Municipios y pedanías

Fisioterapia, psicología y actividad física, pilares para la calidad de vida de personas con fibrosis quística 

Fisioterapia, psicología y actividad física, pilares para la calidad de vida de personas con fibrosis quística 

 

La UCAM ha reunido a profesionales y pacientes que han analizado los avances en el diagnóstico y el tratamiento de esta enfermedad 

 

Actualmente, 169 personas padecen fibrosis quística en la Región de Murcia, de las que 13 se han sometido a trasplante de pulmón, en tanto que la esperanza de vida de quienes padecen esta patología ha aumentado los últimos años gracias a la investigación, los trasplantes y los nuevos fármacos. En este contexto, la UCAM ha celebrado la I Jornada de Fibrosis Quística, en la que han participado profesionales de fisioterapia, psicología, trabajo social y preparación física, que han expuesto la importancia de estas disciplinas para mejorar la calidad de vida de estas personas, así como pacientes que han contado su experiencia. Al evento han asistido estudiantes de Fisioterapia y Psicología de la Universidad Católica, quienes han conocido los avances sobre el diagnóstico y tratamiento de esta patología.   

Juan Martínez, vicedecano del Grado en Fisioterapia de la UCAM, ha afirmado que esta Jornada “parte de una iniciativa de la Asociación Murciana de Fibrosis Quística, que nos ofreció la posibilidad de mostrar a nuestros alumnos todo lo que hacen”, y ha resaltado que «la fisioterapia respiratoria es fundamental en una enfermedad así, pues ayuda a los pacientes a limpiar sus bronquios y eliminar la mucosidad que le impide respirar». 

Xavier Caballero, presidente de la asociación, ha destacado que “se trata de una enfermedad rara, y nuestro objetivo es mejorar la situación de los pacientes, a través de la fisioterapia, el ejercicio físico, la psicología y el trabajo social, pilares básicos para su tratamiento”. 

Elena Rabal, paciente diagnosticada con fibrosis quística, explicó su convivencia con esta patología: «desde pequeña tuve muchos problemas neumológicos, pero nadie unió los puntos para diagnosticarme la enfermedad. Cuando fui madre, por una serie de problemas, me la acabaron diagnosticando. Desde entonces, mi calidad de vida mejoró”. 

 

Por su parte, Lucía Lorca, madre de un bebé con esta enfermedad, expuso que «tuve que dejar mi trabajo para dedicarme por completo a mi hijo. Encontrar la asociación fue un alivio para mí. Me ha ayudado tanto a cuidar de mi hijo como de mí misma». 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba