Municipios y pedanías

Huermur denuncia el alarmante estado de la Ermita de la Eaz en Alcantarilla

Huermur denuncia el alarmante estado de la Ermita de la Eaz en Alcantarilla

Huermur ha presentado diversas denuncias desde 2016 por el mal estado de conservación de la Ermita de Ntra. Señora de la Paz de Alcantarilla, al ser un monumento declarado Bien de Interés Cultural BIC, y ahora la Consejería de Cultura da la razón a la entidad constatando el preocupante estado del bien.

La Dirección General de Bienes Culturales ha elaborado un informe tras la última denuncia de Huermur, donde se ponen sobre la mesa numerosas patologías constructivas, probables peligros para la estructura e integridad del bien, y la existencia de obras en el entorno de protección sin autorización.

Huermur reprocha a Cultura que haya tardado cinco años en llevar a cabo un dictamen concreto sobre el estado del monumento tras las denuncias de Huermur, la última en enero de 2021, y estudia exigir explicaciones a la consejera en la Asamblea Regional por los retrasos injustificados en la tramitación del expediente.

 

Murcia, 15 de marzo de 2021

La Asociación para la Conservación de la Huerta y el Patrimonio de Murcia (Huermur) denuncia el preocupante estado de conservación de la singular Ermita de Nuestra Señora de la Paz, ubicada en el paraje de la Voz Negra de Alcantarilla, datada en el siglo XVIII, y declarada Bien de Interés Cultural BIC en 2009. Este monumento, enclavado en plena huerta de Murcia, presenta numerosos desperfectos y patologías constructivas, tales como grietas, hundimientos, humedades, y zonas que amenazan peligro de derrumbamiento o de piezas sueltas.

El mal estado de conservación generalizado de este BIC fue denunciado por Huermur en la Consejería de Cultura en 2016, en 2018, y la última vez en enero de 2021, sin que haya sido hasta ahora, casi cinco años después y tras la insistencia de Huermur en la Dirección General de Bienes Culturales en las últimas semanas, cuando se ha notificado un informe claro y detallando sobre el estado de la ermita y las medidas urgentes que se deben acometer.

En el informe notificado a Huermur por la consejería, se indica que el 4 de febrero de 2021 se personó en el monumento una comitiva del Servicio de Patrimonio Histórico regional para inspeccionar el estado de conservación actual de la ermita y su entorno de protección. Resultado de dicha inspección, se ha constatado según Cultura, la existencia humedades, vegetación, un mal estado de la cubierta con hundimientos y roturas, de grietas en los muros de carga, así como “una grieta longitudinal a lo largo del cuerpo principal de la ermita coincidente sensiblemente con su eje simétrico en planta, además de en encuentros con paramentos, que indica posibles movimientos estructurales y un probable peligro para la integridad del bien”. Igualmente se ha detectado “agrietamiento y pérdida de material en el campanario dispuesto sobre la entrada principal, lo que sugiere un peligro de derrumbamiento o de caídas de piezas sueltas. El estado del retablo en el interior de la ermita es deficiente, presentando grietas, degradación y falta de materiales”.

La Dirección General de Bienes Culturales, visto el preocupante estado de conservación de la histórica ermita, ha ordenado la realización con carácter inmediato de medidas urgentes de conservación, tales como apuntalamiento del forjado, cosido de grietas, reposición de la cubierta, eliminación de humedades, y retirada de cableados eléctricos, entre otras tantas actuaciones.

En el mismo sentido, el presidente de Huermur, Sergio Pacheco, señala que: “Este reciente informe de Cultura nos da la razón, y pone sobre la mesa el preocupante estado de conservación del singular monumento que Huermur viene denunciando con insistencia desde 2016”.

Igualmente, Huermur denunció la realización de obras y la instalación de diversos elementos y torres eléctricas en el entorno de protección que resultarían contrarios a la normativa de patrimonio cultural, y ahora la Consejería de Cultura ha informado que las mismas se realizaron e instalaron sin los correspondientes permisos y autorizaciones previas en el entorno protegido del monumento.

Huermur pone de relieve la importancia histórica del paraje de la Voz Negra, entre Nonduermas (Murcia) y el municipio de Alcantarilla, que pudo el lugar de enterramiento de los reyezuelos moros de Murcia durante los reinos de Taifas, y en los tiempos de nuestra Reconquista, se produjeron en el siglo XIII famosas escaramuzas entre moros y cristianos.

El monumento de la Ermita de la Paz sin el régimen de visitas al que obliga la ley.

Huermur también denunció en la Consejería de Cultura la ausencia de un horario y régimen de visita al que obliga la Ley 4/2007 de Patrimonio Cultural de la Región de Murcia. La entidad conservacionista comunicó a la Dirección General de Bienes Culturales que no se ha podido comprobar el régimen de visitas sobre BIC, y señaló la existencia de un letrero en la entrada con la frase “Propiedad privada – Prohibido el Paso”.

Ante esta situación, Cultura ha informado que se deberá permitir la visita pública gratuita al menos cuatro días al mes, en días y horas previamente señalados, debiendo constar esta información de manera accesible y pública en lugar adecuado del BIC.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba