Universidad e innovación

Investigadores de la UMU descubren que las células de Sertoli, de gran importancia en la reproducción, son capaces de renovarse

Investigadores de la UMU descubren que las células de Sertoli, de gran importancia en la reproducción, son capaces de renovarse

 

Las células de Sertoli, eje central en la formación de espermatozoides, no permanecen constantes a partir de la pubertad, como se creía, sino que cambian y se renuevan. Un hecho que podría ayudar en la recuperación de la fertilidad de los hombres.

 

La investigación, portada en la prestigiosa revista Biology of Reproduction, concluye que un porcentaje de estas células muere y es sustituido por otrasnuevas que proceden de su división. Por tanto, el paradigma de que la célula de Sertoli es quiescente, que ni muere, ni se divide, no es correcto en el modelo animal utilizado, el hámster.

 

Este descubrimiento abre la posibilidad de buscar células de este tipo, con capacidad de dividirse, en el hombre. Ello con el fin de manipularlas y repoblar así los túbulos seminíferos para que puedan producirse más espermatozoides, dada su función de cuidadoras durante su proceso de formación.

 

Y es que “durante el envejecimiento, el equilibrio entre muerte y generación de células de Sertoli se trastoca, mueren más que las nuevas que se forman. Por ello el número de espermatozoides que se genera va descendiendo”, señala el investigador principal del grupo de Biología Reproductiva y Andrología Experimental en Mamíferos de la Universidad de Murcia (UMU) y del Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria (IMIB), Luis Miguel Pastor.

 

El hallazgo de esta capacidad de las células de Sertoli, denominadas así porque su descubridor fue el italiano Enrico Sertoli (1842–1910), supone la apertura de un nuevo campo de investigación de gran relevancia que puede ayudar a recuperar la fertilidad de los varones.

 

Eje central en la reproducción masculina

 

La importancia de las células de Sertoli reside en que la formación de espermatozoides está directamente relacionada con el número de éstas que posee un individuo.

 

“Se las suele llamar nursing, ya que actúan como cuidadoras al alimentar, realizar una labor de limpieza, mantener el orden y proteger a los espermatozoides durante su proceso de maduración”, comenta el investigador de la UMU.

 

“Si en el hombre existe una parte de la población de células de Sertoli con la propiedad de poder dividirse, hay que encontrarlas y luego separarlas, pudiendo extraerse y cultivarse en el laboratorio. Posteriormente se podrían volver a introducir en su lugar de origen para que se produzca una recolonización, ayudando así a mejorar el proceso de formación de los gametos masculinos, señala el experto.

 

Estudios con un modelo animal

 

La investigación se enmarca en la línea de modelos animales que sirvan para conocer cómo maduran las células de Sertoli. Se han estudiado dos situaciones fisiológicas normales en el hámster que causan una disminución de los espermatozoides: una reversible y otra irreversible.

 

La irreversible es la del envejecimiento. Con los años la producción de espermatozoides disminuye y no se puede recuperar la capacidad perdida de forma natural. La reversible, por su parte, está ligada a la reproducción estacional de este animal.

 

Si se controla el fotoperiodo, es decir, el número de horas de luz de cada día, cuando estas disminuyen, el animal puede entrar en época no reproductora con una atrofia testicular y dejar de producir espermatozoides. Posteriormente, si se incrementa la luz poco a poco, se recuperala fertilidad.

 

En la naturaleza, el invierno sería la época no reproductora, porque hay menos luz. En su lugar de origen (Siria o Siberia, según la especie), el hámster no se aparea en invierno. Durante esa estación y en esos sitios hay un fotoperiodo corto con solo 8 horas de luz y 16 de oscuridad.

 

A través del control de las horas de luz “hemos demostrado que la célula de Sertoli tiene una gran plasticidad, ya que durante la época no reproductiva mueren muchas de ellas y posteriormente otras se dividen para completar la población habitual”, explica Pastor.

 

Más información:

 

Este trabajo ha formado parte de la tesis doctoral por compendio de publicaciones del Doctor D. Jesús Martínez-Hernández.

 

Referencia bibliográfica:

 

Jesús Martínez-Hernández, Vicente Seco-Rovira, Ester Beltrán-Frutos, Concepción Ferrer, María Isabel Serrano-Sánchez, Luis Miguel Pastor, Proliferation, apoptosis, and number of Sertoli cells in the Syrian hamster during recrudescence after exposure to short photoperiod, Biology of Reproduction, Volume 102, Issue 3, March 2020, Pages 588–597, https://doi.org/10.1093/biolre/ioz198

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba