Región

El Sindicato Médico consigue la anulación de los decretos que establecían servicios mínimos desproporcionados de las huelgas del 27 de octubre y 5 de noviembre

El Sindicato Médico consigue la anulación de los decretos que establecían servicios mínimos desproporcionados de las huelgas del 27 de octubre y 5 de noviembre

El Tribunal Superior de Justicia ha dado la razón a CESM, que denunció que los servicios mínimos hacían imposible el derecho a la huelga y vulneraban el derecho a la libertad sindical

Establece un precedente muy positivo de cara a futuras huelgas, en las que se habrán de observar los criterios de objetividad y proporción en el establecimiento de los servicios mínimos, y la motivación de los mismos

Murcia, 04/06/2021. El Sindicato Médico CESM ha conseguido dos sentencias estimatorias que anulan los decretos 129/2020 y 130/2020, por los cuales se establecían los servicios mínimos de las pasadas huelgas convocadas para los días 27 de octubre de 2020 y jueves 5 de noviembre de 2020.

El Sindicato solicitó la anulación de dichos decretos por los siguientes motivos:

Afectaban al derecho fundamental de huelga regulado en el art. 28.2 CE en relación con el Real Decreto-Ley 17/1977, 4 de marzo, sobre Relaciones de Trabajo, que incluye el derecho a la libertad sindical.
Establecían unos servicios mínimos desproporcionados, que convertían en inútil o imposible ejercer el derecho de huelga, ya que excedían los efectivos que existen en un día festivo, estableciendo en algunos servicios el 100% del día laborable de huelga.
Se establecían los servicios mínimos al personal MIR sin tener en cuenta que no tienen obligaciones asistenciales autónomas, sino tuteladas.
No motivaban las causas o razones para determinar dichos servicios mínimos.

Por todo ello, el Tribunal Superior de Justicia de Murcia ha entendido que “esa falta de determinación individualizada y de ponderación en el número de personal MIR o del subgrupo A1 requeridos para garantizar el funcionamiento de los servicios asistenciales, vulnera el requisito de la motivación que, aunque lo sea de forma sucinta, debe ser suficiente y con los elementos necesarios para que los destinatarios puedan conocer los motivos fácticos concretos que fundamentan dicho acto administrativo”, quedando por lo tanto anulados los decretos por ser contrarios a Derecho.

Estas sentencias establecen un precedente muy positivo de cara a futuras huelgas, en las que se han de observar los criterios de objetividad y proporción en el establecimiento de los servicios mínimos, así como la motivación de los mismos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba