Sociedad y Cultura

El murciano Pablo Olivares presenta ‘Proserpina en un búnker’, una novela entre realidad y ficción que hace un canto a la vida nostálgica, optimista y de redención

El murciano Pablo Olivares presenta Proserpina en un búnker, una novela entre realidad y ficción que hace un canto a la vida nostálgica, optimista y de redención

El libro presenta una estructura narrativa construida sobre varias líneas temporales, donde los registros autóctonos del habla y el acento de los personajes, de diferentes países,juegan un papel fundamental

El acto de presentación y firma de ejemplares tendrá lugar en el Centro Cultural Las Claras de Murcia, mañana viernes, 4 de marzo, a las 19:30 horas

MURCIA. FEBRERO 2022

El murciano Pablo Olivares presenta Proserpina en un búnker, su primera novela de ficción narrativa donde hace un canto a la vida nostálgica, optimista y de redención, a través de una historia contada en varias líneas temporales, con saltos en la narración e incluso diluyendo la cuarta pared del libro.

Hace años realicé un viaje por Latinoamérica durante diez meses, a lo largo de 16 países y más de 40.000 km. Esa fue la primera semilla para escribir Proserpina en un búnker, pero no fue hasta 2017 cuando realmente me senté a hacerlo, explica Pablo Olivares.

Su estancia en Ciudad de México durante cuatro años le llevó a conocer realidades muy extremas que le conectaron con muchas experiencias vividas en aquel viaje, lo que le hizo ver que “era el momento de darle forma literaria a todo eso, alejándome de la crónica de viajes al uso.

La novela es ficción envuelta en realidad, sustentada sobre una estructura narrativa y salpicada de momentos cinematográficos. Narra las vidas de cuatro personajes de diferentes países (EE.UU., Reino Unido, México y Bolivia), aparentemente ajenas entre sí, que se entrecruzan en el espacio y el tiempo. Sus decisiones afectarán mutuamente sus destinos, incluso con años y miles de kilómetros de distancia.

Proserpina en un búnker aborda temas como el amor, la soledad, la inocencia, el paso del tiempo, la violencia física y psicológica en la infancia o las enfermedades mentales. “A veces recordamos algo que hemos vivido y no sabemos con certeza si eso lo hemos soñado o si ha sucedido en la realidad. Eso es exactamente lo que vive uno de los personajes, pero llevado al extremo”, explica Olivares.

El autor ha sido muy riguroso con los registros autóctonos de los diferentes acentos y jerga de los personajes. Me apetecía jugar con la estructura del libro, construida bajoel concepto andino del tiempo, donde el pasado está delante de nosotros (porque es lo único que vemos) y el futuro es algo que está detrás y acaba por alcanzarnos, apunta.

Como murciano, Pablo quería que la primera presentación de Proserpina en un búnker fuese en su ciudad, pues “todas las personas tenemos una deuda con nuestra infancia, porque en la infancia están las respuestas para ser felices, y la mía transcurrió en Murcia”. Para él, “la mejor manera de honrar mi ciudad natal es presentar aquí mi libro”.

Aunque comenzó a escribirla en 2017, la pandemia proporcionó a Pablo Olivares el tiempo y la concentración necesarias para terminar de darle forma a ‘Proserpina en un búnker’, un libro que estará a la venta en librerías y a través de autografia.es

Presentado por la periodista Trinidad Abellán y moderado por la maestra y psicopedagoga Anita Gesteiro, el acto tendrá lugar mañana viernes, 4 de marzo, en el Centro Cultural Las Claras de la ciudad, a las 19:30 horas.

Pablo Olivares nació en Murcia en el año 1977. Es licenciado en Filología Inglesa por la Universidad de Murcia y cursó el Módulo de Creatividad Publicitaria de la Cámara de Comercio de Madrid. En la actualidad reside en Madrid, donde trabaja creando estrategias de contenido en tortilladeideas.com. Su interés por conocer otras culturas le llevó a realizar durante el año 2011 un apasionante viaje por Latinoamérica en solitario, lo que le vinculó con proyectos al otro lado del Atlántico, llegando a establecer su residencia en Ciudad de México en 2015 durante 4 años para participar en proyectos de activación cultural comunitaria como ‘Casa Barrio Tepito’ y ONGscomo ‘Global UnitySumak Kausay.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba