Universidad e innovación

El uso de compost procedentes deresiduos orgánicos protege y aumenta la calidad nutricional de lechugas y espinacas baby leaf

El uso de compost procedentes deresiduos orgánicos protege y aumenta la calidad nutricional de lechugas y espinacas baby leaf

 

La tesis de Almudena Giménez en la UPCT demuestra el valor añadido de ciertos subproductos agroalimentarios e indica que su aplicación más adecuada es en forma de extractos de compost

 

1.dic.2020.- El compostaje de residuos orgánicos y subproductos de la industria agroalimentaria puede contribuir a mejorar el rendimiento y la calidad de los cultivos y a favorecer el control biológico de patógenos, tal y como ha demostrado la tesis que Almudena Giménez Martínez que ha defendido hoy en la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT).

 

La investigación, dirigida por Juan Antonio Fernández, Catalina Egea y José Antonio Pascual dentro del Programa de Doctorado TAIDA, ha estudiado el uso como compost de estos residuos que generan problemas medioambientales y económicos, analizando su reutilización como fuente de nutrientes para los cultivos para mejorar la productividad de las cosechas y reducir el uso de fertilizantes y plaguicidas químicos, consiguiendo una agricultura más sostenible y promocionando la economía circular.

 

“El compost procedente de residuos agroindustriales y sus extractos biológicos puede ser considerado como un producto agrícola de valor añadido, que minimiza o limita la incidencia de patógenos y mejora la acumulación de compuestos nutricionales en lechuga y espinaca baby leaf”, resalta la nueva doctora por la UPCT.

Los investigadores de la escuela de agrónomos de la UPCT han estudiado el uso del compost como sustrato alternativo a la turba en cultivo hidropónico en bandejas flotantes, hallando un significativo aumento de la calidad nutricional, un aumento de las vitaminas y de la capacidad antioxidante, así como una disminución de nitratos en las hojas de estas hortalizas. Los compost también ejercieron un control de patógenos como Pythium irregulare (que afecta a la raíz y al cuello de la planta) de una forma más efectiva que la turba. 

 

Con respecto a las formas de aplicación de los extractos biológicos de compost, los resultados indican que una aplicación por microaspersión mejora la calidad de la lechuga y espinaca e incluso alargar su útil como producto mínimamente procesado, mientras que su aportación en la solución nutritiva mejora el crecimiento de las plantas y la productividad del cultivo.

Ensayos similares se hicieron en campo, adicionando a los compost o a sus extractos un microorganismo beneficioso denominado Trichoderma harzianum. Los resultados mostraron un mayor rendimiento del cultivo y una mejor calidad nutricional del producto final.

————–

Fotografías adjuntas de la nueva doctora junto a sus directores de tesis en un laboratorio de la UPCT con hojas de lechuga y espinacas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba