado a aumentar hasta un 55,3 % con respecto al mismo período de 2020. Si hablamos de cifras absolutas, se han contabilizado un total de 1354 demandas por ruptura matrimonial, un número que no deja de aumentar cada día.

Demoras de más de dos años


A pesar de que el 28 de abril de 2020 el Gobierno de España decidió aprobar medidas para lograr una agilización de la Justicia con el objetivo de solventar aquellos problemas judiciales derivados de la crisis sanitaria y social (el Real Decreto-ley 16/2020), lo cierto es que, a día de hoy, todavía hay muchos procesos de separación que se encuentran en trámite después de más de dos años de demora. Y es que, ya en su momento, muchos abogados de familia, así como otros expertos, se cuestionaron si las medidas planeadas iban a ser suficientes. Después de todo, en España se establece que todo debe pasar por el juez, algo que fácilmente puede convertirse en un sistema de cuello de botella cuando se produce un aumento significativo de los procesos judiciales debido a que el país solo cuenta con 12 jueces por cada 100 000 habitantes, una cifra inferior a la media europea de 21 jueces.
Por supuesto, este atasco en el sistema judicial no solo afecta a los divorcios; todo este colapso, de rebote, provoca a su vez la ralentización de los demás procesos judiciales que todavía hay pendientes de resolución, y que tampoco dejan de acumularse.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba