Universidad e innovación

Investigadores de la UCAM aplican tecnología 3D al Cristo de la Sangre para preservar la escultura

Investigadores de la UCAM aplican tecnología 3D al Cristo de la Sangre para preservar la escultura  

La prestigiosa revista ‘Journal of Cultural Heritage’ ha publicado un artículo sobre este estudio en el que se analiza el daño que sufre la escultura del Cristo de la Sangre durante su estación de penitencia cada Miércoles Santo.   

Este trabajo es parte de una tesis doctoral realizada por la ingeniera de la edificación Paloma Sánchez, dirigida por Rafael Melendreras, vicedecano del Grado en Ingeniería en Sistemas de Telecomunicación de la UCAM y camarero del Cristo de la Sangre, y la investigadora María Teresa Marín, y que ha contado con la colaboración del ingeniero industrial Jorge Martínez.  

Los investigadores han aplicado ingeniería a la Semana Santa para resolver problemas que se originan en los desfiles procesionales. El Cristo de la Sangre, una de las imágenes con más devoción en la Semana Santa de Murcia, que data del siglo XVII, fue mutilada en más de 30 partes durante la Guerra Civil y posteriormente reconstruida por el escultor Juan González Moreno. Cada año, el pie de la escultura llega agrietado al final de cada estación de penitencia.

El objetivo del estudio es, por lo tanto, el de reproducir, analizar y demostrar las causas de esa grieta recurrente y tratar de aportar soluciones para que no se produzca. Para ello, y partiendo del modelo digital 3D obtenido en 2017 por Rafael Melendreras y del estudio de fuerzas al que se somete la talla portada a hombros en su trono durante la procesión, se ha realizado una simulación mecánica por ordenador, mediante la técnica de ‘análisis por elementos finitos’. A partir del procesamiento de imágenes de video, se calcula la máxima aceleración que sufre la escultura, la cual se detecta en los tramos finales del desfile, cuando más cansancio acumulan los nazarenos estantes, y el trono para justo al salir de curvas.

Los resultados de esa simulación han verificado que, efectivamente, el punto que sufre una mayor fatiga es el pie derecho del Cristo. En este sentido, la investigadora María Teresa Marín afirma que “los modelos 3D nos están permitiendo investigar en aplicaciones muy valiosas”. Carlos Valcárcel, presidente de la Archicofradía de la Sangre, ha puesto en valor este estudio destacando que “la tecnología, por su condición como instrumento de conservación, es una gran aliada de la tradición”, precisando Rafael Melendrerasque “se están dando pasos muy importantes para que la investigación aplicada también tenga un hueco en la Semana Santa y en la preservación del patrimonio religioso”. 

Conclusiones y soluciones  

A raíz de las conclusiones del estudio, se han lanzado unas propuestas con el fin de solucionar el problema y evitar que el pie de la imagen no vuelva a agrietarse en el futuro. La más fácil y realizable sería la de acoplar la cruz del crucificado en el trono, liberándolo de peso y apoyos, dotando de mayor estabilidad e independencia a la escultura. Otras, más drásticas, recomendarían incluso la reproducción parcial de la talla o el diseño de un nuevo trono perfectamente adaptado a la misma. 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba