Región

El Gobierno regional inicia los trabajos del banco de especies del Mar Menor para conservar la fauna

El Gobierno regional inicia los trabajos del banco de especies del Mar Menor para conservar la fauna

El consejero Antonio Luengo preside el Foro de Coordinación Interadministrativa y recuerda que “solo con el firme compromiso de todas las administraciones podremos recuperar el Mar Menor”

Los valores de clorofila descienden de 5,10 a 2,06, la turbidez baja de 5,02 a 2,24 y la transparencia aumenta de 1,82 a 2,90 metros, en comparación con los datos registrados a final de 2019

El Foro de Coordinación Interadministrativa del Mar Menor se celebró hoy en San Pedro del Pinatar, presidido por el consejero de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente, Antonio Luengo, y con la asistencia de la consejera de Turismo, Juventud y Deportes, Cristina Sánchez.

Luengo afirmó que “solo con el firme compromiso y la colaboración de todas las administraciones podremos tomar las decisiones necesarias para alcanzar la recuperación del Mar Menor”. Al respecto señaló que “el Gobierno regional lleva meses trabajando y dando pasos decididos hacia este objetivo, con proyectos, inversión y el nuevo Decreto Ley de Protección Integral del Mar Menor que regula la actividad de todos los sectores”. Respecto a éste último, el consejero informó que se ha habilitado una herramienta en la app y web Canal Mar Menor para resolver cualquier duda en relación a la aplicación de las medidas.

Al encuentro asistieron el delegado del Gobierno, Francisco Jiménez; los alcaldes de San Pedro del Pinatar, Visitación Martínez, de San Javier, José Miguel Luengo, y de Los Alcázares, Mario Cervera; representantes municipales de Cartagena, y representantes de la Confederación Hidrográfica del Segura y de la Demarcación de Costas del Estado.

El titular de Agua informó del inicio del proyecto del banco de especies del Mar Menor, uno de los ocho proyectos del Gobierno regional para la recuperación y conservación del entorno natural. Para ello, Luengo firmó el inicio del proyecto, que comenzará a ejecutarse en los próximos días.

El plazo para desarrollar la fase inicial será de 11 meses, con lo que se reduce el tiempo previsto inicialmente (24 meses). El presupuesto de esta actuación, 444.696 euros para este año, va a permitir comprar cuatro acuarios para conservar especies protegidas (signátidos y nacras) y especies singulares y amenazadas (fartet o gobio), cultivos auxiliares y un área de reproducción. Todos ellos contarán con un tanque y sistema de filtrado, iluminación, sistemas ultravioletas, monitorización y control de alimentación. Estos estarán situados, de momento, en el acuario de la Universidad de Murcia, mientras se estudian alternativas para, en la segunda fase, instalarlos en el entorno del Mar Menor.

Uno de los principales objetivos del proyecto es la conservación de la nacra, para ello, además de su extracción del Mar Menor, se llevará a cabo la cría en cautividad, algo que aún no se ha conseguido y que puede suponer un hito en la conservación de estos ejemplares, actualmente en peligro de extinción crítico.

En este sentido, durante las últimas semanas, la Dirección General del Mar Menor y la universidad han trabajado en el diseño del banco de especies y se ha terminado el diseño de las instalaciones que permitirán garantizar la existencia de todas las especies. Además, se vigilarán las colonias de nacras, con visitas periódicas de biólogos, y se instalarán cámaras de vigilancia para evitar actos vandálicos, así como sensores para conocer de forma continua la calidad del agua de estas ubicaciones.

Estado de los parámetros del Mar Menor

 

 El consejero dio a conocer también los últimos datos obtenidos del control de los parámetros ecológicos del Mar Menor. “En las últimas semanas se ha registrado una mejora de los valores, que ha venido favorecida por la bajada de las temperaturas y actualmente no se observa ningún problema de oxigenación en la columna de agua”, precisó. Además, los científicos prevén que los valores de clorofila continúen bajos, al menos hasta que empiece a aumentar la temperatura del agua en primavera y verano. “No obstante hay que continuar observando la evolución de estos parámetros, monitorizando y retirando biomasa”, aclaró.

Específicamente, se observa que se han reducido considerablemente los niveles medios de clorofila en la columna de agua (2,062 µgr/L)  y son muy similares a los niveles de 2018 (2,162 µgr/L). No obstante, la salinidad se mantiene por debajo de los niveles óptimos, debido a las grandes cantidades de agua dulce entradas en los últimos meses, y es de 39,325 gramos por litro. Otro dato positivo es que la transparencia media ha aumentado considerablemente respecto al mes pasado, es de 2,90 metros por el 1,12 metros de mediados de diciembre; mientras que la turbidez es de 2,24 FTU, cuando a final de año era de 5,02 FTU.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar