Actualidad

Hostecar denuncia que el Ayuntamiento de Cartagena ahoga la supervivencia de los chiringuitos del Mar Menor

El Ayuntamiento de Cartagena ahoga la supervivencia de los chiringuitos del Mar Menor

El consistorio adelanta el pago de tasas programadas para el fin de la temporada de verano a pesar del estado de la laguna salada

1, junio, 2022.- Los propietarios de los chiringuitos del Mar Menor están en una situación extrema debido a la situación actual de la laguna, ya que la licitación de estos puestos se concertó cuando el estado de la albufera estaba en mejores condiciones. A pesar de la baja demanda turística y de la cada vez más corta estacionalidad, estos establecimientos están obligados a abonar, antes del tiempo acordado, una elevada cantidad de dinero inasumible para el sector hostelero.

Desde Hostecar se pide al consistorio recalcular los cánones de ocupación establecidos, ya que estos locales se están viendo obligados a cambiar incluso el horario de apertura debido al desolador panorama turístico en el que la afluencia de visitantes es inexistente. El presidente de Hostecar, Juan José López, ha condenado esta situación “es inaceptable que el Ayuntamiento de Cartagena persiga a los chiringuitos, exigiéndoles en el mes de junio el pago de las tasas previstas para septiembre, sin tener en cuenta la complicada situación que está pasando actualmente el sector hostelero y turístico.

Previsión y seguridad de cara al verano

Desde Hostecar se recuerda al Ayuntamiento que en temporadas estivales anteriores ha sido necesario controlar y afrontar la problemática generada por parte de los macroencuentros de losjóvenes cada fin de semana en la zona de Las Dunas, en Cabo de Palos y en el terreno junto a la Iglesia. Por lo tanto, es imprescindible atender y ofrecer soluciones a las múltiples manifestaciones de comerciantes locales, asociaciones vecinales y culturales, que se ven afectadas cada verano debido a la inacción por parte de la administración pública competente.

Los botellones, la delincuencia y la suciedad, que traen consigo estas aglomeraciones, son episodios continuados que amenazan con frenar el comienzo de la temporada de verano, tanto en los hoteles como en la restauración de la zona, a pesar de los numerosos esfuerzos por parte del sector turístico y hostelero.

“Esperemos que se adopten las medidas necesarias para preservar los negocios locales. Las instituciones públicas deberían de tener en consideración todos los factores que afectan gravemente a los comerciantes y vecinos de la zona’’ ha concluido Juan José López.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba